¿Sabes lo que ingieres al beber un refresco?

Los refrescos de cola contienen sustancias que los hacen adictivos, por eso siempre queremos tomar más

Los refrescos (llamados gaseosas en algunos países) son bebidas muy populares en todo el mundo. En ciertos sitios, como Estados Unidos… ¡Hasta cuestan menos que el agua! Lo que la mayoría de los consumidores no sabe es qué contienen. En este artículo podrás enterarte de los componentes de las bebidas que acompañan tus combos y tus comidas. ¡Puede que no las quieras beber más!

¿Cómo se elaboran los refrescos?

Como primera medida, estas bebidas se preparan mediante diferentes procesos químicos. Nada es natural de todo lo que usan. Contienen azúcar refinada, saborizantes, colorantes artificiales (estas tres cosas suman el 90% de la botella), además de caramelo, cafeína, aditivos y conservantes que derivan del alquitrán (sí, como estás leyendo).

La composición de los refrescos de cola, por ejemplo, está hecha a base de ácidos, mayormente carbónico y eritórbico. Los nombres suenan tan horribles como lo que son en realidad. ¡Y eso es lo que están añadiendo a tu cuerpo y al de tu familia!

Algunos de los usos “no difundidos” de la bebida de cola más importante del mundo dan cuenta de que es realmente dañina para nuestra salud. Estos son:

Limpiar el baño

Sirve para quitar el sarro y la suciedad pegada en las paredes del inodoro. Solo tienes que echar un poco de esta bebida y dejar que haga efecto unos segundos. Pasa un cepillo… ¡Y quedará reluciente!

Quitar la corrosión

Los mecánicos de coches utilizan esta bebida para que las terminales de batería funcionen. Echan un vaso y dejan que actúe 30 minutos.

Eliminar el óxido

Oxido

Los ácidos que contienen las bebidas de cola son disolventes de primera calidad. Prueba a usarla en cualquier elemento oxidado, como una bicicleta o un tornillo.

Limpiar las manchas de aceite

Otro de los usos que le dan los mecánicos a los refrescos. Cuando sus ropas están demasiado percudidas de aceite de coche, las colocan en un recipiente con unos litros de refrescante bebida. Dejan pasar tres horas y enjuagan con agua… ¡Como nuevas!

Lavar vidrios

Ya sea del coche como de casa. Echa un poco en un paño y esparce por todas las ventanas. Luego pasar un trapo húmedo y listo.

¿Qué más tienen los refrescos?

Si, aún hay más sorpresas y secretos que vale la pena revelar. ¿Estás listo? ¡Te asombrarás! El ácido fosfórico, por ejemplo. Se trata de un gran corrosivo que ataca a los dientes, en primer lugar, y después, cuando pasa al cuerpo, “hace de las suyas” con el estómago y el hígado. Es el causante de muchos de los problemas o enfermedades digestivas, hepáticas e intestinales. Un enemigo silencioso al que no todos prestan atención pero que es muy peligroso.

Varios estudios han revelado que este ácido es cancerígeno y que deriva del petróleo. Si a eso le sumamos que está combinado con una gran cantidad de azúcares y cafeína, provoca:

  • Adicción: Siempre queremos consumir más y más.
  • Alteraciones en el sistema nervioso: Las personas que beben refrescos están más excitadas que lo normal.
  • Desequilibrios en el sistema hormonal: Como, por ejemplo, al atacar el sistema endocrino.
  • Perjuicios en los dientes: Los mancha, pudre y provoca caries.
  • Desgaste de los huesos: Debido a que “roba” el calcio del cuerpo.
  • Aumento de peso: La gran cantidad de azúcares que contienen (aún las versiones light o bajas en calorías) hacen engordar más que cualquier comida.
  • Reducción del sistema de defensas: Es más probable contraer enfermedades del tipo viral o bacterial, ya que el sistema inmune se debilita.
  • Incremento de las alergias.
  • Reducción de los niveles de minerales en el cuerpo.
  • Fermentación del bolo alimenticio: Al beber los refrescos con las comidas, interactua negativamente en el proceso digestivo.
  • Producción exagerada de ácido acético y alcohol: Esto provoca que el hígado tenga que trabajar como si hubiéramos consumido bebidas alcohólicas y, por supuesto, lo daña enormemente.
  • Destrucción y envejecimiento de las células.
Refrescos

¿Por qué bebemos refrescos si son tan malos para nuestra salud?

En primer lugar, porque no nos informamos al respecto. Lo mismo ocurre con la comida que consumimos a diario, ya sea en un local de comida como cuando pedimos comida a domicilio o compramos semipreparados. Si la gente supiera lo negativo de estas bebidas, las dejaría de adquirir de inmediato y, quizás, hasta se detendría la producción. Al menos, podemos empezar nosotros mismos a no consumirla ni ofrecérsela a las personas que más queremos.

En segundo término, porque al ser tan adictivo, el refresco se compra en los hogares como si fuera agua o algo rico para compartir. Los niños son los primeros en pedir a los padres que les compren una botella en el mercado o cuando van a comer fuera.

En tercer lugar, porque la publicidad que vemos en los medios de comunicación nos hace creer que beber cierto refresco nos hace “estar a la moda”, “disfrutar de una tarde con amigos” o “ser feliz con nuestra familia”. Y esto no es verdad. Existe un gran negocio detrás de la producción y comercialización de estas bebidas. Las empresas se enriquecen deteriorando la salud de sus clientes (como ocurre, por ejemplo, con la industria tabacalera, una de las más importantes del mundo).

¿Qué sucede en nuestro cuerpo cuando consumimos refrescos?

Que-causan-los-refrescos-en-la-salud

Una investigación muy interesante muestra los efectos que tiene para nuestro organismo beber la famosa bebida de Estados Unidos con etiqueta roja y letras blancas. ¿Quieres saber?

  • 10 minutos — El sistema nervioso se despierta de golpe debido a la cantidad de azúcar y cafeína que se introdujo en el cuerpo.
  • 20 minutos — Los niveles de insulina en el torrente sanguíneo aumentan y el hígado transforma el azúcar de la bebida en grasa.
  • 40 minutos — Las pupilas se dilatan, la presión arterial aumenta, el hígado libera más cantidad de insulina y los receptores encargados de hacernos dormir se bloquean.
  • 45 minutos — La hormona llamada dopamina, que se encarga de estimular el centro de placer del cerebro, aumenta. Vale destacar que lo mismo ocurre con las personas que consumen heroína.
  • 60 minutos — Aumenta la eliminación de calcio a través de la orina, ya que el ácido fosfórico del refresco se une a ciertos nutrientes y los “insta” a salir del cuerpo. En este proceso perdemos además magnesio y zinc.
Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar