¿Sabes preparar correctamente los tés más conocidos?

Thais Guillen Otero 1 marzo, 2014
La temperatura óptima varía según el tipo de té y su calidad. Para preparar un buen té es importante que el agua no llegue a hervir para que no pierda oxígeno.

Cuenta la leyenda que una casual brisa de verano provocó la caída de algunas hojas de un árbol de té silvestre en el agua que hervía el emperador chino Shen Nung, así, la nueva bebida aromática, deliciosa y refrescante, cautivó al monarca y más tarde al mundo. En la actualidad el té es una bebida muy popular y su consumo se relaciona con la prevención o curación de diversas enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas y del aparato locomotor.

¡Qué bien nos viene una taza de cuando estamos alterados, deprimidos o sin fuerzas! Pero… ¿acaso sabemos preparar correctamente nuestro té preferido? En este artículo te explicaré cómo preparar adecuadamente los tés más populares.

El té que yo prefiero

El té es una infusión preparada principalmente con las hojas y brotes del arbusto Camellia sinensis. Sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, neuroprotectoras y calmantes vienen dadas por su alto contenido de polifenoles y catequinas, también contiene flúor y sales minerales, aunque su concentración varía en dependencia del tipo de té preparado.

Té verde

Te verde (2)

Las hojas con las que se elabora este té son sometidas a procesos de deshidratación, secado y enrollado. Debido a que no sufren fermentación alguna sus nutrientes y propiedades se mantienen casi intactos. Su coloración es verde y su sabor muy fresco.

Té blanco

Te blanco

Se elabora con las hojas aún cerradas (brotes) de la planta, los cuales son deshidratados y no sufren el proceso de fermentación u oxidación. Su sabor es muy suave y su nombre se toma de la coloración de los brotes.

Té negro

Te negro (2)

Las hojas para preparar este té son sometidas a un largo proceso de oxidación luego de su deshidratación. La infusión es rojiza y oscura y tiene un altísimo contenido de teína.

Té rojo

Imagen cortesía de matryosha
Imagen cortesía de matryosha

También llamado pu-erh, el té rojo se elabora con hojas que, tras su dehidratación y secado, pasan un proceso de fermentación más largo que el del té negro y luego otro de maduración que puede durar décadas. Este proceso le atribuye el aroma un aroma terrosos y una coloración cobriza. Es muy apreciado en China.

Té azul u oolong

Oolong_tea

Té delicado, con aroma floral o frutal debido al corto proceso de oxidación a que son sometidas las hojas. Muy apreciado en China

Sin embargo no es suficiente conocer las características de cada té, luego de elegir tu preferido llega la hora de prepararlo y…no es tan fácil, todo tiene su técnica. A continuación te explicaré cómo preparar los tés más populares correctamente.

Primeramente te daré algunas indicaciones básicas:

  •  Lo ideal es tener una tetera con espacio suficiente para que las hojas se muevan y se abran en su interior.Lávala solo con agua.
  • Busca agua lo más pura posible pues su contenido en sales hace variar el sabor del té.
  • Prepáralo para tomarlo inmediatamente, con el tiempo esta bebida se oxida y puede ser perjudicial para la salud.

Y ahora sí…

¿Cómo preparar los tés más populares?

Precalienta la tetera:

Utiliza un poco de agua caliente para enjuagar la tetera o el recipiente donde vayas a elaborar el té y también las tazas. De esta manera evitarás la pérdida de calor al echar el agua en la tetera fría. Es conveniente que

Calentar el agua:

Debes elegir agua fresca, si es preciso, mineral. Caliéntala de forma tal que no llegue a hervir para que no pierda oxígeno pues es necesario en la preparación de un buen té. La temperatura a alcanzar varía según el tipo de té y su calidad.

  • Té verde: De 65 a 85 ºC
  • Té blanco: De 75 a 80 ºC
  • Té negro y té rojo: De 90 a 100 ºC
  • Té azul: De 85 a 90 ºC

Añadir el té o el agua:

En dependencia del té se añade un elemento o el otro. Si la hoja es delicada y suave como en el té azul se suele añadir primero el agua a la tetera y luego el té, en cambio, si la hoja es robusta como en algunas variedades de té negro se hace lo contrario. Estos pasos influyen notablemente en el sabor de la infusión. Tapar.

Tiempo de reposo:

Depende del país, el tipo de té y el sabor que deseemos lograr. Durante el primer minuto las hojas transfieren casi todo el sabor y la teína al agua, mientras que a partir de los dos minutos comienzan a liberar taninos que proporcionan un sabor áspero.

  • Te blanco: 1-2 minutos
  • Te verde: 1-3 minutos
  • Te azul: 3 minutos
  • Te negro y Té rojo: 2-3 minutos

Servir y disfrutar

El azúcar cambia las propiedades y el sabor del té, así que si puedes aprende a degustarlo de forma natural.

¿Un solo método?

Bueno ya sabes cómo preparar tu té preferido  de forma adecuada, pero es importante que sepas que no existe un solo método de preparación. Así que a continuación te ofrezco un resumen de cuatro formas diferentes de prepararlos la tradición del país. Experimenta y disfruta.

Método Tradicional Británico

Se añade a la tetera una cucharadita de té por taza y una extra. Esta cantidad puede variar según el tipo de té y los gustos personales.Se vierte agua caliente sobre las hojas y se tapa durante los minutos requeridos por el tipo de té preparado.

Se calienta la taza antes de servir el té.

Método Japonés

Se coloca una cucharadita (de las de café) de té en cada taza.Se recubre con agua a punto de hervir.

Se bate unos segundo utilizando un batidor de bambú.

Método Ruso

Se añaden 3 ó 4 cucharadas de té a medio litro de agua.Se vierte un poco en cada taza.

Se diluye  el agua caliente del samovar. Se puede endulzar con azúcar o mermelada.

Método Marroquí

Se coloca el té en la tetera y se le añade una pequeña cantidad de agua hirviendo. Esta agua se desecha.Se llena la tetera con agua hirviendo y se deja en infusión unos minutos.

Se sirve vasos en los que se habrán colocado hojas frescas de menta Nana.

Método Paquistaní

Para seis personas se utilizan un litro de leche y dos cucharadas soperas rasas de té.Se calienta la leche hasta que hierva y se vierte sobre el té. Se deja reposar cinco minutos y se sirve.

Se endulza al gusto y se añaden especias como la canela, el cardamomo y el jengibre.

Te puede gustar