¿Sabes como prevenir los catarros o resfriados?

4 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
Las bajas temperaturas propician la aparición de los catarros o resfriados, ya que el sistema inmunitario se debilita. ¿Qué síntomas ocasionan? ¿Cuáles son sus diferencias con la gripe? En este espacio lo detallamos.

Prevenir los catarros y resfriados, así como las infecciones víricas que afectan a las vías respiratorias superiores, es de especial importancia. En su conjunto dan lugar a una fuerte demanda de recursos sanitarios y a una elevada tasa de mortalidad.

En muchos casos, se debe a complicaciones respiratorias y cardíacas. Aunque son patologías agudas con una duración, en general, no superior a 7 días, suponen un problema de salud pública.

¿Cómo se produce el contagio?

Su transmisión se produce por vía aérea, a través de gotas cargadas de virus. Proceden de las secreciones nasales, bronquiales o de la saliva, lo que hace que su propagación sea muy rápida. El principal factor que contribuye a la diseminación de los virus son las bajas temperaturas del invierno.

Las temperaturas invernales hacen que el sistema inmunitario este más lento, se reduzca la movilidad de los cilios de la nariz y disminuya el calibre de los vasos sanguíneos que irrigan la mucosa nasal. Otros factores que facilitan la infección son:

  • Fatiga excesiva
  • Estrés
  • Alteraciones rinofaríngeas alérgicas 
  • Fase intermedia del ciclo menstrual
Mujer con síntomas de gripe
Las bajas temperaturas de invierno afectan la función del sistema inmunitario y facilitan la aparición de los resfriados.

Gripe y resfriado: ¿es importante diferenciarlos?

La gripe y el resfriado son patologías agudas de origen vírico y, en condiciones normales, duran 1 semana. Sin embargo, ambas tienen una síntomas similares, una alta incidencia y un tratamiento sintomático.

Los síntomas más típicos del resfriado común o catarro son la ausencia de fiebre, inflamación de las vías respiratorias superiores, ojos y oídos. Suelen ir acompañados de inapetencia y sensación de malestar general.

Todo ello se traduce en frecuentes estornudos, congestión nasal, rinorrea acuosa y picor de garganta. Al evolucionar los síntomas, las secreciones nasales adquieren una consistencia espesa, incluso purulenta, y aumenta la producción de tos.

Los síntomas y signos característicos de la gripe incluyen escalofríos, sudoración y fiebre de inicio brusco. Además, hay malestar y dolores musculares generalizados, dolor de cabeza, tos seca y dolor de garganta.

La fiebre y los dolores musculares suelen persistir unos días, aunque la congestión y la falta de energía pueden durar varias semanas. La convalecencia suele ser larga, durando el malestar general, la astenia y la tos hasta 2 semanas.

Lee también: ¿Cómo afecta la gripe al cuerpo?

¿Cómo prevenir los catarros y resfriados?

La prevención de catarros y resfriados incluye medidas que no solo contribuyen a aliviar las molestias, sino que, además, permiten prevenir y reducir la transmisión de los virus entre personas.

  • Evita el contacto con las personas afectadas al menos durante los 2-4 primeros días del proceso. Autoaíslate en caso de malestar, fiebre u otros síntomas gripales, y procura mantener una buena hidratación general.
  • Lávate frecuentemente las manos, con jabón y agua caliente, o gel desinfectante, y evita los locales cerrados o lugares donde haya muchas personas. En lo posible, evita también los cambios bruscos de temperatura.
  • Tápate la nariz y boca al toser y estornudar, y procura evitar el consumo de tabaco y alcohol, ya que suponen un sobresfuerzo para el sistema inmunitario y las vías respiratorias.
  • También es importante que sigas una dieta sana y equilibrada, rica en frutas y verduras. Consume vitamina C en dosis de 1 g diario, tiene un gran poder antioxidante, existen algunas evidencias de su efectividad.
  • En la medida de lo posible, evita el estrés, ya que es un factor que disminuye la actividad del sistema inmunitario. De este modo, te hace más susceptible a enfermar.
Mujer con gripe en la cama
Evitar el contacto con personas infectadas, lavarse las manos constantemente y asegurar una óptima hidratación es clave para prevenir los resfriados.

Alternativas para prevenir los catarros y resfriados

En los últimos tiempos han surgido alternativas, aunque no en todos los casos se dispone de evidencia científica contrastada. Se trata de sustancias presentes en vegetales y hongos que pueden potenciar y estimular el sistema inmunitario.

En el caso de los hongos, sus propiedades se deben a su contenido en germanio. Entre estos hongos, de los que se están estudiando sus posibles propiedades inmunomoduladoras, se encuentran los ascomicetos y basidiomicetos.

La raíz y el rizoma de equinácea contienen compuestos de actividad inmunoestimulante, aunque se trata de un mecanismo no específico. También hay evidencia de la eficacia del extracto etanólico de la raíz de pelargonium sidoides ante infecciones víricas de las vías respiratorias.

También te puede interesar: Cómo recuperarse de una gripe: 6 hábitos que ayudan

Conclusión

Prevenir los catarros y resfriados es importante, no sólo por su incidencia en el sistema sanitario, sino también porque es una de las causas más frecuentes de bajas escolares y laborales.

  • González Requejo, Á. (2015). Catarro de vías altas.
  • Libano, R. U. (2013). Tratamiento del catarro. Evidencia científica. Anales de Pediatria Continuada. https://doi.org/10.1016/S1696-2818(13)70138-0
  • Rosas, M. R. (2008). Gripe y resfriado. Clínica y tratamiento. Offarm.