¿Sabes qué es la alimentación limpia? ¡Descubre sus beneficios!

Yamila Papa 19 octubre, 2017
Gracias a la alimentación limpia podemos conseguir limpiar nuestro cuerpo de toxinas y mejorar nuestra salud general, al tiempo que, incluso, podemos bajar de peso

Las dietas “de moda” suelen poner en riesgo nuestra salud y, si bien consiguen resultados en el corto plazo, el problema reside en el llamado “efecto rebote”.

Por ello es recomendable cambiar ciertos hábitos al momento de nutrirnos. La alimentación limpia tiene como objetivo eliminar, por ejemplo, los refinados y elegir alimentos naturales.

Entérate más en el siguiente artículo.

Qué saber sobre la alimentación limpia

Qué saber sobre la alimentación limpia

Básicamente se trata de un estilo de vida donde se ingieren alimentos “limpios”, es decir, que no han sido sometidos a tratamientos químicos o artificiales.

En algunos casos las personas optan por eliminar de la dieta el gluten, los lácteos y los granos y consumir solo cosas crudas.

La alimentación limpia es cada vez más seguida por las celebridades que quieren verse bien y estar saludables, como es el caso de Gwyneth Paltrow, Katy Perry o Miranda Kerr.

Incluso en las redes sociales podemos encontrar muchos testimonios de gente que comenzó con esta dieta y no solo bajó de peso, sino que dejó de enfermarse.

Eliminar todo lo procesado y refinado es uno de los pilares de este tipo de alimentación que, por supuesto, tiene sus seguidores y sus detractores.

Para algunos se está volviendo bastante popular y se cree que está pensada para mujeres solteras de hasta 30 años obsesionadas con el cuerpo.

No obstante, deberíamos dejar los estereotipos de lado y pensar en los beneficios que conllevan los cambios.

Te recomendamos leer: 7 pautas que debes tener en cuenta para mantener una alimentación sana

La alimentación limpia: entre beneficios y tabúes

Aquellas personas que deciden comenzar con esta “dieta” quizás estén buscando una forma más sana de alimentarse y quieren dejar de lado tanta comida enlatada, congelada o manufacturada.

Otras tal vez se decanten por una alimentación limpia debido a un problema de salud como puede ser la obesidad, el colesterol o la artritis.

Uno de las “contras” que quizás tiene este plan dietario es que puede ser más costoso que comer “normalmente”, ya que las frutas y verduras, así como también las legumbres y las comidas orgánicas, no siempre son asequibles.

Por otra parte, puede conducir a la obsesión y a la restricción de muchas comidas. Esto trae como consecuencia, por ejemplo, tener dificultades para asistir a una cena, una reunión o una fiesta donde nada de lo que se sirve es “apto”.

Pero, por supuesto, no todo son malas noticias, ya que limpiar el cuerpo de las toxinas ingeridas nos hace ver más delgados, con mejor estado físico y con la piel y el cabello más bonitos.

No debemos dejarnos engañar por los comentarios de los acérrimos seguidores de la alimentación limpia en las redes sociales.

Más que nada porque, si bien es bueno eliminar los lácteos, necesitamos una alternativa para reemplazarlos como, por ejemplo, las leches vegetales (que, por supuesto, cuestan el doble o más que la que se obtiene de la vaca).

Principios de la alimentación limpia

Principios de la alimentación limpia

Comer limpio podría ser un buen eslogan publicitario. En realidad, es el objetivo de este tipo de alimentación basada en regresar a la buena comida, natural, casera y saludable.

Algunos pilares o principios de esta dieta son:

1. Reducir al máximo los procesados

Los alimentos manufacturados o procesados son aquellos que se venden en caja, lata, paquete o bolsa y que están repletos de ingredientes imposibles de pronunciar.

Presta atención al contenido de cada envase.

Lee también: Alimentación saludable para empezar un día lleno de energía

2. Elige alimentos que no estén refinados

Es decir, los que no sean de color blanco. El azúcar, el harina y el arroz deben ser integrales (de color marrón).

  • Además se aconseja añadir granos enteros como mijo, quinoa o amaranto.
  • No dejes de lado las legumbres (lentejas, garbanzos, judías).
  • En el caso de los endulzantes “limpios” encontramos la miel de abeja (si es orgánica), el jugo de caña de azúcar y el jarabe de arce.

3. No te olvides de las grasas, proteínas e hidratos

No te olvides de las grasas proteínas e hidratos

  • Las proteínas son fundamentales para la formación de músculos y para reducir el apetito.
  • Las grasas tienen sus beneficios, en caso de que sean saludables (como por ejemplo las que aportan los pescados azules).
  • Los hidratos de carbono, por su parte, nos dan la energía necesaria para hacer deporte o cualquier actividad cotidiana. En medidas adecuadas son importantes para el organismo.

4. Presta atención al azúcar, la sal y las grasas trans

Uno de los principales problemas de las comidas manufacturadas o refinadas es que contienen buenas cantidades de grasas, azúcares y sodio.

Por ello es tan habitual el colesterol, el sobrepeso y la diabetes en la actualidad. Si bien no tienes que erradicarlos por completo, trata de reducir el consumo de  aquellos alimentos en cuya composición se incluyan estos ingredientes.

Visita este artículo: 5 tips sencillos para eliminar la sal de tu alimentación diaria

5. Haz 6 ingestas diarias

No es solo la base de la alimentación limpia, sino también de muchas dietas para perder peso. Es mejor 6 comidas pequeñas que 3 copiosas.

La ingesta diaria debería incluir un buen desayuno, una colación a media mañana, un almuerzo, un bocadillo por la tarde, un tentempié al atardecer y una cena liviana.

De esta forma mantenemos a raya la ansiedad y el apetito, así como también estables los niveles de azúcar en sangre.

Es fundamental al hacer cualquier dieta no obsesionarse ni tildar de “malignos” a ciertos los alimentos. No tiene nada de malo de vez en cuando comer un trozo de pastel o una galleta de chocolate.

Eso sí, siempre y cuando sea la excepción y no la regla.

Te puede gustar