¿Sabes qué es la piloerección?

Edith Sánchez · 29 diciembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 26 diciembre, 2019
La piloerección es un mecanismo fisiológico que funciona a la perfección en algunos animales como los gatos o los chimpancés. En los seres humanos sigue presente, pero no cumple tan eficazmente sus funciones.

La piloerección es el nombre técnico para designar lo que comúnmente llamamos “piel de gallina”. Es ese erizamiento de los vellos que se produce cuando sentimos frío, nos emocionamos mucho o pasamos por un gran susto. En términos médicos también se le conoce como cutis anserina.

Los científicos han dicho que la piloerección es un vestigio evolutivo que recuerda la textura de las aves cuando son desplumadas. Heredamos esta característica de nuestros ancestros a quienes también se les pone la piel de gallina cuando experimentan sensaciones extremas.

Los gatos, por ejemplo, tienen una reacción similar. Si se sienten en peligro o se preparan para una pelea muestran un erizamiento en los pelos. También aumentan su tamaño corporal y se muestran más agresivos. En otros animales ocurre algo similar.

 

Qué es la piloerección

piloerección

La piloerección es un fenómeno fisiológico involuntario que se desencadena por la acción del sistema nervioso simpático. Consiste en la contracción de los músculos erectores del pelo. Esto hace que los vellos se ericen y que la piel tome el aspecto característico “de gallina”.

Lo que sucede en esos casos es que se contraen los pequeños músculos que están en la base de cada vello. Esto lleva a que los poros se abran y los vellos se separen y se pongan de punta. La piel entonces adquiere una apariencia granulada. Normalmente esto tiene lugar en los antebrazos, las piernas, el cuello, la cabeza y la nuca.

Esta reacción se produce ante el frío o ante estímulos que nos resultan impactantes. La gama de sensaciones que producen este efecto son:

  • Sobresalto
  • Miedo
  • Emoción
  • Excitación

La mayoría de las veces, pero no siempre, se acompaña de un leve descenso en la temperatura corporal.

Descubre más: Anatomía y función del folículo piloso

 

Aspectos anatómicos y biológicos

Como ya lo habíamos anotado la piloerección es una respuesta del sistema nervioso simpático. Este también es conocido con el nombre de sistema adrenérgico o noradrenérgico. Este nombre se debe a que su principal neurotransmisor es la noradrenalina.

El sistema simpático se activa ante las llamadas “Situaciones E”: escape, estrés, ejercicio y emergencia. Ante ese tipo de situaciones las glándulas suprarrenales liberan adrenalina y esta pasa al torrente sanguíneo. Uno de los efectos es la piloerección. Cuando se produce por frío también aumenta la actividad muscular y nos lleva a tiritar para recuperar temperatura.

Si se trata de una reacción de miedo el reflejo piloerector va acompañado de un aumento en el ritmo cardíaco. Esto lleva a que se conduzca más sangre hacia los grandes grupos musculares y que las pupilas se dilaten para agudizar la vista. Ante emociones fuertes sucede algo similar.

 

La función de la piloerección

La piloerección es un mecanismo que está presente en gran variedad de animales cubiertos de pelo o piel. La reacción de poner los pelos de punta como respuesta al frío es un reflejo. Los pelos erectos permiten atrapar el aire y crean una capa de aislamiento que ayuda a proteger de las bajas temperaturas.

Cuando la piel de gallina aparece como respuesta al miedo su papel es el de expandir el volumen del cuerpo. O sea, con los pelos de punta el cuerpo se ve más grande y esto contribuye a parecer más intimidante. Es un mecanismo de defensa biológico, que se activa ante las amenazas.

El ejemplo que mejor ilustra las funciones de la piloerección es el puercoespín. Este animal levanta sus púas cuando se siente en peligro. Lo mismo pasa en varios mamíferos como chimpancés, ratones, gatos, y varios más.

Sigue leyendo: Problemas de piel por estrés

 

Otros datos de interés

El papel de la piloerección en el ser humano es prácticamente inútil. No tenemos suficiente pelo en el cuerpo como para que la erección de los vellos realmente sea capaz de generarnos una cámara de calor aislante. Así mismo nuestro vello no es suficiente como para que al tener los pelos de punta aumente el volumen de nuestro cuerpo.

Por eso los científicos ven este fenómeno simplemente como un vestigio de nuestros antepasados evolutivos. Es decir que heredamos de ellos este mecanismo de defensa, pero no podemos emplearlo como lo hacen otros mamíferos.

En el ser humano, que tiene un cerebro más complejo que otras especies, el reflejo piloerector también está mediado por factores psicológicos. El sistema límbico del cerebro actúa para que se nos pongan los pelos de punta ante una canción que nos emociona o alguien que nos apasiona.

 

Vidal, I. (2009). Piloerección: Un Efecto Colateral de la Administración Intravenosa de Dobutamina. Arq Bras Cardiol, 92(4), 283-285.