¿Sabes reconocer y prevenir la taquicardia?

Elena Martínez Blasco · 22 octubre, 2013
Aunque todo el mundo puede sufrir una enfermedad de este tipo, sí es cierto que existen una serie de factores que podemos evitar para tratar de prevenir la taquicardia. Es importante tener en cuenta que cualquier enfermedad que produzca un daño en el tejido cardíaco favorece la aparición de esta patología.

La taquicardia es un trastorno del ritmo del latido del corazón. Es un tipo, por lo tanto, de arritmia que se caracteriza porque el corazón late más rápido de lo normal cuando el paciente se encuentra en estado de reposo.

No obstante, es importante diferenciar la taquicardia normal, es decir, cuando el corazón se acelera de forma natural como cuando se hace ejercicio físico o en una situación de estrés, de una taquicardia patológica.

Cuando este se desencadena, el corazón late más rápido de lo normal. Esto puede suceder en las aurículas, en los ventrículos o en ambos cuando la persona está en reposo. Esta enfermedad aparece porque el corazón produce unas señales eléctricas anómalas. Desencadena unas señales eléctricas rápidas que aceleran la frecuencia cardíaca.

¿Cuáles son los tipos de traquicardias?

la taquicardia

Tal y como hemos visto, la taquicardia se puede producir en diferentes partes del corazón, por lo que es importante conocer los tipos de taquicardias que hay para así poder reconocerlas mejor.

Las taquicardias se clasifican en función del origen y de las causas desencadenantes de las mismas. Veamos, a continuación, las taquicardias más comunes entre la población en general:

  • Fibrilación auricular: este tipo de taquicardia se produce, como bien su nombre indica, en las aurículas. Se caracteriza por unas descargas eléctricas irregulares, lo que da lugar a unas contracciones rápidas, débiles y descoordinadas de esta parte del corazón. Es el tipo más habitual.
  • Aleteo auricular: este tipo se caracteriza porque las aurículas se contraen muy rápido pero a una frecuencia regular, no es descontrolado. La contracción es débil y la situación puede revertir por sí sola o puede requerir tratamiento. Estos pacientes también suelen padecer fibrilación auricular en otras ocasiones.
  • Taquicardia supraventicular y ventricular: el primer caso es el latido del corazón que se produce de forma anormal en algún punto por encima de los ventrículos. En cuanto al segundo caso, es lo mismo que el primer cuadro clínico pero en las cavidades inferiores del corazón, es decir, en los ventrículos.
  • Fibrilación ventricular: es la misma patología que la fibrilación auricular pero en los ventrículos. Suele ocurrir durante o después de un ataque cardíaco. Muchos de los pacientes que tienen este tipo de taquicardia también presenta alguna enfermedad cardiaca o ha sufrido algún traumatismo grave.

¿Cómo podemos prevenir la taquicardia?

Aunque todo el mundo puede sufrir una enfermedad de este tipo, sí es cierto que existen una serie de factores que podemos evitar para tratar de prevenir la taquicardia. Es importante tener en cuenta que cualquier enfermedad que produzca un daño en el tejido cardíaco favorece la aparición de esta patología.

En cuanto a los factores que favorecen el desarrollo de taquicardias, y por lo tanto los que debemos evitar para prevenirlas, encontramos los siguientes:

  • Consumir sustancias tóxicas: como el alcohol, el tabaco u otras drogas recreativas.
  • Cuadros de ansiedad y estrés.
  • Diabetes.
  • Alteraciones de tiroides.
  • Hipertensión.
  • Problemas cardíacos.
  • Sedentarismo.

Además, la edad y los factores genéticos también están relacionados con esta patología.

Descubre: Soplos en el corazón en niños

¿Cuáles son los tratamientos de la taquicardia?

Taquicardia

Los tratamientos de los que disponemos hoy en día están dirigidos a tratar la causa que desencadena la taquicardia, disminuir la frecuencia cardíaca, a prevenir otros episodios en el futuro y a tratar de minimizar las posibles complicaciones que pueden desarrollarse.

En este sentido, el tratamiento puede ser:

  • Maniobras vagales: se denominan vagales porque afectan al nervio vago.
  • Terapia farmacológica: se administran antiarrítmicos si las maniobras anteriores no tienen resultados. Estos fármacos se administran por vía intravenosa o por vía oral.
  • Cardioversión: con un desfibrilador, se aplica una corriente eléctrica al paciente para “resetear” el corazón. Se utiliza cuando ninguno de los dos tratamiento anteriores tiene efecto.

Lee también: Los antiarrítmicos y sus combinaciones adecuadas

Conclusión

En definitiva, para tratar de prevenir esta enfermedad es fundamental mantener el corazón en buen estado y reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca. Para ello, mantén una vida activa, sigue una dieta equilibrada, no fumes y controla el estrés.

Si a pesar de tener toda precaución para tratar de prevenir la taquicardia padeces esta enfermedad, acude al médico cuanto antes para empezar el tratamiento lo antes posible.

  • Morillo, C. A., & Guzmán, J. C. (2007). Taquicardia sinusal inapropiada: Actualización. In Revista Espanola de Cardiologia. https://doi.org/10.1157/13097920
  • Universidad Autónoma de Barcelona. (2000). Enfermedades del corazón. In Patologías.
  • Torres, P. I. (2001). Tratamiento de la taquicardia ventricular. Archivos de Cardiologia de Mexico.