¿Sabías que cuando practicas yoga quemas calorías?

Elena Martínez · 9 junio, 2018
La práctica de yogas puede ayudarnos a quemar calorías de forma efectiva y sin riesgo de lesionarnos, aunque siempre deberemos combinarla con una dieta sana y equilibrada para lograr mejores resultados

El yoga es una disciplina cada vez más popular entre hombres y mujeres que buscan cuidarse y encontrar un equilibrio entre el cuerpo y la mente. No obstante, muchas personas se preguntan si practicando yoga se puede adelgazar también.

Descubre en este artículo la relación entre el yoga y la pérdida de peso. Te damos las claves para que descubras si con este ejercicio puedes quemar calorías de manera efectiva.

¿Por qué elegir el yoga como deporte?

El yoga puede ser ideal como actividad física. Esta práctica respeta los límites del cuerpo y no sobrecarga músculos ni articulaciones.

Así, no es casualidad que millones de personas de todas las franjas de edad elijan el yoga como método de mantenimiento. Además del equilibrio emocional y mental que nos aporta el yoga, también sirve para tonificar músculos y fortalecer articulaciones.

Por medio de esta disciplina conseguimos elasticidad, fuerza física, equilibrio, concentración, resistencia, energía y relajación. Además, se evitan lesiones, ya que es una técnica que se basa en la flexibilidad y en la que no se realizan movimientos bruscos.

Por lo tanto, practicar yoga para quemar calorías es una opción efectiva y sin riesgos. Nos ayuda a adelgazar de manera progresiva, a la vez que potenciamos nuestras capacidades físicas y desarrollamos nuestra fuerza interior.

yoga para quemar calorías

Las calorías dependen del tipo de yoga

El yoga, como toda actividad física, supone un gasto de calorías. No obstante, hay muchos tipos de yoga y muy diferentes entre ellos. Algunos se centran más en la relajación, la meditación y la respiración. En cambio, otros son más dinámicos, y trabajan la flexibilidad y la resistencia por medio de posturas y movimientos.

Si buscamos un deporte con un mayor gasto energético, elegiremos un yoga más activo. Si lo que necesitamos es relajarnos para combatir la ansiedad o el nerviosismo, será conveniente que nos decantemos por un yoga más introspectivo.

Tendremos que evaluar qué es lo que nos impide perder peso para decantarnos por uno o por otro.

Debemos destacar una variedad específica de yoga que se llama Bikram Yoga. En esta modalidad, la sala está a una temperatura de 42 ºC. El objetivo es aumentar la sudoración y acelerar el ritmo cardíaco para quemar más calorías. Además, esta temperatura reduce el riesgo de sufrir lesiones.

La alimentación también es fundamental

Si buscamos quemar calorías, además de practicar un deporte varias veces por semana, también deberemos prestar atención a nuestra alimentación. Hoy en día, contar calorías es un método desfasado que no siempre resulta eficaz y, además, causa frustación y angustia.

Los nutricionistas apuestan cada vez más por una alimentación saludable y natural para perder peso con sentido común y sin efecto rebote. Para ello, en lugar de centrarnos en las calorías, seguiremos estos consejos:

  • Aumentar el consumo de alimentos vegetales: Ensaladas, jugos, batidos, salteados, etc.
  • Elegir siempre alimentos integrales ricos en fibra y evitar los refinados.
  • Eliminar el azúcar y sustituirlo por edulcorantes saludables como la miel, la estevia o el azúcar de coco.
  • Reducir el consumo de productos industriales y, siempre que sea posible, cocinar nosotros mismos.
  • No quitar las grasas de nuestra dieta. Debemos elegir las que sean de buena calidad, como el aceite de oliva, el aceite de coco, los frutos secos, el ghee, el pescado azul, etc.
alimentación para quemar calorías

Consejos para aumentar el gasto calórico

Por último, recomendamos algunas pautas para activar el metabolismo y, por lo tanto, aumentar el gasto calórico:

  • Beber dos litros de agua cada día, en ayunas y fuera de las comidas.
  • Evitar estar sentados demasiado tiempo y levantarnos, por lo menos, cada hora.
  • Incorporar especias picantes a nuestra alimentación como, por ejemplo, la pimienta de cayena y el jengibre.
  • Ducharnos con agua fría. No obstante, deberemos evitar siempre la zona de la cabeza.
  • Descansar las horas que necesitemos durante la noche.
  • Combatir el estrés.
  • No debemos saltarnos ninguna comida del día, en especial el desayuno. Por lo menos, haremos las tres principales y, si lo deseamos, comeremos algo a media mañana y media tarde.
  • Aumenta el consumo de proteína, siempre en equilibrio entre la de origen vegetal y animal.
  • Haz ejercicio para tonificar la musculatura.
  • Puedes tomar té verde y café de manera moderada.