¿Sabías que el cardo mariano ayuda a regenerar el hígado?

Elena Martínez Blasco·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
02 Enero, 2019
El cardo mariano podría ser beneficioso para evitar la absorción de hierro en exceso

¿Sabías que el hígado tiene la capacidad de regenerarse? Esta función es vital para la salud de este órgano fundamental. Además, da esperanza a muchas personas que sufren problemas en él. Sin embargo, por otro lado también hay enfermedades que pueden dañar esta función, por lo que puede ser positivo introducir algunos remedios naturales. No obstante es fundamental consultar al médico ante cualquier síntoma de problema hepático y seguir sus consejos.

El cardo mariano podría tener la propiedad de promover la autoregeneración del hígado. En este artículo explicamos por qué y de qué manera podemos consumirlo para aprovechar al máximo sus beneficios.

El hígado se autoregenera

El hígado tiene la sorprendente capacidad de auto regenerarse. Es decir, que si mueren células de este órgano o bien se tiene que extirpar una parte, de manera natural de crean células nuevas. Así lo afirma el siguiente artículo.

El problema es que algunas enfermedades hepáticas afectan a esta capacidad, y en algunos casos la anulan definitivamente. Por ello, es conveniente cuidar el hígado para que éste siga renovándose.

¿Por qué hay que cuidar el hígado?

Hígado

El hígado es el órgano más grande y uno de los más importantes que tenemos. De hecho, entre sus funciones destaca la de producir energía a partir de los nutrientes ingeridos, eliminar las toxinas y ayudar al proceso de digestión. Además, nuestros malos hábitos, la mala alimentación o las emociones negativas lo dañan directamente.

El cardo mariano

El cardo mariano (Silybum marianum) es una planta que puede llegar hasta los dos metros. Tiene unos grandes pinchos curvados, hojas con manchas blancas y flores de color fucsia o morado.

La encontramos fácilmente junto a los caminos y carreteras, en tierras secas y agrestes.

Entre sus componentes encontramos la vitamina C, minerales como el magnesio, potasio, calcio o selenio, ácido linoleico, flavonoides como la quercetina, etc.

cardo mariano PescalunePhoto

Regenera las células del hígado

El cardo mariano tiene como principio activo la silimarina, cuyo beneficio principal es su potente capacidad para estimular la síntesis de proteínas.

Esta estimulación favorece la capacidad de este órgano para reemplazar las células dañadas por las nuevas. Sin embargo en ningún caso la silimarina regenera las células que son malignas.

Este estudio publicado en la revista “Phytotherapy Research” evidencia la presencia de estos compuestos en el cardo. De todos modos los resultados sobre sus propiedades beneficiosas y antiinflamatorias en el hígado no han sido corroborados ya que se precisan más estudios y mejor planificados para poder realizar estas afirmaciones.

Podría proteger al hígado de sustancias dañinas

El cardo mariano podría estimula la producción de glutation, sin embargo el siguiente estudio cuestiona sus efectos protectores frente a las enfermedades hepáticas producidas por el alcohol o frente al virus de la hepatitis. 

Previene el estancamiento de la bilis

La bilis que genera el hígado y que almacena la vesícula biliar nos ayuda a expulsar toxinas. Por su parte el cardo mariano tiene la propiedad de evitar que ésta se estanque, provocando como consecuencia una colestasis.

Los artículos científicos que afirman esta propiedad están realizados en ratas, por lo que los resultados no son perfectamente extrapolables al ser humano. Se necesitan más investigaciones que confirmen estos beneficios.

Reduce el exceso de hierro

Hay personas que tienen unos valores de hierro demasiado elevados. Esto puede ser dañino para el hígado.

En este caso es útil el cardo mariano, ya que actúa como antioxidante, protege al hígado de estos excesos y además ayuda a eliminar el exceso de hierro a través de las heces.

Esta publicación de la revista “Journal of Inorganic Biochemistry” enuncia la propiedad quelante de hierro del cardo mariano. Por lo tanto podría ser interesante utilizarlo con este fin. No obstante también se necesitan estudios más complejos para entender bien los aspectos fisiológicos del proceso.

¿Qué enfermedades trata?

El saber popular recomienda la ingesta de esta planta para las siguientes dolencias:

  • Hepatitis
  • Cirrosis
  • Cálculos biliares
  • Hígado graso
  • Ictericia
  • Insuficiencia hepática

No obstante se trata de un remedio natural que no debe de sustituir al tratamiento farmacológico. Por otra parte es interesante consultar al médico y seguir sus instrucciones ante cualquier síntoma de problema hepático.

¿Cómo lo tomamos?

En primer lugar, si no padecemos ninguna enfermedad del hígado podemos tomar una infusión diaria de cardo mariano antes de acostarnos.

En cambio, si queremos hacer un tratamiento recurriremos al extracto, tintura o bien cápsulas o comprimidos de esta planta, siguiendo las indicaciones y dosis del fabricante y del médico.

Si tenemos esta planta accesible también debemos saber que es comestible. Le quitamos los pinchos y podemos consumir sus hojas crudas o hervidas, y las flores y las raíces siempre hervidas.

cardo mariano terriem

Advertencias importantes

Algunas personas pueden tolerar negativamente el cardo mariano y sufrir indigestiones, dolores de cabeza, acidez, diarreas, dolores articulares o disfunción sexual.

También puede interferir en los niveles de glucosa en sangre, por lo que recomendamos consultar previamente con un médico antes de realizar el tratamiento.

¡Para tener en cuenta!

El cardo mariano es una planta que presenta propiedades beneficiosas para el hígado de algunos animales según la ciencia. Sin embargo estos resultados no son extrapolables al ser humano.

Se necesitan ensayos para afirmar sus posibles beneficios para nuestro organismo más allá de actuar como un quelante de hierro.

Ver también: 

  • Hevia, F., Wilckens, R. L., Berti, M. T., & Fischer, S. U. (2007). Calidad de cardo mariano (Silybum marianum (L.) Gaertn.) cosechado en diferentes estados fenológicos. Informacion Tecnologica. https://doi.org/10.4067/S0718-07642007000500009
  • Quintanilla-García, C., Zúñiga-Guajardo, S., González, J. E., & Zúñiga-Guajardo. (2010). El efecto incretina y su participación en la diabetes mellitus tipo 2. Rev Med Inst Mex Seguro Soc. https://doi.org/10.1071/FP14250
  • Marugán, J., & Fernández, M. (2006). Protocolos de Digestivo Nutrición enteral en pediatría. Bol Pediátr. https://doi.org/10.1093/bioinformatics/bts657
  • Miyajima A., Tanaka M., Itoh T., Stem/progenitor cells in liver development, homeostasis, regeneration, and reprogramming. Cell Stem Cell, 2014. 14 (5): 561-74.
  • Abenavoli L., Izzo AA., Milic N., Cicala C., Santini A., Capasso R., Milk thistle (Silybum marianum): a concise overview on its chemistry, pharmacological and nutraceutical uses in liver diseases. Phytother Res, 2018. 32 (11): 2202-2213.
  • Rambaldi A., Jacobs BP., Gluud C., Milk thistle for alcoholic and/or hepatitis B or C virus liver diseases. Cochrane Database Syst Rev, 2007.
  • Alaca N., Ozbeyli D., Uslu S., Sahin HH., et al., Treatment with milk thistle extract (Silybum marianum), ursodeoxycholic acid, or their combination attenuates cholestatic liver injury in rats: role of the hepatic stem cells. Turk J Gastroenterol, 2017. 28 (6): 476-484.
  • Tvrdy V., Catapano MC., Rawlik T., Karlickova J., et al., Interaction of isolated silymarin flavonnolignans with iron and copper. J Inorga Biochem, 2018. 189: 115-123.