¿Sabías que el exceso de higiene es perjudicial para la salud?

Tener buenos hábitos de higiene es fundamental para conservar la salud, además una persona que no se preocupe por su apariencia física y su aseo personal es muy mal vista por la sociedad en general. Pero hay que tener en cuenta que no se debe caer en el error de exagerar en esta práctica.

El exceso de limpieza hace que el sistema inmune no funcione como debe ser, ya que este se refuerza cuando tiene que trabajar para combatir las bacterias que se encuentran en el ambiente y que pretenden atacarnos. Cuando limpiamos con demasiada frecuencia desafortunadamente pasa todo lo contrario y este se debilita y quedamos a merced de muchos microorganismos que aparecen en cualquier lado y momento, es decir, nos estamos exponiendo a que nos ataquen otra clase de bacterias que nuestro sistema inmune desconoce, de esta manera les resultará muy sencillo invadir nuestro organismo provocando asma, dermatitis o rinitis, entre otras más.

Es tanto así, que un bebé al cual no se le permita siquiera tocar el suelo y al que se le mantenga en un ambiente exageradamente limpio, es seguro que crecerá con un sistema inmune demasiado débil y jamás tendrá la resistencia necesaria para combatir las enfermedades, aún algo tan simple como puede ser un resfriado.  Por el contrario, en lugar de estarlo protegiendo, se esta exponiendo a que durante toda su vida sufra de enfermedades mucho más complejas, graves y lo peor, crónicas.

Otra de las desventajas que se presenta con la práctica inadecuada de la limpieza, es lograr que las bacterias se acostumbren a los productos que se utilizan con regularidad  y cada vez tendremos que recurrir a nuevos productos mucho más fuertes y molestos para quienes estén a su alrededor.

¿Qué partes suelen afectarse con la excesiva limpieza?

limpieza

Las partes del cuerpo que más pueden sufrir con estas inadecuadas formas de asumir la limpieza son la piel y el sistema respiratorio, sobre todo en los niños más pequeños, quienes durante su primer año de vida sólo deberían bañarse una ves al día, empleando únicamente agua, ya que el jabón les reseca la piel al eliminar la grasa natural, cuyo principal objetivo es el de servir como un sistema de defensa. Si de todas formas se insiste en usar un jabón para el baño de los bebés, se debe preferir uno muy suave, neutro y no con mucha frecuencia. Una forma muy sencilla de mantener la piel sana es hidratarla y evitar que esté húmeda, teniendo presente esta recomendación es mucho más saludable que bañarse varias veces al día.

En definitiva…

De lo anterior podemos concluir que no hay que exagerar con la limpieza tanto a nivel personal como del medio en el que nos desenvolvemos, ya sea en nuestra casa o en el trabajo. No es necesario hacer de estos hábitos de limpieza algo obsesivo, ya que se corre el riesgo de que se produzca el efecto contrario al que estamos buscando, que por su puesto es mantener una buena salud. ¡No lo olvides!

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar