¿Sabías que el exceso de higiene es perjudicial para la salud?

22 junio, 2014
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Tener buenos hábitos de higiene es fundamental para conservar la salud. Sin embargo, no es recomendable obsesionarse con la limpieza.

Hoy en día es bien sabido que todo en exceso es malo. Ahora, lo que sigue sorprendiendo a muchos es que el exceso de higiene también resulta perjudicial para la salud. ¿Y por qué? ¿Acaso tener buenos hábitos y un hogar limpio no han sido siempre lo más recomendable siempre?

«Mientras más limpio, más sano» solían decir la mayoría de las personas. ¿Cómo es posible que estén equivocadas? Pues bien, eso es lo que veremos con mayor detalle a continuación.

Pérdida de protección con el exceso de higiene

Remedios naturales para aumentar las defensas

El exceso de limpieza hace que el sistema inmune pierda funcionalidad, ya que este se refuerza cuando tiene que trabajar para combatir los patógenos que se encuentran en el ambiente.

Cuando limpiamos con demasiada frecuencia, perdemos parte de la barrera protectora de nuestra piel, quedando así a merced de muchos microorganismos. En pocas palabras: nos estamos exponiendo a que nos ataquen bacterias, virus… que nuestro sistema inmune desconoce.

De hecho, un bebé al cual no se le permite tocar el suelo y al que se le mantenga en un ambiente exageradamente limpio, crecerá con un sistema inmune más débil y le costará más trabajo adquirir la resistencia necesaria para combatir ciertas enfermedades, como por ejemplo algo tan simple como un resfriado.

Otra de las desventajas que se presenta con la práctica inadecuada de la limpieza, es lograr que los patógenos se acostumbren a los productos que se utilizan con regularidad. Cada vez adquirirán mayor resistencia, y tendremos que recurrir a nuevos productos mucho más fuertes.

Te interesa leer: El sistema inmune: nuestro ejército contra las enfermedades.

¿Cómo suele afectar?

protector solar en los bebés

Las partes del cuerpo que más pueden sufrir las consecuencias, son la piel y el sistema respiratorio, sobre todo en los niños más pequeños. Estos, durante su primer año de vida, sólo deberían bañarse una vez al día, empleando agua y un jabón especial para bebés. Si se utiliza un jabón para el baño de los bebés, se debe preferir uno muy suave, neutro y no con mucha frecuencia.

Una forma muy sencilla de mantener la piel sana es hidratarla y evitar que esté húmeda, teniendo presente esta recomendación es mucho más saludable que bañarse varias veces al día.

Lee también: ¿Cómo hidratar la piel con productos naturales?

En definitiva…

exceso de higiene en el hogar

Si bien es cierto que la suma de un entorno en malas condiciones y la falta de aseo personal pueden llegar a promover diversos tipos de problemas de salud (infecciones mayormente), es evidente que el polo opuesto también puede tener sus consecuencias en la salud. Hay que aprender a mantener un equilibrio y evitar caer en los extremos.

Tanto a nivel de higiene personal como del entorno en el que nos desenvolvemos, ya sea en nuestra casa o en el trabajo, es necesario evitar limpiar más allá de lo necesario, ya que se corre el riesgo de que se produzca el efecto contrario al que se busca, que por su puesto, es mantener una buena salud. ¡No lo olvides!

  • Brodin, P., & Davis, M. M. (2017). Human immune system variation. Nature Reviews Immunology. https://doi.org/10.1038/nri.2016.125
  • Nikaido, H. (2009). Multidrug Resistance in Bacteria. Annual Review of Biochemistry. https://doi.org/10.1146/annurev.biochem.78.082907.145923
  • Nestle, F. O., Di Meglio, P., Qin, J. Z., & Nickoloff, B. J. (2009). Skin immune sentinels in health and disease. Nature Reviews Immunology. https://doi.org/10.1038/nri2622
  • Matejuk, A. (2018). Skin Immunity. Archivum Immunologiae et Therapiae Experimentalis. https://doi.org/10.1007/s00005-017-0477-3