¿Sabías que el VapoRub no puede aliviar el aspecto del acné?

Alba Muñiz·
16 Octubre, 2020
Quienes sufren de acné desean encontrar una solución cuanto antes. Sin embargo, hay que tener cuidado a la hora de buscar soluciones, incluso con productos como el VapoRub.

Durante años, muchas personas recomendaron la aplicación de VapoRub para aliviar el aspecto del acné. Esto era porque se le atribuían propiedades astringentes, antiinflamatorias, antibacterianas y purificantes. Se decía también que dichas propiedades eran brindadas por sus principales ingredientes naturales.

El VapoRub es un producto para aliviar los síntomas de la gripe, el catarro y el resfriado. Sin embargo, con el paso de los años se ha utilizado para todo tipo de fines, incluyendo el tratamiento casero del acné. En su composición, además de mentol se pueden encontrar varias sustancias naturales, las que podrían ser las responsables de la mejoría de la piel.

Veamos más al respecto a continuación.

¿Cuáles son los componentes naturales del VapoRub?

A continuación, te contamos cuáles son los principales ingredientes del VapoRub y su posible efecto en el tratamiento del acné.

  • Alcanfor. Esta sustancia semisólida, cristalina y cerosa, y con un fuerte y penetrante olor acre se obtiene de la madera del árbol alcanforero. Se dice que propiedades antiinflamatorias y antifúngicas podrían ayudar a tratar el acné. Sin embargo, hay que evitar utilizarlo sobre heridas abiertas a causa de su toxicidad potencial.
  • Eucalipto. Considerado como una de las mejores opciones que ofrece el reino vegetal para tratar afecciones respiratorias, la sabiduría popular dice que también es un excelente agente antibacteriano. De allí que se considere apto para lidiar con los brotes de acné.
  • Mentol. Se dice que este derivado de la planta de menta tiene propiedades antiinflamatorias y calmantes, además de ser un buen antiséptico. Por eso es recomendable su uso en irritaciones de la piel en general.
  • Timol. Proveniente de los aceites esenciales del tomillo o del orégano, está considerado un excelente producto para pieles seborreicas y comedogénicas. Por esto mismo, se ha considerado como el antibacteriano ideal para tratar el acné.

Además, entre los excipientes que se utilizan para elaborar el VapoRub se encuentran:

  • Aceite esencial de madera de cedro. Se emplea para regular la producción de sebo. También goza de propiedades antisépticas.
  • Aceite esencial de nuez moscada. A sus virtudes como antiinflamatorio y bactericida hay que sumar sus supuestos beneficios para mejorar el aspecto general de la piel.
  • Petrolato. Esta es la sustancia utilizada para unir todos los ingredientes del VapoRub, pero es la menos aconsejable para aliviar el aspecto del acné, dado que puede tapar los poros.

Te recomendamos leer: 12 usos alternativos del vaporub

¿Por qué se propuso tanto el VapoRub como producto antiacné? ¿Sería bueno usarlo?

Por qué no se debe usar el Vicks VapoRub en menores de dos años.

Como ya veníamos comentando, según la sabiduría popular, el VapoRub podría ayudar a aliviar el aspecto del acné porque tendría propiedades antimicrobinas, antiinflamatorias y purificantes. Así, se decía que al aplicarlo sobre los granos más inflamados, ayudaría a reducir el brote. Sin embargo, ¿funciona realmente así?

A pesar de que en el ámbito popular se promovió reiteradamente el uso del VapoRub como producto antiacné, no es la opción más adecuada. De hecho, puede resultar contraproducente, porque además de irritar y lastimar la piel, puede causar enrojecimiento y otras molestias, incluyendo descamación de la piel. Además, cuanta más cantidad se aplique, más intensas pueden ser las molestias.

Expertos en dermatología como la Dra. Rocío Gil Redondo indican que “no existen soluciones mágicas ya que se trata de una enfermedad compleja, por lo tanto, lo más recomendable es acudir a un dermatólogo y seguir sus indicaciones“.

Partamos de la base de que no todas las pieles son iguales. Por eso, lo que es bueno para algunas puede no serlo para otras. Asimismo, debemos tener en cuenta una de las principales precauciones que indica el laboratorio que elabora este ungüento: no debe ser utilizado sobre heridas o piel dañada.

Descubre: 8 preguntas que debes hacerle a tu dermatólogo

¿Cómo aliviar al aspecto del acné entonces?

¿Qué zonas podemos tratar?
A través del Soft Lift es posible mejorar casi cualquier zona del rostro. Sus resultados son bastante notorios desde la primera sesión.

Para aliviar el aspecto del acné lo primero que hay que hacer es consultar con el dermatólogo y seguir sus indicaciones. Adicionalmente, hay que consultar con el profesional respecto al uso de remedios naturales como complemento, ya que no todos pueden resultar favorecedores en todos los casos.

Cuanto más sepas cómo es tu piel, qué necesita, qué cuidados le convienen más y qué debes evitar, mejor lucirá tu piel y mejor resultará el tratamiento que te paute el especialista.

Por último, pero no menos importante: recuerda que a la par de todo ello, deberás mantener una dieta adecuada, así como también una buena hidratación, pues estos influyen significativamente en la salud de la piel.

Dale prioridad al consumo de agua en vez de bebidas industriales, come sano, evita los excesos y sigue siempre las recomendaciones que te dé el especialista. Y si tienes dudas, coméntaselas y evita tomar medidas por cuenta propia sin antes consultar con él.

  • Orozco, B., Campo, M., Anaya, L., Atuesta, J., Ávila, M., Balcázar, L., & Al, E. (2011). Guías colombianas para el manejo del acné: una revisión basada en la evidencia por el Grupo Colombiano de Estudio en Acné. Rev Asoc Colomb Dermatol.
  • Santamaría González, V. (2007). Acné juvenil inflamatorio. Evaluación de la calidad de vida con la encuesta SF-36. Rev Cent Dermatol Pascua.
  • Cardona-Arias, J. A., Álvarez-Medina, M. C., Martínez-Valencia, D. M., Cruz-Tobón, A. M., & Vallejo-Patiño, M. M. (2014). Prevalencia de acné en estudiantes de octavo a undécimo grado de el retiro-antioquia y percepciones asociadas. Archivos de Medicina. https://doi.org/10.3823/1214
  • González-guerra, E. (2008). Terapia fotodinámica. Más Dermatología.