¿Sabías que tu cara es el reflejo de tu cuerpo?

Daniela Echeverri Castro·
24 Julio, 2020
La reflexología es una disciplina que investiga las relaciones entre distintas partes de nuestro cuerpo. Según esta, diversos problemas internos del organismo se pueden manifestar en la cara.

Las diferentes alteraciones en la cara pueden ser el reflejo de que algo no va del todo bien en el organismo. Al menos esto es lo que afirma una disciplina conocida como reflexología.

En este artículo hablaremos más en profundidad de esta práctica. Además, te ofrecemos algunos consejos que pueden serte útiles para mejorar tu salud. Descúbrelos.

¿Qué es la reflexología?

reflexología

La reflexología es una disciplina que permite conocer el estado de nuestros órganos internos simplemente aplicando presión en determinadas zonas de pies, manos y otras partes del cuerpo. Este contacto nos permitiría interactuar con la parte del sistema nervioso conectada a nuestros órganos, lo que nos ayuda a conocer su estado.

Por ejemplo, según esta especialidad, hay ciertas partes de nuestro estómago conectadas a nuestros pies. Así, si tocamos la zona de la planta del pie relacionada con el estómago y sentimos dolor, es probable que tengamos problemas digestivos.

Posibles problemas según la zona de la cara

qué refleja la cara

Para la reflexología, nuestro rostro es como un mapa que nos puede ayudar a hacernos una idea de cuál es el posible problema y cómo podemos solucionarlo.

A continuación, te damos una guía con 14 áreas de tu cara que pueden estar reflejando lo que pasa con tu cuerpo. Puedes valerte de la imagen principal para identificarlas.

Zonas 1 y 2 de la cara: Sistema digestivo

Si notas que te han salido espinillas, granos o manchas en las zonas 1 y 2, posiblemente tu sistema digestivo no esté funcionando correctamente.

En este caso te recomendamos que mejores tu alimentación. Deberías reducir o eliminar completamente el consumo de alimentos procesados o refinados, y añadir más frutas, verduras y legumbres. En cualquier caso, recuerda que deberías seguir una dieta equilibrada.

Zona 3: Hígado

Si la zona afectada es la número 3, posiblemente en nuestro hígado exista una acumulación de toxinas debido al consumo de sustancias nocivas.

En este caso, te recomendamos evitar el consumo de productos como el alcohol o la comida basura. En lugar de esto, añade más frutas y vegetales, especialmente crudos.

Quizás te interese: 10 alimentos que puedes incluir en tu dieta para limpiar el hígado

Zonas 4 y 5: Riñones y vesícula

Todo lo que sucede alrededor de los ojos puede deberse a una deshidratación y mal funcionamiento de los riñones y la vesícula.

Para esto puede ser recomendable beber más agua, reducir el consumo de sal e ingerir alimentos con acción diurética.

Zona 6: Corazón

La nariz es una de las zonas que más se ven afectadas por el acné y los puntos negros por causas comunes. Sin embargo, cuando aparecen de repente y son difíciles de eliminar, pueden estar reflejando problemas del corazón.

Para actuar contra esto elimina de la dieta alimentos dañinos como las grasas y el sodio, así como aquellos alimentos picantes. En su lugar, trata de incrementar el consumo de ácidos grasos omega 3, principalmente de origen vegetal.

Zonas 7 y 8: Riñones

De nuevo, los riñones pueden estar siendo afectados por una acumulación de desechos, la retención de líquidos o la deshidratación.

Como hemos visto, para aliviar estas dolencias, puede ser recomendable beber agua y evitar bebidas como el café, las bebidas con gas y el alcohol.

Zonas 9 y 10: Sistema respiratorio

Estas zonas pueden estar reflejando algún tipo de alergia respiratoria o problemas crónicos como el asma. Es un área muy propensa a alterarse debido al mal hábito de fumar.

En este caso aconsejamos dejar de fumar, incrementar el consumo de alimentos frescos y disminuir el consumo de azúcar.

Zonas 11 y 12: Hormonas

acné

En estas áreas de la cara se ven reflejados los cambios hormonales que ocurren normalmente durante el ciclo menstrual. Aunque para muchos es algo inevitable, se puede reducir a través de:

  • Alimentación saludable
  • Ejercicio físico
  • Buen descanso
  • Aumento del consumo de agua
  • Limpieza facial
  • Evitar los alimentos irritantes

Descubre: Cómo regular las hormonas a través del ejercicio

Zona 13: Estómago

De nuevo nos encontramos ante otra área relacionada con el estómago. Según la reflexología, esta zona de la cara podría estar indicando:

  1. Mala digestión.
  2. El colon no está funcionando correctamente.
  3. Estreñimiento.

Para aliviar estas dolencias, se recomienda incrementar el consumo de fibra, presente en frutas, verduras y cereales.

Zona 14 de la cara: Estrés

Es posible que tu cuerpo esté pidiendo un descanso y tiempo para recuperarse. El estrés puede derivar en diferentes problemas de salud si no le prestamos la atención suficiente.

Por eso, te recomendamos que descanses lo suficiente y que trates de relativizar los problemas que pueden surgirte en el día a día. Puede que distanciarte un poco de los mismos, te ayude a encontrar una solución.

Entonces, ¿qué nos dice nuestra cara?

Las informaciones que acabamos de compartir parten de la reflexología y no de una disciplina científica. De hecho, no hay estudios que permitan avalar su eficacia.

Este tipo de práctica es bastante común en la medicina asiática, mucho más que en la occidental. Es más, en Occidente muchos ponen en duda su eficacia. En un estudio publicado en la revista Journal of Tradicional and Complementary Medicine se analizaron diversas investigaciones hechas a lo largo de los años acerca de esta práctica.

Al final, se concluyó que, aunque para ciertas patologías leves había demostrado ser bastante acertada, las informaciones recogidas no permitían reconocer la reflexología como un método válido de diagnóstico y, especialmente, de tratamiento.

Por eso, si sientes que algo no va bien y la cara se te ve seca, apagada, te sale acné…, no te autodiagnostiques, ve al médico. Este te realizará las pruebas necesarias para determinar cuál es tu problema y empezar el tratamiento de ser necesario.

Además, recuerda cuidar tu dieta. Y es que esta está muy relacionada con el estado de nuestra piel como muestran diversos estudios. También te recomendamos hidratarte bien y hacer deporte. Tu cuerpo te lo agradecerá.