¿Sabías todo esto sobre el queso?

¿Sabías que el consumo de queso nos puede ayudar a prevenir las caries y otras enfermedades dentales? Al ser rico en calcio y fósforo también es muy beneficioso para reforzar nuestra estructura ósea.

El queso es uno de los alimentos más completos y con más propiedades nutricionales.

Numerosos estudios e investigaciones demuestran que en el antiguo Egipto ya se elaboraba el queso. Fue en Europa donde se extendió su consumo hasta convertirse en un alimento popular, y en el siglo XIX, en Suiza, se abrió la primera fábrica para la producción industrial del queso.

¿Quieres descubrir interesantes datos sobre el queso? Acompáñanos.

El queso, propiedades nutricionales

clases-de-quesos

Las propiedades nutricionales de los quesos dependen de la leche a partir de la cual se elaboran, siendo normalmente de vaca, cabra u oveja. La grasa de esta leche  es la que influye sobre todo en el sabor del queso.

Sin embargo, existen propiedades comunes a los diferentes tipos de quesos:

1. Proteínas y vitaminas

Al ser el queso rico en proteínas de alto valor biológico y vitaminas A, D y del grupo B, se recomienda su presencia en nuestra dieta. Por supuesto, su consumo debe ser moderado, debido sobre todo a su alto aporte de grasas.

Su nivel de grasas superior al de la leche. Además, se trata de grasas saturadas, de origen animal, por lo que no es recomendable que las personas con enfermedades cardiovasculares, y con obesidad o sobrepeso, lo consuman de forma habitual.

2. Calcio y fósforo

El queso es una fuente importante de calcio y fósforo, por lo que repercute positivamente en nuestra estructura ósea.

Asimismo, ayuda a la remineralización de los dientes, y previene las caries y enfermedades dentales. Sus propiedades antimicrobianas ayudan también a controlar el nivel de placa.

Tipos de quesos, elige el tuyo

El queso: elige la clase que más te guste

Existen diferentes tipos de quesos:

  • desnatados
  • semidesnatados
  • semigrasos
  • grasos
  • extragrasos.

También pueden clasificarse, según el proceso de elaboración, en:

  • frescos-blancos
  • madurados o fermentados.

Podemos elegir tomar una u otra variedad en función de su consistencia –quesos blandos o duros-, o en función de los países

  1. Francia: Brie, Camembert y/o Roquefort
  2. Italia: mozzarella y/o parmesano
  3. Suiza: Emmental
  4. Inglaterra: Cheddar
  5. España: Cabrales, Manchego y/o Burgos
  6. Holanda: Gouda y/o Edam.

Dependiendo de nuestros gustos, escogeremos uno u otro, pudiendo también tomarlos solos, con pan, con mermelada o membrillo, acompañando ensaladas y otros platos, derretido y untado en una tosta, etc.

Si te encanta el queso, te recomendamos optar de manera habitual por los quesos frescos desnatados, porque a pesar de su menor contenido de grasas, conservan todas las vitaminas y minerales.

¿Qué te parecieron estas curiosidades sobre el queso?

Imagen cortesía de Faruk Ates, Ulterior Epicure y Saboreando Asturias

  • Ramírez, C., & Vélez, J. F. (2012). Quesos frescos: propiedades, métodos de determinaci ón y factores que afectan su calidad. Temas Selectos De Ingenieria De Alimentos. https://doi.org/10.1177/002795011623500115
  • Islas-Garcia, B. (2006). Caracterización físico-química de diversos tipos de quesos elaborados en el valle de Tulancingo Hgo CON EL FIN DE PROPONER NORMAS DE CALIDAD. Ciencias Agropecuarias.
  • Ramírez-Navas, J. S. (2011). Propiedades funcionales de los quesos. Tecnología Láctea Latinoamericana. https://doi.org/http://dx.doi.org/10.1016/j.tele.2009.05.001