Como saciar la sed si no me gusta beber agua

Si no te gusta beber agua, ¡este post te será de utilidad! Te contamos cómo puedes reemplazar el agua para saciar la sed.

Seguramente hayas leído y oído muchas veces eso de que “debes beber 2 litros de agua por día”. Esa afirmación puede ser muy buena… ¡Si te gustara beber agua! Entonces, ¿cómo puedes saciar la sed?

¿De qué manera puedes sustituirla e igual cumplir con esa recomendación? En este artículo te ayudaremos a reemplazar el agua por líquidos que te hidraten y te aporten sus beneficios.

¿Por qué es importante beber agua?

Por qué beber agua

No se trata de un capricho o de repetir cual loros que el agua es buena para la salud. Diferentes estudios han revelado que beber 8 vasos al día nos sirven para desintoxicar el cuerpo, evitar la acumulación de líquidos e hidratar las células y órganos.

La mayoría de nosotros creemos que beber café, refrescos o alcohol puede cumplir la misma función que el agua, pero eso no es verdad. El agua es un líquido vital para nuestro organismo porque previene la deshidratación y ayuda a bajar de peso.

Muchas veces pensamos que tenemos apetito cuando, en realidad, tenemos sed. Si te aseguras de beber lo suficiente al día no comerás tanto y no te sentirás débil o falto de energía.

Por norma, se aconseja consumir el líquido antes de estar sedientos porque cuando esto ocurre el cuerpo ya se encuentra en cierto nivel de deshidratación. Es decir que en lugar de “saciar la sed” debemos beber líquidos antes de sentir la sensación de sed.

Si estás haciendo dieta y ejercicios para adelgazar te conviene beber agua para ayudar a que la grasa se desprenda del cuerpo y poder eliminar todas las toxinas a través de la orina. Lo mismo si sufres de acumulación de líquidos en las piernas y tobillos.

Cuando se realiza deporte, la cantidad de agua ingerida debe aumentarse. Un litro más por cada hora de ejercicio es lo estipulado. Por lo tanto, ese día has de beber 3 y no 2 litros.

Lee también: Los 4 mejores jugos bajos en calorías para adelgazar

Saciar la sed con otras bebidas

Beber agua

Ahora bien, si sueles olvidarte de beber agua porque esa bebida no llama tu atención, te damos algunos consejos para que ingieras tus 8 vasos al día para saciar la sed:

  • Lleva una botella de agua a todos lados.
  • Pon un recipiente con agua a la vista (por ejemplo, en el escritorio).
  • Bebe un vaso de agua apenas te levantas.
  • Consume un vaso antes y otro después de cada comida.
  • Llena el vaso hasta arriba y bébelo de una sola vez.
  • Anota la cantidad de vasos que llevas bebidos.
  • Lleva agua a la mesilla de noche.
  • Sirve esta bebida en la mesa a la hora de la comida (en lugar de refrescos o zumos).
  • Compra agua embotellada en vez de cualquier otra cosa.
  • No te olvides el agua cada vez que haces ejercicio.
  • Aumenta el consumo de líquidos cuando hace calor o estás en la calle en verano.
  • No creas que en invierno la ingesta ha de ser menor o nula.
  • Ponte alarmas en el móvil que te avisen de que debes beber agua.
  • Añade una rodaja de limón o naranja o unas hojas de menta en el vaso para darle sabor.

Cómo sustituir el agua “sola”

Agua

Si a pesar de tus intentos, nada de lo que hagas te ayuda a beber agua, ¡no desesperes! Existen muy buenos sustitutos Entre ellos, destacamos cuatro?

1. Infusiones

Te recomendamos que las prepares en cantidad y las bebas a lo largo de la jornada. Puedes, por ejemplo, hacer un té verde, uno de manzanilla o uno de frutos rojos y envasarlos en una botella de vidrio.

Existen muchos saquitos de té frío o también puedes echarle unos cubitos de hielo. Recuerda que se recomienda no endulzar ni con azúcar ni con miel. Puedes añadirle stevia o unas gotas de limón.

2. Zumos

Zumos

Otra excelente opción para saciar la sed sustituyendo el agua es beber zumos. Eso sí, es preciso ser muy cuidadosos en este punto. Solemos creer que beber los zumos de lata o de envase que compramos en el mercado nos aporta los mismos nutrientes que un zumo natural.

Esto no es así. Si bien los zumos industriales contienen agua y nos pueden ayudar a saciar la sed, también contienen azúcares, aditivos, conservantes y extractos de fruta. No cuentan con fruta “verdadera”.

Por lo tanto, sería bueno que te prepararas tú mismo los zumos. Puedes simplemente exprimir una naranja o un pomelo y beberlo. Los batidos son muy ricos y eficaces también.

3. Frutas

Saciar la sed y el apetito con frutas

¿Qué tal si consumes alguna fruta jugosa? Las frutas te proporcionan una gran cantidad de nutrientes, además de saciar la sed y el apetito.

Lo ideal es comerlas crudas y solas (sin cocinar ni agregar azúcar, nata, chocolate, etc). ¡Perfecto para hacer una riquísima ensalada de frutas multicolor!

Entre las opciones de frutas con más cantidad de agua en su composición encontramos:

  • Sandía
  • Melocotón
  • Piña
  • Kiwi
  • Cereza
  • Fresa
  • Manzana
  • Tomate
  • Uva
  • Naranja

Visita este artículo: Los beneficios desconocidos de las naranjas

4. Verduras

Otras opción para incluir agua en nuestra dieta sin casi darnos cuenta es ingerir verduras con alto contenido de agua como:

  • Pepino
  • Lechuga
  • Calabacines
  • Apio
  • Col
  • Berenjena (no se puede comer cruda)
  • Espinaca
  • Brócoli

Puedes preparar una gran cantidad de recetas con todos estos ingredientes. En el caso de que quieras comerlos cocidos, te recomendamos que lo hagas al vapor para que mantengan sus nutrientes.

Puedes consultar el porcentaje de agua que tiene cada uno para saber cuánto has bebido al finalizar la jornada.

  • Martínez Álvarez, J. R., Villarino Marín, A. L., Polanco Allué, I., Iglesias Rosado, C., Gil Gregorio, P., Ramos Cordero, P., … Legido Arce, J. C. (2008). Recomendaciones de bebida e hidratación para la población Española. Nutricion Clinica y Dietetica Hospitalaria.
  • OMS. (2008). Agua y Salud. Nota Informativa.
  • Martínez Álvarez, J. R., Villarino Marín, A. L., Polanco Allué, I., Iglesias Rosado, C., Gil Gregorio, P., Ramos Cordero, P., … Legido Arce, J. C. (2008). Recomendaciones de bebida e hidratación para la población Española. Nutricion Clinica y Dietetica Hospitalaria.