Salen al mercado unas gafas inteligentes que enfocan solas

Las gafas inteligentes son capaces de cambiar el enfoque visual en menos de un segundo, por lo que sus usuarios podrán distinguir cualquier objeto con facilidad sin importar la distancia

Carlos Mastrangelo, un profesor de ingeniería eléctrica e informática de la Universidad de Utah (Estados Unidos), ha creado unas gafas inteligentes que tienen la capacidad de enfocar de forma automática lo que miramos.

Podríamos estar ante la solución a las molestias de muchas personas con problemas de visión, como la vista cansada o presbicia.

Estas gafas inteligentes se están presentando en diferentes foros.

Su finalidad es ayudar a que todas aquellas personas con presbicia. Esta patología consiste en un defecto del ojo que impide ver con claridad los objetos próximos.

Con las gafas inteligentes, las personas que padecen presbicia u otras enfermedades van a poder ver cualquier objeto sin la necesidad de estar poniéndose y quitándose continuamente las gafas.

La evolución de la vista

Cuando somos jóvenes y las lentes de nuestros ojos son flexibles, podemos enfocar cualquier objeto indistintamente de la distancia a la que se encuentre.

Con el paso del tiempo y a medida que envejecemos, nuestras lentes oculares se vuelven cada vez más rígidas y el ojo tiene una mayor dificultad para enfocar todos aquellos objetos que están cerca.

Y es que cuando la persona envejece, sus lentes visuales pierden la capacidad de cambiar el enfoque.

Por ello, mucha gente acaba necesitando gafas de lectura o bifocales para ver objetos de cerca o gafas normales para ver de lejos.

Lee también: 8 cosas que debes saber sobre las cataratas

El funcionamiento de las gafas inteligentes

El funcionamiento de las gafas inteligentes

Estas gafas inteligentes están dotadas de un sensor capaz de calcular con luces infrarrojas la distancia entre las gafas y un objeto determinado.

Con ello, el sensor es el encargado de avisar a las lentes para que cambien de forma. Lo que se consigue es poder ofrecer así una visión más detallada del objeto en cuestión.

Cuando se activa, el sensor provoca el movimiento de la curvatura de la lente. Así controla la distancia focal y facilita que la persona vea bien cualquier objeto.

Este proceso es similar al que nuestro cuerpo realiza con los ojos.

Las gafas que ha creado Mastrangelo están fabricadas a base de glicerina, un líquido denso e incoloro. Tanto por delante como por detrás están rodeadas por membranas flexibles parecidas a goma.

  • La membrana de atrás de cada lente está conectada a tres actuadores mecánicos que la empujan en una u otra dirección como un pistón transparente.
  • De esta forma se cambia curvatura de la lente líquida y con ello la longitud focal entre esta y el ojo.
  • Las gafas pueden realizar un cambio en el enfoque visual en tan solo 14 milisegundos, por lo sus usuarios podrán distinguir cualquier objeto en cuestión de segundos.
  • Para su funcionamiento, estas gafas inteligentes cuentan con una batería recargable en la montura de las gafas que dura más de 24 horas.
  • Se estima que su precio oscilará entre los 500 y los 1000 dólares (460 y 934 euros).

 Demasiado volumen

En el diseño inicial de estas gafas inteligentes se reprocha su excesivo volumen. No obstante, su creador ha asegurado que su equipo ya está trabajando en “versiones mucho más ligeras, más delgadas y elegantes“.

De esta forma, y con vistas a la segunda generación de estas gafas, el profesor Mastrangelo ha asegurado que incluirán un seguimiento ocular y una cámara en profundidad.

Con estos pequeños dispositivos, el portador de las gafas podrá calcular de una forma más precisa lo que ve.

Visita este artículo: 8 razones por las que estás teniendo problemas de visión

La colocación de las gafas inteligentes

La colocación de las gafas inteligentes

Antes de colocarlas por primera vez, será necesario introducir la graduación de sus gafas en una aplicación de smartphone.

  • Las lentes se calibran automáticamente a través de una conexión Bluetooth.
  • Los usuarios que vayan a utilizar las gafas inteligentes solo necesitan hacer esta calibración una sola vez.

Si se cambia la graduación con el paso del tiempo, no será necesario comprarse otras gafas solo porque su graduación haya cambiado: las gafas se ajustarán a nuestra vista cada vez que se necesite.

Para llevar a cabo este ajuste a nuevas graduaciones será conveniente calibrar las gafas en la aplicación móvil cada cierto tiempo.

Como ya hemos indicado, el equipo de creación de las gafas inteligentes está trabajando para realizar mejoras en el prototipo inicial.

Su intención es, en un período menor de tres años, lanzar al mercado modelos más pequeños y ligeros, más prácticos de llevar.

Una vez estén disponibles estas gafas inteligentes van a revolucionar el sector, así como la idea de adquirir y portar gafas graduadas.