Salir a caminar: 8 razones para hacerlo

Este artículo fue redactado y avalado por el enfermero Daniel Baldó Vela
22 junio, 2019
Pese a sus muchos beneficios, la era del gimnasio ha hecho que salir a caminar pase a un segundo plano. Aquí te cuento algunas razones para hacerlo.

¿Crees que para mantener un estilo de vida activo hay que ir al gimnasio? Salir a caminar a diario es muy beneficioso y aquí te cuento ocho razones para hacerlo.

En España, pese al maravilloso clima que tenemos, cada vez son menos las personas que deciden realizar su actividad física al aire libre. Actualmente, eso de salir a caminar a diario ha pasado a un segundo plano. Sin embargo, existen muy buenas razones para hacerlo.

El último informe anual del Mercado Europeo del Fitness y la Salud refleja que el fitness se ha consolidado como la actividad física más practicada en Europa y sitúa a España como uno de los principales líderes del sector. De hecho, parece que en nuestro país constituye la actividad deportiva de mayor volumen.

¿Y si te digo que no necesitas apuntarte a un gimnasio? Salir a caminar a diario es tanto o más beneficioso y en este artículo te cuento las razones para hacerlo.

Salir a caminar ayuda a reducir la grasa corporal

Caminar constituye una actividad física ideal para quemar grasa corporal. Esto se debe a que permite mantener una frecuencia cardíaca (FC) entorno al 65% de la FC máxima (220-edad en hombres y 226-edad en mujeres).

De este modo, queda garantizado el uso de la grasa corporal como combustible energético principal. Además, a diferencia de otras actividades cardiovasculares, preserva la masa muscular.

Ver también: Pautas de actividad física en los adultos

Aumenta la liberación de serotonina

La serotonina es un neurotransmisor fundamental para la regulación de la conducta social, las emociones, el estado de ánimo y algunas funciones fisiológicas como el sueño, la alimentación y la contracción muscular. Su déficit está relacionado con algunos trastornos mentales como la depresión y los trastornos de la conducta alimentaria.

La exposición a la luz solar y la práctica de actividad física aumentan la producción de serotonina. Esto supone un mejor estado de ánimo y un menor riesgo de depresión y deterioro cognitivo. Entonces, ¿Qué mejor que salir a caminar?

Dos mujeres caminando en un parque
Practicar actividad física al aire libre reduce el riesgo de depresión y demencia.

Favorece la síntesis de vitamina D

La vitamina D es imprescindible para mantener una buena salud ósea, inmunitaria y cerebral. Nuestra principal fuente de vitamina D es la piel que, en contacto con los rayos del sol, transforma el 7-dehidrocolesterol en vitamina D3.

Así, la exposición a la luz solar resulta fundamental y, para ello, caminar al aire libre es perfecto. Lo ideal sería exponer el 10% de nuestro cuerpo al sol, cada día, durante 30 minutos y sin protección solar. Por favor, es muy importante que únicamente te expongas al sol sin protección durante el periodo de tiempo mencionado.

Salir a caminar reduce la tensión arterial

Caminar entra dentro del grupo de actividades aeróbicas y es una práctica ideal para mantener la tensión arterial (TA) dentro de un rango saludable. Un estudio elaborado por Álvarez et al. (2013) encontró una reducción significativa de la TA en niños, adolescentes y adultos, después de una sesión aeróbica de 60 minutos.

La Fundación Española del Corazón la sitúa como una de las actividades más aptas para el control de la TA. Para ello, la Organización Mundial de la Salud recomienda un mínimo semanal de 150 minutos en sesiones no inferiores a 10 minutos.

La práctica de actividad física de tipo aeróbico contribuye a mantener la tensión arterial dentro de la normalidad.
La práctica de actividad física de tipo aeróbico contribuye a mantener la tensión arterial dentro de la normalidad.

Ayuda a mantener la glucemia estable

Caminar ayuda a mantener estables los niveles de glucosa en sangre. Esto se debe a un aumento del gasto energético y de la sensibilidad a la insulina durante las 24-48h siguientes a la sesión de actividad física. Así, se hace especialmente interesante en la prevención y control de la diabetes mellitus tipo 2.

Ver también: Cómo controlar la prediabetes: 5 consejos claves

Mejora la salud del corazón y los vasos sanguíneos

La actividad física moderada, como caminar, mejora la capacidad de contracción del corazón. Esto hace que su trabajo sea más eficiente y, por tanto, que dure más tiempo en perfecto estado.

Además, por su efecto vasodilatador, salir a caminar favorece la circulación sanguínea, reduce el riesgo de colapso circulatorio y, por tanto, disminuye el riesgo de sufrir un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular (ictus).

El National Heart, Lung and Blood Institute aclara que, para aprovecharnos de sus beneficios, la práctica de actividad física debe ser regular.

Caminar regularmente mejora la función del corazón y reduce el riesgo de infarto de miocardio e ictus.
Caminar regularmente mejora la función del corazón y reduce el riesgo de infarto de miocardio e ictus.

Salir a caminar ayuda a disminuir el colesterol y los triglicéridos

Salir a caminar contribuye a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos, y aumenta la proporción de proteína HDL sobre la LDL. 

Además, por su efecto sobre la pérdida de peso, mejora la acción de los fármacos destinados a reducir el exceso de colesterol. Todo ello, reduce el riesgo de sufrir enfermedades de tipo isquémico como las mencionadas en el punto anterior.

Mejora la adherencia a la actividad física

Salir a caminar es gratis, no requiere una condición física extremadamente buena, se puede realizar en cualquier lugar y está libre de horarios. Todo ello favorece tu compromiso con la actividad física. Además, hace que puedas realizarlo con cualquiera y esto aumenta todavía más la adherencia.

Como ves, mantener un estilo de vida activo está al alcance de todos/as y supone numerosos beneficios. Y ahora que lo sabes, ¿A qué estás esperando?