Salmonela: síntomas de su envenenamiento

Okairy Zuñiga · 25 marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por Lourdes Martínez el 10 febrero, 2019
La salmonelosis puede cursar con síntomas como los vómitos, dolor de cabeza, diarrea o escalofríos. Es muy importante tener en cuenta ciertos aspectos higiénicos para evitarla.

La Salmonella es un género bacteriano que ocasiona la enfermedad denominada salmonelosis o salmonela. Esta intoxicación se produce a través de la ingesta de alimentos contaminados.

El hábitat natural de estas bacterias son los intestinos de animales y los seres humanos. También se encuentran en las heces, por lo que una higiene deficiente podría resultar fatal.

La salmonela y el cólera: parámetros en común

A lo largo de los últimos siglos, múltiples infecciones bacterianas se han convertido en las protagonistas de algunos capítulos importantes de la historia de la medicina.

Una de las más conocidas, el cólera, producida por la bacteria Vibrio cholerae, se hizo tristemente famosa, a finales del siglo XIX, debido a la cantidad de contagios en Europa, África y Asia. 

No obstante, esta enfermedad pudo erradicarse (casi en su totalidad) gracias al descubrimiento de su vía de propagación: agua contaminada con materias fecales. A partir de ese momento, la higiene previa de los alimentos se convirtió, prácticamente, en una obligación.

bacteria salmonella y otros bacilos

El caso de la salmonela, al contrario que el del cólera, es mucho menos nocivo y cuenta con un período de incubación previo. No obstante, eso no significa que no sea una infección peligrosa ni que no entrañe ningún tipo de molestia.

Contagio y síntomas de la salmonela

El contagio puede producirse por contacto directo o por contaminación cruzada durante la manipulación de la comida. Esto puede ocurrir cuando se manipulan alimentos cocidos o lavados con alimentos crudos contaminados.

La forma más común de transmisión es a través aquellos de origen animal. Pueden ser pollo, huevos, carne vacuna o incluso leche. También es importante prestar especial atención a sus derivados crudos: mayonesas, quesos, helados y cremas.

Igualmente, hay que estar atentos a las mascotas, porque pueden ser transmisoras. Los más propensos a sufrir esta enfermedad son los reptiles (por ejemplo, las tortugas) y los pájaros.

Los primeros síntomas suelen aparecer entre las 12 y las 72 horas siguientes al contagio. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, estos pueden ser inespecíficos: diarrea, vómitos, dolor intestinal, dolor de cabeza y escalofríos, entre otros. La duración normal es de cuatro a siete días.

Generalmente, la gente no suele dar importancia a la sintomatología, porque parece la de una gastroenteritis. No obstante, si los síntomas persisten pasada una semana, es recomendable acudir médico.

Claves para evitar la infección por salmonela

1. Mantener una buena higiene

Según este estudio realizado por la Pontificia Universidad Católica de Chile, la higiene es, prácticamente, la medida más importante que se puede aplicar a diario.

Hay que lavarse las manos con agua tibia y jabón antes y después de manipular alimentos, cambiar un pañal o tocar una mascota.

Se deben fregar los utensilios de cocina, las tablas y las mesas después de preparar cada alimento. Si es posible, se pueden usar toallas de papel o desechables para limpiar la mesa.

2. No mezclar alimentos

Carnes rojas

Es importante separar las aves, pescados y carnes crudas de otros alimentos, tanto en el carrito del supermercado como en la nevera. Si es posible, compra tablas para picar de plástico y de diferentes colores. Usa una para los vegetales y frutas crudas, otra para las carnes y una última para los cocidos.

Se debe tener especial cuidado al manipular alimentos crudos. Hay que asegurarse de mantener una higiene correcta y lavar cada alimento antes del consumo humano.

3. Cocinar bien la carne y el pescado

Al cocinar, hay que cerciorarse de que todo quede bien cocido. No importa qué tipo de alimento sea, carne o pescado. Todos los tipos de cocción son válidos, lo importante es que alcance temperaturas elevadas. No obstante, se debería evitar el uso del microondas, porque no alcanza el mismo nivel de calor.

De la misma forma, hay que procurar no consumir salsas a base de huevo crudo, porque si hubo algún pequeño descuido en su elaboración, podría favorecer la intoxicación.

Leer también: ¿Cómo saber si los huevos están en mal estado?

4. Guardar todo en el refrigerador lo antes posible

Refrigerador

Se debería mantener la nevera lo más limpia posible. Hay que lavar las botellas y los envases plásticos de lácteos (nunca se sabe en qué estado estaban las manos que los tocaron).

Es recomendable que todos los productos estén ordenados y limpios. Hay que refrigerar los alimentos procesados antes de pasadas las dos horas (una hora, si la temperatura ambiente es mayor a 32 °C).

Leer también: Cómo limpiar y desinfectar la nevera usando 5 soluciones caseras.

Cuando se descongele algún alimento, puede hacerse tanto en el microondas como en agua fría o en la nevera, pero nunca a temperatura ambiente. Y si se va a marinar algún tipo de carne, hay que dejarla en el refrigerador.

¿Realmente la higiene debe ser tan estricta?

La infección por salmonelosis puede ser realmente molesta. Para evitarla, así como otras infecciones de origen bacteriano, este punto debe ser imperativo, tanto a nivel corporal como a través de los alimentos de consumo.

Jamás se debe cocinar sin haberse lavado las manos o sin haber lavado cada uno de los alimentos. Igualmente, es importante no consumir, a ser posible, ningún tipo de alimento crudo o que no haya pasado por un proceso seguro de descontaminación.

  • Antunes, P., Mourão, J., Campos, J., & Peixe, L. (2016). Salmonellosis: The role of poultry meat. Clinical Microbiology and Infection. https://doi.org/10.1016/j.cmi.2015.12.004
  • Crump, J. A., & Wain, J. (2016). Salmonella. In International Encyclopedia of Public Health. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-803678-5.00394-5
  • Eng, S. K., Pusparajah, P., Ab Mutalib, N. S., Ser, H. L., Chan, K. G., & Lee, L. H. (2015). Salmonella: A review on pathogenesis, epidemiology and antibiotic resistance. Frontiers in Life Science. https://doi.org/10.1080/21553769.2015.1051243
  • Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. https://medlineplus.gov/spanish/salmonellainfections.html
  • Moreno, Manuel., Alarcón, Alejandra. (2010).Higiene alimentaria para la prevención de trastornos digestivos infecciosos y por toxinas. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0716864010705964