Salpingitis o inflamación de las trompas de Falopio

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
30 abril, 2019
Las infecciones que producen salpingitis comienzan en la vagina y van ascendiendo hacia el tracto genital superior.

La salpingitis es un tipo de enfermedad inflamatoria pélvica que consiste en la inflamación de las trompas de Falopio. Suele aparecer tras una infección bacteriana por Chlamydia trachomatis o Neisseria gonorrhoeae. Sin embargo, puede ser causada por otro tipo de gérmenes.

Además, la infección por uno de estos patógenos aumenta la posibilidad de transmisión del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. Las infecciones que producen salpingitis empiezan en la vagina y van ascendiendo hacia el tracto genital superior.

Tipos de salpingitis

Dependiendo de si afecta a una trompa o a las dos, se denomina salpingitis unilateral o bilateral. Aunque, la salpingitis bilateral se presenta aproximadamente en un 60 % de los casos. Se pueden diferenciar dos tipos de salpingitis:

  • Salpingitis aguda: requiere atención médica inmediata por sus síntomas. Además, es necesario el tratamiento con antiinflamatorios y antibióticos. Puede incluso llegar a precisar cirugía si se presenta una acumulación de pus en la trompa.
  • Salpingitis crónica: puede pasar desapercibida porque es asintomática. Suele ponerse de manifiesto después del periodo menstrual.

Síntomas de la salpingitis

Fisiología del aparato femenino
Los pacientes asintomáticos elevan el riesgo de infección por una mayor facilidad de transmisión.

Los síntomas de esta enfermedad pueden variar en función del microorganismo que intervenga. Pero hay un síntoma característico y común, el dolor e inflamación pélvica.

Pueden pasar de 2 días a 3 semanas o incluso meses después de haber tenido el contacto con el agente causante. No obstante, el contagio se facilita por el hecho de que haya pacientes asintomáticos. La existencia de pacientes portadores de la infección que son asintomáticos, aumenta las probabilidades de que haya complicaciones graves.

Sin embargo, hay otros síntomas que pueden aparecer como:

  • Secreción vaginal anormal con flujo espeso.
  • Fiebre, náuseas y vómitos.
  • Dolor durante la ovulación.
  • Sangrados menstruales irregulares.
  • Relaciones sexuales incomodas e incluso dolorosas.

Quizá te interese: Miomatosis uterina gigante: qué es y cómo se trata

¿Cómo se puede diagnosticar?

Para el diagnóstico de la salpingitis se tienen en cuenta los síntomas y el historial sexual de la paciente. Mediante la ecografía se pueden detectar los casos más graves de salpingitis. A su vez, permite descartar la existencia de otra patología.

Para identificar el patógeno causante de la salpingitis se realiza un análisis de las secreciones vaginales. Generalmente, si el diagnóstico se realiza precozmente, la inflamación remite con el tratamiento. Sin embargo, un diagnóstico tardío puede implicar complicaciones más graves. De ser así, es más probable que haya secuelas.

Tratamiento

Antibióticos
El tratamiento de elección incluye antibióticos para eliminar la infección causante de la inflamación.

Al tratarse de una inflamación causada normalmente por un agente bacteriano, el tratamiento de elección es el farmacológico. El tratamiento consiste en la administración de antibióticos y antiinflamatorios para el dolor.

El antibiótico utilizado dependerá de cuál sea el microorganismo causante de la infección. Algunos de los antibióticos que se utilizan son:

Es importante mencionar que la pareja de la paciente también deberá tratarse con antibióticos. Además, es aconsejable evitar las relaciones sexuales hasta después de una semana del fin del tratamiento, ya que la práctica sexual puede empeorar el cuadro clínico.

Por otro lado, en los casos más graves, si el tratamiento ambulatorio no es efectivo, puede ser necesaria la hospitalización de la paciente. En este sentido, si la infección de las trompas de Falopio se complica, se opta por el tratamiento quirúrgico. En estas situaciones se suele recurrir a la salpingectomia, es decir, a la extirpación de las trompas de Falopio.

Descubre: ¿Qué es la fecundación in vitro?

Complicaciones de la salpingitis

La salpingitis es una causa de esterilidad. Los procesos inflamatorios originan adherencias en las trompas o fibrosis de la luz tubárica. Estas adherencias hacen que el canal tubárico no funcione adecuadamente.

La inflamación de las trompas obstaculiza el camino del óvulo hacia el útero. Esto dificulta que se encuentre con el espermatozoide, y por tanto, impide la fecundación. Además, en el 50 % de los embarazos ectópicos, existen antecedentes clínicos de salpingitis.

Por esta razón, si después del tratamiento las trompas siguen alteradas, para conseguir un embarazo se recomienda la fecundación in vitro.

Además, en el caso en el que haya un embarazo sin que la paciente se haya tratado la infección por clamidia, ésta puede provocar partos prematuros e infecciones en el recién nacido. Por ello, el recién nacido puede sufrir conjuntivitis y neumonía. Otras complicaciones que pueden aparecer son:

  • Dolor pélvico crónico
  • Embarazo ectópico
  • Absceso pélvico de pus
  • Septicemia
  • Enfermedad inflamatoria pélvica recurrente
  • Plummer, F. A., Chubb, H., Simonsen, J. N., Bosire, M., Slaney, L., Nagelkerke, N. J. D., … Brunham, R. C. (1994). Antibodies to opacity proteins (Opa) correlate with a reduced risk of gonococcal salpingitis. Journal of Clinical Investigation. https://doi.org/10.1172/JCI117159
  • GWILLIM, C. M. (1953). Salpingitis. The Practitioner.
  • Kiviat, N. B., Wolner-Hanssen, P., Eschenbach, D. A., Wasserheit, J. N., Paavonen, J. A., Bell, T. A., … Holmes, K. K. (1990). Endometrial histopathology in patients with culture-proved upper genital tract infection and laparoscopically diagnosed acute salpingitis. American Journal of Surgical Pathology. https://doi.org/10.1097/00000478-199002000-00008