Salsa de tomate casera: sabor de hogar

Elena Martínez Blasco · 20 febrero, 2017
Hay quienes prefieren preparar su salsa de tomate casera con tomates de huerto.

Preparar una salsa de tomate casera no solo ayuda a que los platos adquieran un sabor mucho más hogareño y especial, sino que también nos permite encontrar el punto exacto de cada ingrediente, ayudándonos así a disfrutar aún más de las recetas.

La mezcla de tomate, ajo, cúrcuma y pimiento rojo con un toque de pimienta negra nos permite obtener una salsa exquisita que no dejará indiferente a ningún comensal. 

Hay quienes sustituyen la cúrcuma por azafrán. ¡Tú eliges!

Tomate rico en agua.

Ver también: Aprende a cultivar tomate en casa

Receta de la salsa de tomate casera

Ingredientes

  • 1 pimiento rojo.
  • 4 dientes de ajo.
  • 6 tomates bien maduros.
  • 1 pizca de sal marina.
  • 1 pizca de azúcar integral de caña.
  • Aceite de oliva virgen extra (al gusto).
  • Pimienta negra (al gusto). 
  • Opcionales: cúrcuma, pimienta de cayena.

Preparación

  • Picaremos bien el ajo y reservaremos.
  • Cortaremos el pimiento rojo a pequeños trozos y lo sofreiremos.
  • Mientras, lavaremos y pelaremos los tomates.
  • A continuación, los rallaremos o bien los batiremos. También podemos optar por machacarlos si preferimos que la salsa tenga trocitos de tomate.
  • En una cazuela pondremos el sofrito de pimiento y el tomate.
  • Lo pondremos a cocer a fuego lento y añadiremos las especias, la sal marina y el azúcar moreno.
  • Dejaremos que se cocine durante 45 minutos.
  • En el último minuto, justo al apagar el fuego, añadiremos los dientes de ajo picados.
  • Podemos volver a batir la salsa para que no haya trozos de pimiento y ajo, o bien dejarla así.
  • La probaremos y, si es necesario, añadiremos más sal.
  • Si queremos darle un toque personal, podemos añadirle otras hortalizas (cebolla, pimiento verde, calabacín, berenjena, etc.) y otras especias o plantas aromáticas (orégano, laurel, albahaca, comino, curry, etc.).
  • Dejaremos enfriar la salsa y ya estará lista para acompañar todo tipo de platos: arroz, pasta, hortalizas, rellenos, etc.

Descubre: Deliciosas recetas de pasta bolognesa

Conservación de la salsa de tomate casera

  • Para conservarla podemos guardarla en frascos de cristal herméticamente cerrados.
  • En la nevera nos puede durar hasta una semana.
  • No obstante, si decidimos hacer más cantidad de una vez, deberemos almacenarla en el congelador.