Salud intestinal: sencillos consejos para tu alimentación

Valeria Sabater·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante al
23 Enero, 2019
¿Quieres saber qué alimentos son adecuados para tu intestino? A continuación te indicamos unos sencillos consejos para mejorar tu salud intestinal.

El intestino cumple una función indispensable en nuestro organismo. De este órgano depende básicamente la absorción de todos los nutrientes que comemos. Por lo tanto es fundamental cuidar la salud intestinal.

Por las paredes intestinales se capta el agua, los azúcares, minerales, vitaminas, así como los productos que nos ayudan a digerir proteínas, grasas e hidratos de carbono.

¿Cómo cuidar de mi salud intestinal?

El modo en que nos alimentemos va facilitar su correcto funcionamiento, y una dieta equilibrada nos ayudará sin duda a que todas sus funciones se lleven a cabo de un modo adecuado y sano.

Además de una alimentación adecuada también hemos de tener en cuenta el peso de las emociones en nuestro organismo. Las situaciones de estrés afectan directamente la salud de nuestro intestino, de ahí que también tengamos que tenerlo en cuenta.

Es muy sencillo cuidar de la salud intestinal. Además de sabrosos, los siguientes alimentos que te proponemos son muy fáciles de encontrar y de consumir. Toma nota:

Alimentos con Beta-caroteno

Zanahorias y otros alimentos con Beta-caroteno para la salud intestinal

Son indispensables para el buen estado de la piel y las mucosas, además de ejercer una acción antioxidante. El Beta-caroteno es la sustancia responsable de este poder y está incluido en aquellas frutas y verduras de color amarillo o naranja.

Además contienen flavonoides que, una vez ingeridos, se transforman en el hígado y en el intestino en Vitamina A. Estos flavonoides poseen un carácter antiinflamatorio crucial para la salud según afirma el siguiente estudio.

Alimentos con Vitamina C

Se trata de una sustancia necesaria para formar colágeno en las membranas de las células. Si tenemos una falta de estos nutrientes, es posible que la mucosa intestinal se vuelva más frágil tal y como afirma la revista “Cellular Physiology and Biochemistry”.

De ahí la necesidad de consumirlos para disponer de estas necesarias enzimas que favorecerán la digestión de los alimentos. Entre los alimentos ricos en vitamina C están la fresa, la papaya, el kiwi y el mango.

Alimentos ricos en vitamina E y grasas del tipo Omega-3

Salmón y otros pescados azules para la salud intestinal

Estos nutrientes previenen la la oxidación y protegen las membranas celulares. Los ácidos grasos Omega-3 ofrecen elasticidad y adaptabilidad a las membranas de las células intestinales.

Estos ácidos grasos son muy importantes porque que a partir de ellos se producen en nuestro cuerpo prostaglandinas de la serie 3; compuestos que controlan las inflamaciones según el siguiente estudio artículo científico. Puedes consumir tanto alimentos de origen animal como vegetal. Entre ellos:

Origen animal

  • Pescados azules
  • Salmones
  • Bacalaos
  • Sardinas
  • Yema de huevo
  • Langostas
  • Cangrejos

Origen vegetal

  • Lechuga
  • Soja
  • Espinacas
  • Coles de bruselas
  • Piñas
  • Almendras
  • Nueces
  • Semillas de girasol
  • Cacahuetes
  • Albahaca
  • Orégano
  • Albaricoques secos

Yogures, kéfir y lácteos fermentados

Además de ser alimentos con unas excelentes cualidades nutricionales, actúan directamente en la flora intestinal promoviendo el desarrollo de bacterias beneficiosas para el organismo y la salud intestinal. Se digieren muy fácilmente y sus nutrientes son de buena asimilación a nivel intestinal.

De hecho cada vez se descubren más propiedades positivas del consumo de lácteos fermentados. Los artículos científicos relacionan un consumo regular de estos productos con una correcta salud.

Alimentos ricos en fibra para la salud intestinal

Manzanas rojas: fibra para la salud intestinal

Estos alimentos de origen vegetal facilitan el tránsito de las enzimas por el estómago y por el intestino delgado, consiguiendo así que lleguen al colon sin degradarse.

En el colon se fermentan las bacterias intestinales, favoreciendo así el equilibrio de la flora intestinal. Además, aporta de este modo innumerables beneficios en todo el organismo.

De igual manera, incrementa la sensación de saciedad, contribuye a hacer más soluble la bilis y ayuda a regular el nivel de glucosa y colesterol en sangre. Desde luego también evita el estreñimiento. La revista “Alimentary Pharmacology & Therapeutics” evidencia las propiedades de la fibra sobre la salud intestinal.

Entre los alimentos ricos en fibra están cereales los integrales, las legumbres, las hortalizas, las frutas y los frutos secos:

Cereales

  • Arroz integral
  • Alpiste
  • Avena
  • Salvado de avena
  • Centeno
  • Cebada

Frutas

  • Fresa
  • Ciruela
  • Pera
  • Naranja
  • Pomelo
  • Limón
  • Manzana
  • Frambuesa

Verduras y hortalizas

  • Brócoli
  • Pimiento
  • Remolacha
  • Patata
  • Alcachofa
  • Pepino
  • Espárrago
  • Ajo
  • Calabaza
  • Yuca
  • Tomate

Como podemos ver el tratamiento para cuidar la salud de nuestros intestinos es realmente sencillo y práctico. No requiere más que un poco de voluntad, además de seleccionar adecuadamente todo aquello que ponemos cada día en nuestro plato.

Y recuerda, además de una dieta adecuada, evita las situaciones de estrés, gestiona adecuadamente las emociones para que tu organismo no se resienta. De ti depende vivir con salud. Es sencillo intentarlo.

  • Escudero Álvarez, E., & González Sánchez, P. (2013). La fibra dietética. Nutrición Hospitalaria. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004
  • Martínez-Flórez, S., González-Gallego, J., Culebras, J. M., & Tuñón, M. J. (2002). Los flavonoides: Propiedades y acciones antioxidantes. Nutricion Hospitalaria. https://doi.org/10.3305/nutr hosp.v17in06.3338
  • Mollinedo Patzi, M. A., & Carrillo Larico, K. J. (2014). Absorción, excreción y metabolismo de las vitaminas hidrosolubles. Revista de Actualización Clínica. https://doi.org/10.1007/978-1-61779-455-1_3
  • Ötles, S., & Ozgoz, S. (2014). Health effects of dietary fiber. Acta Scientiarum Polonorum, Technologia Alimentaria. https://doi.org/10.17306/J.AFS.2014.2.8
  • Slavin, J. (2013). Fiber and prebiotics: Mechanisms and health benefits. Nutrients. https://doi.org/10.3390/nu5041417
  • Trueba, G. P. (2003). Los flavonoides: Antioxidantes o prooxidantes. Revista Cubana de Investigaciones Biomedicas.
  • Serafini M., Peluso I., Raguzzini A., Flavonoids as anti-inflammatory agents. Proc Nutr Soc, 2010. 69 (3): 273-8.
  • Aldajani MM., Vanicek CN., Alhazzaa N., Agarwal R., Geibel JP., Acute effects of vitamin C exposure on colonic crypts: direct modulation of pH regulation. Cell Physiol Biochem, 2017. 44 (1): 377-387.
  • Calder PC., Omega 3 fatty acids and inflammatory processes: from molecules to man. Biochem Soc Trans, 2017. 45 (5): 1105-1115.
  • Wilkins T., Sequoia J., Probiotics for gastrointestinal conditions: a summary of the evidence. Am Fam Physician, 2017. 96 (3): 170-178.