no sabía lo que tenía