no sabía lo que tenía

No sabía lo que tenía, hasta que lo perdí

Estaba ciego ante la realidad. No sabía lo que tenía, pero todo esto cambió cuando te perdí. Fue entonces cuando una bofetada de realidad me hizo ver lo que tenía y dejé escapar, aquello que no supe valorar y se fue.