¿Por qué es tan saludable la avena? Tips para consumirla

La avena no solo es conocida por ser un superalimento sino que también se ha ganado el título de la 'reina de los cereales'.

A menudo, diversos medios indican que la reina de los cereales es un buen alimento para cualquier dieta y que deberíamos aprovecharla regularmente. Sin embargo, ¿Por qué es tan saludable la avena?

Para poder responder a dicha interrogante, lo mejor será repasar los valores nutricionales de este cereal. Una vez conozcamos un poco más qué contiene, podremos constatar los diferentes beneficios para el organismo.

Entre otras propiedades, este alimento es famoso por ayudar a regular el sistema digestivo y por brindar la energía que necesaria para rendir a lo largo del día.

La avena también es muy popular por ser un ingrediente muy versátil en la cocina. Puede encontrarse en distintos formatos y se incorpora bien a otros alimentos.

Veamos a continuación todas las propiedades de la reina de los cereales, así como algunas maneras muy fáciles de consumirla a diario.

¿Por qué es tan saludable la avena?

Una de las razones del por qué es tan saludable la avena es por su alto contenido de proteínas de bajo coste, las cuales son necesarias para el buen mantenimiento de los huesos y la masa muscular, así como para equiparar la proteína vegetal frente a la animal.

copos de avena

Te interesa saber: 7 tips para tener un corazón sano

Otra de las razones del por qué es tan saludable la avena es por su gran aporte de fibra al organismo.

La fibra ayuda a mejorar el tránsito intestinal, lo cual resulta muy beneficioso para la salud. Al expulsar con normalidad los desechos del organismo, se previenen enfermedades y se mantiene un buen estado de salud, en general.

Por ejemplo, la fibra ayuda a regular la glucosa en la sangre y, a su vez, al inhibir la síntesis del colesterol, ayuda a mantenerlo en un nivel adecuado.

Pero no todo se resume en proteínas y fibra. La avena también contiene hidratos de carbono, betaglucanos, tiamina, vitamina E y vitaminas del grupo B (B1, B2 y B6) y E, y minerales (calcio, magnesio, zinc, fósforo, hierro, ácido fólico).

Cada uno de estos nutrientes favorece un ámbito de la salud y refuerza otros. En conjunto, consiguen que la avena se convierta en la reina de los cereales y un excelente alimento para la dieta.

En vista de lo anterior, se entiende que la cuestión del por qué la avena es tan saludable no puede tener una respuesta corta.

Su aporte para la salud

  • La avena mejora la función digestiva, previene la acidez y las úlceras gástricas.
  • Favorece el tránsito intestinal y combate el estreñimiento sin irritar el intestino, gracias su contenido en fibra. Es, por lo tanto, un cereal mucho más adecuado que cualquier harina refinada.
  • La fibra que contiene también ayuda a reducir los niveles altos de colesterol.
  • Es muy nutritiva y energética, de modo que nos aporta mucha vitalidad. Esta propiedad nos ayuda en periodos de esfuerzos y convalecencias, y es muy adecuada para todos: desde deportistas y niños hasta mujeres embarazadas.
  • Aunque no sea baja en calorías, la avena contribuye a bajar de peso de manera saludable gracias a su alto poder saciante y su bajo contenido en grasas. Podemos consumirla cada día de manera moderada.
  • Al contener ácido fólico, su consumo contribuye a la síntesis normal de aminoácidos, metabolismo normal de la homocisteína, entre otros aspectos.
  • Facilita la función del hígado y, por lo tanto, facilita la eliminación de toxinas de nuestro organismo. Esto es imprescindible para prevenir enfermedades.
  • Puesto que es rica en hierro, un mineral que contribuye a la función cognitiva normal, al favorecer el transporte de oxígeno en el cuerpo, entre otros aspectos, el consumo de avena ayuda a regular el sistema nervioso y combatir el nerviosismo y el insomnio.

Descubre: ¿Por qué es importante el hierro para el rendimiento físico?

Tips para consumir avena

Se puede consumir este superalimento de muchas maneras diferentes. A continuación, te comentamos algunas de las más comunes y sencillas.

1. En copos, hojuelas

Los copos de avena se pueden comer crudos o cocidos, a modo de desayuno o merienda. Cabe destacar que, crudos pueden causar acidez a algunas personas, por lo que deben masticarse bien.

Si se elige comerlos crudos, se pueden tostar y combinar con frutos secos y frutas, lo cual se conoce más comúnmente como granola. En algunos países, los copos de avena se sirven solamente con leche.

También se puede encontrar este cereal en hojuelas. Incluso, existe el salvado de avena.

2. Harina

La harina de avena que se obtiene al moler este cereal, es un ingrediente perfecto para las recetas de panadería y pastelería. Es una harina mucho más nutritiva que la de trigo y aporta una buena consistencia y sabor a las comidas.

3. En bebidas y cremas

Otra de las formas más comunes y fáciles de consumir avena es a modo de bebida o crema. Se puede preparar en casa o bien, adquirirla en casi cualquier supermercado.

Quienes buscan una alternativa a la leche animal, sin lactosa, pueden optar por la bebida de avena. También se puede recurrir a la nata de este cereal, que es más concentrada y espesa que la bebida. La nata se puede usar en para cocinar salsas, postres, etcétera.

Batido de avena

Algunas consideraciones

Las personas con intolerancia al gluten o celiaquía, deben asegurarse de que su avena no contenga gluten, ya que muchas marcas comerciales suelen venir contaminadas.

En caso de querer utilizar avena cruda en hojuelas o copos para preparar algún plato, se recomienda colocarla en remojo durante algunas horas. Ojo, esto no siempre es necesario, todo depende de la receta.

  • Gómez Carus y Col. (2017). Informe: datos actuales sobre las propiedades nutricionales de la avena. Fundación española de la nutrición (FEN). [En línea] Disponible en: https://www.fen.org.es/storage/app/media/PUBLICACIONES%202017/INFORME%20AVENA_FEN_v2_2017.pdf.