Saludos al sol: poderosa y completa rutina de yoga

Solimar Cedeño · 8 junio, 2018
Los saludos al sol repetidos varias veces son una buena rutina para fortalecer mente y cuerpo a la vez que mejoramos el flujo de energía a través de los chakras

El saludo al sol es una secuencia de asanas en yoga que se hace al iniciar o terminar la práctica de la disciplina y proporciona estabilidad y energía al cuerpo. Puedes hacer varios saludos al sol como rutina yóguica completa, sin que sea necesario complementarla con más posturas.

Existen varias asanas con múltiples beneficios para la salud y el saludo al sol es la combinación de 7 de ellas. De esas posturas se repiten 5, para obtener un total de 12 asanas en la rutina. Estas asanas requieren de gran concentración y control de la respiración.

¿Cuáles son las asanas que conforman los saludos al sol?

  • Pranamasana (postura de oración).
  • Uttanasana (flexión hacia atrás con los brazos levantados).
  • Padahastana (postura de manos y pies).
  • Ashua Sanchalanasana (postura del paso extendido)
  • Adho Mukha Svanasana-Parvatasana (perro cara abajo)
  • Ashtanga Namaskara (saludo al sol con 8 miembros).
  • Bhuyangasana (postura de la cobra).
  • Repetición de las posturas perro cara abajo, paso extendido, manos y pies, flexión hacia atrás con brazos levantados y de oración.
yoga. Saludos al sol

¿Cómo hacer los saludos al sol?

Párate con los pies juntos, espalda recta y relajada, luego inhala profundamente y junta tus manos frente al pecho en posición de oración. Llena de aire tus pulmones mientras estiras los brazos hacia arriba y arqueas la espalda hacia atrás. Hazlo con cuidado, no fuerces demasiado la espalda.

Exhala y, a la vez, estira el cuerpo hacia abajo sin flexionar las piernas y trata de tocar el suelo con las manos. No importa si no la tocas la primera vez que practiques el ejercicio. Con el tiempo lo lograrás al ganar mayor flexibilidad.

Lleva una pierna hacia atrás, apoyando el empeine en el piso. Levanta un poco la cabeza sin dejar de apoyar las manos en el suelo. Respira profundo y retén el aire por unos segundos.

Exhala con los brazos flexionados y deslízate con el cuerpo apoyando el pecho en el suelo. Estira los brazos, arquea la espalda hacia atrás y levanta la cabeza para completar la postura de la cobra e inhala.

Suelta el aire y lleva todo el cuerpo hacia atrás, hasta la posición de manos y pies. Finalmente, lleva hacia adelante la pierna que antes habías llevado hacia atrás en la postura del paso extendido. Inhala de nuevo y luego exhala otra vez, hasta volver a la posición de oración.

¿Cuándo hacerlos?

Los saludos al sol son considerados como una forma de acción de gracias al sol, por lo que se dice que saludarlo dirigiendo el cuerpo hacia él es recibir la energía del macrocosmos.

Se recomienda hacer esta postura por la mañana, al mediodía y al atardecer porque son los puntos importantes del sol durante el día. En el primero está empezando el día, lo que quiere decir que está lleno de energía, en el segundo se encuentra en el punto más alto y de mayor esplendor, y en el último se prepara para ocultarse.

Cuando empiezan nuevos ciclos o cambios de estación, así como ciclos personales, se recomienda hacer un ritual de 108 saludos al sol para llenar de energía el cuerpo y prepararse para nuevas etapas. Esta cifra representa las 108 cuentas del yapa mala, el rosario budista utilizado para contar los mantras en la meditación.

Beneficios de los saludos al sol

  • Alivian el dolor de espalda.
  • Aumentan la flexibilidad y fortalecen los músculos del cuello.
  • Reducen los dolores de cabeza.
  • Tonifican todos los músculos del cuerpo.
  • Proporcionan mayor equilibrio y estabilidad.
  • Ayudan a controlar la respiración.
  • Reducen los niveles de estrés.
  • Aumentan la capacidad de concentración.
  • Eliminan la ansiedad acumulada en el plexo solar, considerado el centro de energía mayor del cuerpo.
  • Fortalecen el sistema nervioso.
  • Oxigenan la sangre.
  • Aumentan el flujo de energía por todos los chakras del cuerpo

Si quieres hacer una rutina de yoga completa y revitalizante, te recomendamos hacer varios saludos al sol durante 30 o 45 minutos. Eso será suficiente para obtener grandes beneficios mentales y físicos.

Como en todas las rutinas de yoga, debes hacer la de saludos al sol con mucho cuidado porque, de igual forma, tiene un nivel de dificultad que a veces no soportan los yoguis principiantes. No te exijas demasiado y escucha a tu cuerpo siempre.

Si sientes dolor, detén el ejercicio y relájate. Ten paciencia, luego podrás dominar esta y otras rutinas de yoga, pero la prioridad en todo momento debe ser tu salud y bienestar.