Saquitos de calabacín: deliciosos y sanos

Los saquitos de calabacines son deliciosos, ligeros y nutritivos. Además permiten diversas combinaciones, en función de cómo y cuándo deseemos servirlos: como entrante o como guarnición.

Los saquitos de calabacín son una receta que ha triunfado en muchas cocinas gracias a su fácil preparación y, sobre todo, al poco tiempo que requiere. Se trata de una comida pensada como entrante o guarnición ligera. Y lo mejor es que, al igual que las preparaciones a base de crepes, harina u hojaldre, entre otros, admite diversas combinaciones.

Para preparar los siguientes saquitos de calabacín no hace falta ser un experto en cocina ni tener ningún tipo de habilidad especial. Con tan solo un buen pelador, un cuchillo de cocina y unos cuantos ingredientes podemos conseguir prepararlos a la perfección. La receta viene a ser, en realidad, una especie de carpaccio vegetal con relleno, dispuesto en forma de cruz y envuelto de tal forma que parece, un pequeño paquete o saco.

Saquitos de calabacín y salmón

Los saquitos de calabacín con carne son muy variados. Algunos están hechos con pescado y mariscos (gambas, salmón, atún, merluza, etcétera) y otros con carnes rojas y blancas (pollo, pavo, ternera o jamón serrano, entre otros). Dependiendo de nuestra elección, el saquito vendrá a ser más o menos salado, por lo que habrá que condimentar de distintas formas para conseguir que cada mezcla de ingredientes quede con el sabor deseado.

Ingredientes (para 1 o 2 comensales)

  • Aceite de oliva
  • Salmón fresco (150 g)
  • 1 huevo mediano
  • 1 taza de harina (150 g)
  • ½ taza de pan rallado (75 g)
  • 2 calabacines grandes
  • 1 taza de queso de cabra (200 g)
  • Aderezo para untar: mayonesa
  • Opcional: sal, pimienta negra, hierbas provenzales, zumo de limón
  • Otros: palillos (para sujetar)

Descubre: Mayonesas vegetales, sabrosas y muy saludables

Preparación

  1. Ponemos a precalentar una sartén a fuego bajo, con un chorro de aceite de oliva.
  2. Pelamos los calabacines para obtener tiras largas y de un grosor fino. Reservamos.
  3. Aparte, limpiamos y cortamos el salmón en tiras muy delgadas. Seguidamente, condimentamos con sal, pimienta y abundante zumo de limón; para ello harán falta unos 30 o 45 mililitros (2 o 3 cucharadas).
  4. Cortamos el queso de cabra en rodajas pequeñas, no demasiado gruesas.
  5. Tomamos dos tiras de calabacín y colocamos una de forma horizontal y otra encima de forma vertical (para formar una cruz).
  6. Ahora procedemos a colocar una rodaja de queso en el centro de la cruz. Sobre el queso, colocaremos una loncha de salmón y cerraremos el saquito. Atravesamos el centro con un palillo de madera para sujetar todos los ingredientes.
  7. En un bol, cascamos el huevo y lo batimos. En otro bol, mezclamos la harina y el pan rallado.
  8. Mojamos el saquito un momento en el huevo y, luego, lo pasamos por la mezcla de harina y pan.
  9. Freímos el saquito en abundante aceite de oliva hasta que se dore por completo.

Saquitos de calabacín y jamón serrano

Ingredientes (para 1 o 2 comensales)

  • Aceite de oliva
  • Jamón serrano (150 g)
  • 1 huevo mediano
  • 1 taza de harina (150 g)
  • ½ taza de pan rallado (75 g)
  • 2 calabacines grandes
  • 1 taza de queso de cabra (200 g)
  • Aderezo para untar: mayonesa
  • Condimentos: sal, pimienta negra, ajo y perejil
  • Otros: palillos (para sujetar)

¿Lo sabías? El ajo y sus increíbles propiedades adelgazantes

Preparación

  1. Para preparar los siguientes saquitos de calabacín, lo primero que debemos hacer es pelar los vegetales para conseguir varias tiras finas.
  2. Precalentamos una sartén a fuego medio, ligeramente engrasada con un poco de aceite de oliva.
  3. Cocemos las tiras de calabacines ‘al grill’ durante unos minutos; luego apagamos el fuego y procedemos a formar nuestros saquitos, tal y como se menciona en la receta anterior.
  4. Aparte, machacamos el ajo fresco y procedemos a añadirle un poco de aceite de oliva, pimienta negra, sal y perejil.
  5. En el centro de la cruz, colocamos una rodaja de queso y una loncha de jamón serrano (doblada) y añadimos un poco del aliño preparado antes de cerrar el saquito.
  6. Antes de llevar a freír, pasamos por huevo y luego por la mezcla de harina y pan. ¡Y listo!

Los saquitos de calabacín son muy fáciles de preparar una vez que se dispone correctamente de los ingredientes. Por supuesto, el éxito de la receta también radica en las proporciones; Si rellenamos demasiado los saquitos, corremos el riesgo de que se deshagan al freírse. En este sentido, es necesario ser moderados.

En lo que respecta a la preparación de las tiras de calabacín es importante señalar que, por lo general, no hace falta cocinarlas. No obstante, si deseamos hacerlo, estas siempre quedan muy bien al grill, ya que quedan en el punto justo para que el calabacín no esté ni demasiado duro ni demasiado blanco.