¿Se puede aumentar la fertilidad?

Para aumentar la fertilidad debemos cuidar de nuestra dieta y adoptar hábitos sanos, como el ejercicio físico, a la vez que abandonamos los perjudiciales, como el alcohol o el tabaco

Si deseas quedar embarazada y lo llevas intentando desde hace tiempo sin éxito quizás deberías consultar con un especialista en fertilidad.

El profesional te dará varias opciones para tener en cuenta. Además puedes aumentar las posibilidades de tener un hijo si cambias ciertos hábitos.

¿Cuáles? En este artículo te lo contamos.

Hábitos para aumentar la fertilidad

Muchas parejas tardan bastante tiempo en concebir un niño no por cuestiones médicas o enfermedades, sino porque no mantienen hábitos saludables.

Además de consultar con un especialista puedes mejorar poco a poco tu dieta y tus actividades cotidianas para que quedar embarazada sea un proceso más fácil.

Lee también: 7 claves para afrontar y superar la infertilidad

1. Controla tu peso

Ayuda a perder peso

Si tienes un índice de masa corporal saludable es más probable que quedes encinta rápido. Esto atañe tanto a hombres como a mujeres.

El peso afecta la producción de hormonas. La obesidad conlleva una producción menor de espermatozoides y una consistencia menor de ovulación.

2. No abuses de la cafeína

Beber café todas las mañanas y repetir en algún momento del día no es recomendable, mucho menos si quieres aumentar tu fertilidad.

El consumo de más de tres tazas diarias de cafeína puede interferir en tu sueño de ser madre. Lo máximo permitido son 1 a 2 tazas por día.

Ten en cuenta que no solo el café contiene esta sustancia sino también los refrescos, el chocolate y algunas comidas.

3. Lleva una dieta equilibrada

Para perder peso no te olvides de cenar

Si bien no existe una dieta específica que aumente la fertilidad, sí puedes comer más sano con el objetivo de promover tu salud y quedar embarazada más rápido.

En tu menú diario no pueden faltar las frutas, las verduras, las proteínas magras y las grasas saludables (Omega 3 y 9).

4. Aumenta tu ingesta de frutas y verduras

Como se indicaba antes, la dieta influye mucho en la fertilidad de una mujer (y también de un hombre).

Añade más vegetales de hoja (espinaca, acelga, lechuga, etc), porque aportan vitamina B y folatos que no solo permiten concebir sino que también evitan defectos en el feto.

No te olvides de los cítricos, fresas y tomates que te ofrecen vitamina C para que el hierro se absorba mejor.

5. Dile adiós al sedentarismo

sedentarismo

Hacer ejercicio o al menos mantenerte activa es fundamental para controlar el peso y también para aumentar la fertilidad.

No hace falta ir todos los días al gimnasio pero sí, al menos, realizar alguna actividad moderada varias veces a la semana. Por ejemplo caminar, andar en bicicleta, nadar, trotar, etc.

Tampoco los extremos son buenos: una rutina vigorosa o demasiado exigente reduce los niveles de progesterona (la hormona necesaria para la ovulación).

6. Come pescado (si es orgánico, mejor)

Cuando una mujer quiere quedar embarazada los médicos le recomiendan aumentar la ingesta de pescados debido a los ácidos grasos Omega 3 que aportan.

Este nutriente mejora la calidad de los óvulos y regula la ovulación. Durante la gestación, además, permite el desarrollo del cerebro y los ojos del feto y reduce el riesgo de parto prematuro.

Sin embargo debemos prestar atención a la procedencia del pescado. Ciertos tipos contienen contaminantes como el mercurio que en grandes cantidades puede ser peligroso para la salud nerviosa del bebé.

Por lo tanto, se recomienda elegir salmón, atún y mariscos y limitar la ingesta de caballa, marlín o aguja y mero, por sus niveles de mercurio.

7. No fumes

Fumar

Puede parecer un consejo obvio, pero en muchos casos el causante de infertilidad o retraso en la concepción es el cigarrillo.

  • El tabaco envejece los ovarios y reduce la calidad de los óvulos.
  • En los hombres provoca espermatozoides con menos movimiento o malformaciones.

No esperes a quedar encinta para dejar de fumar. Elimina ese mal hábito lo antes posible.

8. Aumenta la ingesta de hierro

Si tus períodos menstruales son abundantes deberás incrementar tus reservas de hierro (que se pierde bastante en esos días).

Cuando quedes embarazada el cuerpo precisará más de este nutriente, ya que el bebé consume una buena cantidad para su desarrollo.

Los niveles bajos de hierro en la gestación aumentan los riesgos de padecer anemia y falta de energía también después del parto.

Visita este artículo: Las consecuencias de la falta de hierro

9. No bebas alcohol

Evitar las bebidas alcohólicas y los sedantes

Consumir bebidas alcohólicas a diario repercute directamente en la fertilidad, tanto en hombres como en mujeres.

En los primeros reduce los niveles de testosterona (por lo tanto producen menos espermatozoides o hasta pueden sufrir impotencia) y en las segundas trastorna la ovulación.

Puedes beber una copa de vino tinto con la cena, pero no más que eso. Reduce las salidas a bares a una vez por semana como máximo.

10. Reduce el estrés

Aunque es verdad que si la pareja está queriendo concebir hace meses y no lo logra los nervios y la ansiedad están a la orden del día, lo mejor es tomarse las cosas con calma y tratar de disfrutar del “proceso”.

Estar demasiado pendientes de los días fértiles de la mujer o deprimirse cuando tiene el período no es sano para la relación.

El estrés es un condicionante para quedar encinta. Quizás estés trabajando más de lo habitual o tengas demasiadas obligaciones y tareas diarias.

Eso no te está permitiendo cumplir tu sueño de ser madre.

Por lo tanto, trata de reducir tu jornada laboral, de no llevarte los problemas de la oficina a casa y de atravesar esta etapa con alegría.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar