¿Se puede dejar de ser una persona celosa?

Raquel Lemos Rodríguez · 19 abril, 2020
Ser una persona celosa puede tener su origen en alguna inseguridad interior que provoque la necesidad de tener el control sobre el otro. No obstante, puede suceder debido a alguna mala experiencia en el pasado que ha sido difícil de superar. Se cree que es posible controlar los celos o dejar de sentirlos. ¿Es posible dejar de ser una persona celosa?

Las relaciones interpersonales (familia, pareja, amistad) están basadas, por lo general, en la confianza. Este valor genera comodidad entre las personas y puede llegar a convertirse en un lazo importante. En ocasiones, los celos pueden quebrar esta confianza. Por supuesto que esto implica el deterioro de cualquier tipo de relación.

Algunas personas intentan combatirlos y, de ser posible, no tenerlos. Sin embargo, hay quienes basados en experiencias personales creen que es imposible lograrlo. Existen algunos pasos simples y herramientas que pueden ayudar. Entonces, ¿Cómo dejar de ser una persona celosa? A continuación, te hablamos un poco más sobre ello.

¿Cómo dejar de ser una persona celosa?

El primer paso para solucionar un problema es aceptar que existe. Es decir, darse cuenta de que algo no anda bien. Al leerlo podría verse como algo fácil de hacer, pero para algunas personas esto podría traducirse como el paso más complejo en la resolución de algún conflicto.

Se considera determinante dar este paso, sobre todo si la intención es no dar por finalizada una relación interpersonal. El bienestar propio podría estar en juego ante una situación donde los celos son la base del problema, puesto a que tienden a causar daños que pueden resultar irreparables a largo plazo.

Sobre ello, esta investigación realizada en el año 2009 explica que los celos están influidos por múltiples variables, pero las que suelen destacar son los factores culturales, así como también aquellos que tienen que ver con las características psicológicas de cada persona. Es decir, cada individuo tiene unas particularidades para enfrentarlos.

Cada quién tiene unas cualidades que van a influir en el cómo se enfrenta una situación de celos, en especial al comienzo, cuando se sugiere dar ese primer paso que no es otra cosa que el reconocimiento y la aceptación de la existencia de un problema que debe solucionarse.

Reconocer que se es una persona celosa

celos1

El solo pensar en decirse a si mismo: «sí, soy una persona celosa» puede ser un reto a nivel personal. Es frecuente hablar con amigos cercanos sobre temas como las relaciones de pareja y mencionar los celos. Como anécdota personal alguno comenta que la pareja es celosa y que quisiera evitar ese malentendido a toda costa y terminarlo.

Por lo general, se dan consejos sobre hacer ciertas cosas o dejar de hacer algunas otras con la intención de que la otra persona deje de sentir celos. En contraste a ello, suele pasar desapercibido que es importante el hecho de aceptar que hay un problema que pueda necesitar de ayuda profesional.

Se sugiere acudir a un psicólogo para hablar de este conflicto antes de que pueda calar y convertirse en un problema mayor. Un profesional podrá ofrecer una orientación mucho más asertiva, aconsejar que hacer, cómo hacerlo y sobre todo de qué forma abordarlo para poder superar esta primera etapa sin mayores contratiempos.

Lee también: Celotipia: cuando los celos te superan

Tener la voluntad de cambiar

celos2

Cambiar no es algo que sucede de la noche a la mañana, por lo contrario, toma tiempo y dedicación. Bien sea a nivel físico haciendo ejercicios o a nivel personal en cuanto a las actitudes, la norma es que lleve un proceso y algo de tiempo.

Por ello, tener fuerza de voluntad puede ser considerado como algo muy importante para cumplir con el objetivo de dejar de ser una persona celosa. Si es un proceso que toma tiempo, de seguro tendrá altibajos, pero allí la voluntad tiene una influencia crucial.

En esta investigación llevada a cabo por un grupo de expertos de la Universidad Católica de Perú se explica que la psicología de la voluntad se relaciona de manera directa con la motivación y el proceso de logros a nivel individual y grupal. Es decir, las personas motivadas sienten una sensación de voluntad que los conduce a tener éxitos.

Continúan explicando que pese a las diferencias que puedan existir entre la voluntad y la motivación, se consideran conceptos que se relacionan porque uno lleva al otro. Por ejemplo, si la persona está motivada a hacer un cambio, lo hará con voluntad. Por otro lado, si desarrolla la voluntad de dar el primer paso para cambiar, entonces se sentirá motivada a avanzar al ver los resultados.

Mejorar la comunicación con tu pareja

comunicación-pareja

Lidiar con los celos de forma solitaria no es una idea muy apropiada, por eso es recomendable hablar y compartir con la pareja sobre esas inseguridades, hablar con él o ella ante cualquier duda o problema que surja y establecer una  comunicación efectiva puede ser una buena forma de comenzar a abordar cualquier contienda, en especial si se trata de los celos.

La comunicación tiende a resultar sólida y puede traer consigo mejores resultados que el silencio. Algunas personas optan por tragarse lo que sienten y las consecuencias de estas acciones pueden ser negativas a largo plazo, no solo para quien lo hace, sino para su entorno en general.

Es primordial hacer los esfuerzos que se requieran para poder avanzar en la comunicación con la pareja. Esto se relaciona con lo que se ha planteado sobre la voluntad y dar el primer paso. Al hacerlo, se podrán ver y sentir los avances para poder solucionar lo que se deba.

Te puede interesar: 5 miedos comunes a la hora de comenzar una nueva relación

Preguntarse cuál es el concepto de una relación

pareja

Algunas personas consideran que el estar en una relación es sinónimo de saber cada paso que la otra persona está por tomar o ejecutar, que hay que conocer cada detalle de cada actividad porque solo así «se puede esta tranquilo o tranquila». ¿Te has encontrado en una situación similar a la descrita?

Si esto hace que te sientas identificado, entonces pueden ser indicios de un exceso de celos que están por alcanzar una etapa de descontrol y lo más recomendable sería buscar ayuda profesional. Este tipo de comportamientos suelen definir relaciones basadas en la inseguridad y el miedo.

Un grupo de expertos de la Universidad del país Vasco realizó esta investigación donde abordan la importancia de las relaciones interpersonales. Las describen como necesarias y determinantes para las personas; gracias a ellas se han logrado cuestiones como el desarrollo de la personalidad, la comunicación y su mejora, entre otros aspectos importantes.

Sin embargo, el estudio también explica lo siguiente: son esas mismas características las que han hecho reconocer que las relaciones necesitan estar basadas en valores como el respeto, la privacidad de la información, el autoreconocimiento de estar en una relación sana, etc. Es decir, los celos terminarán por perjudicar una relación contraria a estos valores y características.

Por eso, se pueden tener en cuenta los siguientes aspectos cuando se está frente a una situación donde aparecen los celos de manera frecuente:

  • El amor tiene que ser libre, no controlador.
  • El amor no sabe de posesiones, sino de confianza y respeto.
  • La otra persona no te pertenece y puede irse en cualquier momento.
  • Debes enfrentarte a todos y cada uno de esos miedos e inseguridades.
  • Es importante averiguar si se está frente a una dependencia emocional.
  • Recordar que las relaciones deben basarse en una comunicación efectiva, respeto y entendimiento, tanto propio como del otro.

Autoestima: el valor de quererse a sí mismo

Es importante aprender a autovalorarse, a confiar en sí mismo y en los demás con el propósito de entender que las experiencias pasadas pueden ser un motor para no ser igual a aquellos que nos han causado daño. El hecho de tener el coraje y la valentía de enfrentarse a aquellas partes que nos aterrorizan puede ayudar a entender las causas de sentir tantos celos.

En esta investigación realizada en 2007 se plantea que la autoestima es un factor importante a considerar en la vida de todas las personas, sobre todo en el tema del desempeño y de las actitudes hacia las actividades académicas. También puede decirse que es la consideración que se tiene hacia sí mismo, e incluso, la definen como el vestigio del alma y el ingrediente que proporciona dignidad a la existencia humana.

En otras palabras, la autovaloración y el aprender a querernos por encima de los demás es necesario si se quiere lograr establecer una relación basada en respeto y confianza. Hay una máxima que reza: «no podemos ofrecer amor a los demás si antes no nos amamos a nosotros mismos». Amarse a si mismo antes de amar a los demás.

  • Jesús M. Canto Ortiz; Patricia García Leiva; Luis Gómez Jacinto (2009). Celos y emociones: Factores de la relación de pareja en la reacción ante la infidelidad (España). https://www.redalyc.org/pdf/537/53712929003.pdf
  • Vázquez, Stella Maris (2009). La voluntad en la psicología contemporánea y el tema de la motivación (Perú). https://www.redalyc.org/pdf/3378/337829513002.pdf
  • Universidad del país Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea (S/F). Relaciones Interpersonales: Generalidades (España). http://www.ehu.eus/xabier.zupiria/liburuak/relacion/1.pdf
  • Naranjo Pereira, María Luisa (2007). AUTOESTIMA: UN FACTOR RELEVANTE EN LA VIDA DE LA PERSONA Y TEMA ESENCIAL DEL PROCESO EDUCATIVO (Costa Rica). https://www.redalyc.org/pdf/447/44770311.pdf