¿Se puede evitar el Alzheimer?

Yamila Papa 16 diciembre, 2013
Aún se desconocen las causas de esta enfermedad y sigue sin encontrarse una cura. Según se va desarrollando, las células nerviosas mueren y diversas zonas del cerebro se van atrofiando. Los pacientes pierden la memoria inmediata y disminuyen sus capacidades mentales.

Varias investigaciones demuestran que esta enfermedad se puede combatir antes de que aparezca. Mediante diversos hábitos saludables en nuestra dieta o actividades diarias, es posible evitar que comience a desarrollarse el Alzheimer. Aprende más en el siguiente artículo.

¿Qué es el Alzheimer?

Antes de hablar cómo prevenir el Alzheimer, es mejor conocer algunos aspectos relacionados a esta enfermedad, la cual afecta a millones de personas en todo el mundo. Se trata de un trastorno neuro-degenerativo, también conocido como “demencia senil”. Se caracteriza por que los pacientes pierden la memoria inmediata y disminuyen sus capacidades mentales. Esto se debe a que las células nerviosas mueren y diversas zonas del cerebro se van atrofiando.

Una persona puede “convivir” con el Alzheimer hasta 10 años luego del diagnóstico, empeorando el cuadro con el correr de tiempo. Es incurable y terminal y aparece principalmente en los que tienen más de 65 años de edad. Fue descubierta por dos psiquiatras alemanes a principios del siglo pasado y su síntoma inicial es la falta de habilidad para retener información o recordar qué es lo que se dijo.
alzheimer2
A medida que el Alzheimer avanza, los síntomas son confusión mental, agresión, irritabilidad, cambios en el humor, pérdida de memoria en el largo plazo, aislamiento, trastornos en el habla. Las causas de esta enfermedad aún no se conocen y los tratamientos médicos son solamente para conseguir algunos beneficios, no para curarla totalmente.

Hábitos para evitar el Alzheimer

Como se dijo anteriormente, no hay todavía una cura para el Alzheimer ni tampoco un tratamiento o medicamento que la pueda retrasar o evitar. Por ello es que los científicos aconsejan a las personas que mantengan buenos hábitos alimentarios y físicos, para que esta enfermedad no pueda desarrollarse con tanta facilidad o bien los síntomas sean mucho más leves. Estos son los hábitos que debes cumplir para este objetivo:

  • Reduce el consumo de grasas trans y grasas saturadas: son las “malas” de la película porque aumentan los niveles de colesterol en sangre y estimulan la producción de placas peligrosas en el cerebro (características de la enfermedad de Alzheimer).

alzheimer3

  • Come más verduras, legumbres, granos y frutas: estos ingredientes no pueden faltar en tu dieta diaria, porque son ricos en minerales, vitaminas (como la B6 y el ácido fólico). Ayudan a proteger el cerebro y evitar el deterioro cognitivo. A su vez, reduce el riesgo de padecer obesidad, diabetes del tipo II y colesterol, todas relacionadas a la enfermedad.
  • Consume vitamina E a diario: la dosis es de 5 mg, ya que este antioxidante es muy bueno para el cerebro. ¿Dónde encontrarlo? En las semillas como las nueces, la papaya, el mango, la palta, el tomate, el pimiento rojo, la espinaca, los cereales enriquecidos y el pan.
  • Ingiere suplementos de vitamina B12: se encuentra en los productos de origen animal y alimentos enriquecidos. Sirven para reducir los niveles de un aminoácido relacionado al deterioro cognitivo. Consumir vitamina B ayuda a mejorar la memoria y reducir la atrofia en el cerebro. Una dieta basada en vegetales para los mayores de 50 años es ideal.

alzheimer5

  • Controla tu diabetes: varios estudios han demostrado que la diabetes del tipo II aumenta el riesgo de padecer esta enfermedad degenerativa, porque conlleva altos niveles de azúcar en sangre, que afecta el cerebro.
  • Consume aceites vegetales: son ricos en Omega 3 y pueden ser de lino o de cáñamo. Otra opción es el aceite de pescado, teniendo en cuenta su procedencia y los ingredientes que le añaden. Muchos pescados contienen mercurio, cuya toxicidad se relaciona al Alzheimer.
  • Evita el consumo de complejos vitamínicos con cobre e hierro: la ingesta en exceso de estos nutrientes puede generar problemas cerebrales y además, ya están contenidos en muchos alimentos que comemos a diario en la dieta.
  • Disminuye la cocción en aluminio: ollas y sartenes están hechas de este material que no es bueno para la salud. Lo mismo para los utensilios como cucharones o espátulas. En el caso del papel aluminio todavía no hay muchas investigaciones al respecto, pero también se puede evitar.
  • Camina tres veces por semana: durante 40 minutos cada vez y de manera enérgica. Esto te ayudará no sólo a bajar de peso y a dejar de lado el sedentarismo, sino que también a reducir el riesgo de padecer demencia hasta en un 50%.

alzheimer4

Imágenes cortesía de Bev Sykes, Andrea Nardi, Vince Alongi, Smanatha Ing, Martin Cathrae.

Te puede gustar