¿Se puede practicar yoga desde cualquier edad?

Solimar Cedeño · 27 julio, 2018
El yoga es una actividad para todos los gustos cuya práctica podemos adaptar a nuestras capacidades y edad para obtener todos sus beneficios.

Seguramente, cuando escuchamos sobre el yoga, nos imaginamos a una mujer en su adultez temprana, delgada y con una cola de caballo. Sin embargo, esto es solo un estereotipo, ya que se puede empezar a practicar yoga a cualquier edad: desde bebé o a partir de la edad dorada.

El yoga es una actividad que conecta cuerpo, mente y alma. Es una actividad que brinda beneficios como la buena circulación de la sangre, la tranquilidad mental, la tonificación de los músculos y el combate contra el estrés.

Así que claro que se puede practicar yoga a cualquier edad y dependiendo de en qué etapa de la vida empiece a practicarse, cambiarán las posturas, la intensidad y la duración de las sesiones.

El yoga para bebés

Sí, cuando decimos que se puede practicar yoga a cualquier edad ¡nos referimos incluso a los recién nacidos! Ciertamente, un bebé necesita hacer posiciones inducidas con mucha suavidad y siempre bajo la supervisión de una persona capacitada. Esto se debe a que los cuerpos son más delicados a tan temprana edad.

Entre los beneficios que se destacan al practicar yoga desde bebés están el aumento de la flexibilidad de la columna, el fortalecimiento de brazos y piernas y el aporte positivo al equilibrio emocional. La aplicación de la respiración y relajación para combatir la ansiedad y ayudar a la concentración son otros de los beneficios.

Además, esta práctica fortalece el vínculo entre los padres y el hijo ya que, durante las sesiones, es importante hablar con el bebé y sonreírle. Las sesiones inician con masajes en los pies, luego en las piernas y brazos hasta llegar a la cabeza.

Una práctica de yoga para bebés puede empezar con una duración de 20 minutos. Puede ir extendiéndose a 45 o 60 minutos, a medida de que vamos creando el hábito con el bebé.

¿Lo sabías? La importancia de las caricias en nuestras relaciones afectivas

Yoga para niños

Beneficios del yoga para niños. Se puede practicar yoga a cualquier edad

La edad ideal para que los niños empiecen a hacer yoga por sí mismos, aunque bajo la supervisión de un adulto, es a los 4 años. A esa edad ya son capaces de entender cada ejercicio, mantener un buen nivel de concentración y realizar las posturas adecuadamente sin riesgo de lesionarse.

Esta es una edad en la que los niños tienen mucha energía y quieren saber sobre todo lo que les rodea. El yoga les ayudará a tranquilizarse y relajarse gracias a los ejercicios de respiración.

Por otra parte, la infancia es el período en el cual más crecemos, nos desarrollamos y creamos nuestros propios hábitos. El yoga ayudará al fortalecimiento de los músculos y a mantener la elasticidad.

Comenzar la práctica del yoga desde temprana edad podría significar la costumbre de mantenerla durante el resto de la vida y disfrutar de sus beneficios en cada etapa de ella. Es importante que hagamos sesiones cortas con los niños para que no se aburran y siempre enfocarlo como un juego.

Yoga para adolescentes

La adolescencia es, sin duda alguna, una etapa de complejidad. Muchas cosas cambian, desde nuestro cuerpo hasta la percepción del mundo y practicar yoga ayuda a sobrellevar estos cambios.

Nuevamente, los ejercicios de respiración son muy útiles al momento previo de un examen importante, por ejemplo. La angustia generada por evaluaciones académicas que llegan con más estrés que durante la infancia puede reducirse considerablemente con una buena respiración.

Por otro lado, existen posturas especialmente diseñadas para combatir la inseguridad sobre su cuerpo que está cambiando, la incertidumbre de no saber bien a dónde pertenecen y las vacilaciones acerca de sus creencias y su futuro. Se consideran necesarios de 5 a 10 minutos en cada posición para lograr buenos resultados.

Yoga en la adultez

Con el estrés de la vida diaria: universidad, trabajo, relaciones interpersonales, responsabilidades domésticas o imprevistos de salud, entre muchas otra situaciones, muchas veces no reservamos un tiempo para nosotros mismos. Y es justo este momento en el cual más lo necesitamos.

El yoga alivia el estrés y nos convierte en personas más saludables. Es verdad que de adultos es más difícil lograr la flexibilidad y generalmente somos más renuentes a los cambios. Sin embargo, todo es posible con perseverancia. Además, el yoga está especialmente diseñado para hacer frente a situaciones caóticas de la adultez.

Una hora de sesión bastará para conectarnos con nosotros mismos y, al mismo tiempo, nos ayudará a tonificar nuestro cuerpo. Aprenderemos a tomar más control de nuestra mente y cuerpo.

Hay situaciones como el embarazo, la menstruación o algunos problemas de salud que debemos tener en consideración cuando queremos hacer yoga. Es importante notificar a nuestro instructor si tenemos alguna condición especial. De esta manera, evitaremos posturas contraproducentes y las sustituiremos por aquellas ideales para nosotros.

Es importante exigirle a nuestro cuerpo cada vez más para perfeccionar la técnica y mejorar nuestra condición físca. Sin embargo, debemos estar conscientes de nuestras limitaciones para no lesionarnos.

No olvides leer: 10 consejos de adultos mayores de 60 años para tener una vida más plena

Yoga para adultos mayores

¡Nunca es tarde para comenzar a practicar yoga! Ya dijimos que se puede practicar yoga a cualquier edad. A medida que pasa el tiempo, nuestro cuerpo empieza a sufrir cambios que normalmente desmejoran nuestra calidad de vida como:

  • Rigidez
  • Hipertensión
  • Aumento de la grasa corporal
  • Osteoporosis
  • Dolores de espalda
  • Dificultad para respirar
  • Problemas de circulación sanguínea
  • Problemas en la visión

El yoga contribuye a mejorar estas condiciones. Con la respiración consciente del yoga, por ejemplo, logramos ralentizar el ritmo cardíaco, mejorar el enfoque y aumentar la concentración.

Es importante tener en cuenta que nuestro cuerpo no es el mismo cuando pisamos nuestros años dorados. Es por ello por lo que debemos ser cuidadosos al momento de realizar las posturas. Tu instructor debe estar al tanto de tus habilidades como de tus dolencias. Es recomendable hacer con más lentitud y cuidado cada posición, mantenerlas por poco tiempo.

Empezar a practicar yoga a cualquier edad es posible. Los beneficios que obtenemos en cada etapa de nuestra vida nos llevarán a vivir más saludables.