¿Se puede predecir la estatura de los niños?

Lorena González 3 mayo, 2017
Aunque la genética desempeña un papel fundamental a la hora de determinar la estatura de los niños, hay otros factores que pueden influir, como la malnutrición o determinadas enfermedades

Son muchas las preguntas que los padres se hacen sobre sus hijos y, entre ellas, sin duda, está cuál será la estatura que tendrán sus hijos.

Aunque lo cierto es que no se puede predecir a ciencia cierta, hay una serie de aspectos que sí pueden orientarnos a la hora de saber la estatura que, aproximadamente, tendrá nuestro hijo.

Cuidado de la espalda en los niños

Método de la edad ósea

El método de la edad ósea se puede observar a través de una radiografía de la mano, aunque también se puede determinar de manera casera, haciéndonos una idea basada en las estatura de los padres.

¿Lo sabías? Fortalece tu salud ósea incluyendo en tu dieta estos 8 alimentos ricos en calcio

Duplicar la estatura

Otro método del que se habla bastante consiste en duplicar la estatura que el niño tiene a los dos años de edad.

  • En el caso de las niñas hay que tener en cuenta que se desarrollan bastante más rápido, así que duplicar su estatura a los 18 meses puede usarse también para estimar la estatura que alcanzarán cuando sean adultos.
  • No obstante cabe recordar que a pesar de ser un método bastante usado, lo cierto es que no está demostrado científicamente.

Sacar un promedio

padre-dándole-la-mano-a-su-hija

Otro método es sacar un promedio entre la estatura de los padres. Se trata de una opción que consiste en sumar la dos estaturas de los padres y luego dividir entre dos.

Todo ello es recomendable hacerlo en pulgadas, teniendo en cuenta que 1 pulgada es 3,16 centímetros.

  • Sobre el resultado, en el caso de los niños tendremos que añadir 2 pulgadas y media, es decir 6,35 cm, mientras que para las niñas deberemos restar 2 pulgadas y media.

Habitualmente este método suele presentar un un margen de error de cerca de cuatro pulgadas (10,16 cm) de alto o de bajo.

Cuanto más altos sean los padres, más probabilidad existe de que el niño sea alto. De la misma forma, si lo padres son de baja estatura, es más probable que el niño también lo sea.

Tabla gráfica

Existe otro medio en el que se hace uso de una tabla gráfica. Para estos casos debemos medir periódicamente de la estatura, el peso y el tamaño de la cabeza.

Iremos apuntando los datos en una gráfica de crecimiento para ver si todo marcha al ritmo adecuado.

Este tipo de tablas también ayudan a determinar el inicio de la pubertad en los niños de mayor edad.

Se pueden predecir también determinados aspectos, como la aparición del vello púbico o de los botones mamarios en las niñas, así se puede ver si es un niño de desarrollo temprano o normal.

Los genes

Por supuesto, los genes tendrán mucho que decir a la hora de determinar la estatura de un niño.

Y es que tanto los patrones de crecimiento como la estatura suelen ser hereditarios.

Así las cosas, es probable que si alguno de los progenitores fuera el más alto de la clase el niño lo sea, aunque luego el ritmo de crecimiento se ralentice por cualquier factor.

Descubre: Qué aspecto pueden tener tus hijos según la genética

Otros factores que influyen en el crecimiento de los niños

Para los niños de 2 a 10 años

Hay más factores capaces de influir en el patrón de crecimiento de un niño.

Por un lado encontramos la alimentación que sigue. Por ejemplo, los niños delgados pueden tener una estatura más baja de lo esperado para su edad. No obstante, no significa que luego sean los más bajitos.

Los desequilibrios hormonales, tales como los niveles bajos de la tiroides o de la hormona del crecimiento, también provocan que se crezca de manera más ralentizada.

Por tanto, estos factores también pueden ser los culpables de que los niños presenten estaturas más bajas si no son diagnosticados y reciben tratamiento pertinente.

Si crees que tu hijo puede estar ante esta situación, lo mejor será que estés alerta y veas si está creciendo con normalidad y si ha alcanzado la estatura prevista o si, por el contrario, puede tener algún problema hormonal del crecimiento como podías pensar.

La ingesta de medicamentos de manera continuada también puede influir. Algunos medicamentos que contienen corticoesteroides pueden hacer que el crecimiento se retrase.

Además, los niños con ciertas enfermedades crónicas, como puede ser la artritis severa o una celiaquía no tratada también pueden ser más bajitos.

Si crees que tu hijo puede estar ante un supuesto así pero no lo sabes con certeza, acude al médico para realizarle las pruebas pertinentes.

Te puede gustar