¿Se puede sufrir acoso sexual por parte de tu propia pareja?

Laura Matos 28 junio, 2018
La sociedad nos presiona a aceptar acciones, aunque no las apoyemos. El vínculo amoroso no escapa de ellas y, entre las imposiciones más comunes, se encuentra ser muy permisivo. Mantente alerta y determina si sufres acoso sexual por tu propia pareja.

No quieres estar con él, así que te obliga. Te intimida y te toquetea mientras solo sientes asco, pero todo parece normal porque tú lo elegiste como acompañante. Piensas que puedes estar siendo acosada, pero a la vez dudas ¿Se puede sufrir acoso sexual por parte de tu propia pareja?

Si el sexo dejó de ser deseado para convertirse en una obligación, en una imposición y te hace sentir mal, no cabe duda de que estás siendo víctima de abuso sexual y violencia.

Pero ¿cómo va a ser? Estás junto a él, se supone que debes complacerlo. La realidad es que la satisfacción íntima debe ser compartida. La mayoría de los abusadores son cercanos a la víctima. Por este motivo, no es fácil tomar la decisión de denunciarlos. Mucho menos cuando se trata de tu propia pareja.

La cultura machista de la sociedad hace que hasta la misma víctima dude de que es abusada

Abuso sexual y violación

Cuando el acoso sexual comparte tu cama

La sociedad y su cultura machista impone el esquema de que la mujer está para complacer y procrear. Cuando los deseos de estar con tu pareja no te acompañan, te sientes igual de sucia que si fueras abusada por un extraño. La duda y la culpabilidad siembran profundas raíces emocionales y psicológicas.

Es difícil ver cómo a alguien malo a quien para el resto de la gente es amable con tu familia. En ocasiones, cedes acostarte solo con la esperanza de quitarte ese peso de encima por un tiempo. En otras oportunidades, eres obligada con el alegato de que tienes un compromiso.

Todo va mal, pero qué difícil es romper con eso. La resistencia genera violencia física y verbal, aunque afuera de la casa todo parece normal. Nadie puede siquiera sospechar el infierno que vives dentro de tus cuatro paredes.

Ver también: 6 posiciones para tener sexo de pie

¿Un abuso ‘normal’?

El haberte ilusionado con una persona en un principio no te condena a pertenecerle para siempre. Tu cuerpo es tuyo y solo tú puedes decidir en él. Sin embargo, resulta muy común que la víctima no se dé por enterada sobre la agresión sexual por parte de la pareja. Todas las reglas sociales terminan naturalizando la conducta violenta.

Es difícil que alguien pueda creerte, cuando tú misma dudas de que así sea. Las mujeres tienden a pensar que dentro de la relación estable, no existe la posibilidad de negarse a tener relaciones sexuales. Al contrario, sienten que lo normal es tener intimidad, aunque muchas veces no quieran.

Sin embargo, el acoso sexual constituye un conjunto de conductas como manoseos, lenguaje humillante, degradante e intimidante, así como manipulador.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cinco féminas ha sufrido violación o abuso sexual por parte de una pareja estable. Del total de abusos sexuales y violaciones, las afectadas son mayoritariamente mujeres.

Por su parte, de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se estima que el 35 por ciento de las mujeres ha sufrido o sufrirá violencia física o sexual por parte de su compañero sentimental.

El vínculo de pareja sana se caracteriza por el amor. Nunca va de la mano con las agresiones. Ten en cuenta que el amor no maltrata, no humilla y no obliga a hacer nada que la otra persona no quiera.

Puede serte muy útil: El maltrato sutil que no puedes permitir en tu vida

Violación

Síntomas de violación o acoso sexual

Existe una serie de hechos que puede determinar que si eres o has sido víctima de acoso sexual por parte de tu pareja. Termina de definir cuál es tu situación considerando si:

  • Hubo penetración, aun cuando dijiste que no querías.
  • Sufres toqueteos que no te gustan.
  • Se negaron a utilizar condón porque “no se siente igual”.
  • Te recriminaron por no querer tener relaciones sexuales.
  • Te manipularon para tener relaciones sexuales.
  • Te tocaron mientras estabas durmiendo.
  • Te embargan sentimientos de vergüenza, rechazo, confusión, miedo o denigración después del acto sexual.

Muchas mujeres permiten conductas violentas o las callan para no tener conflictos peores. Como te explicamos, eres dueña de tu cuerpo. Habla con alguien de confianza y ten en cuenta que ante la pregunta ¿Se puede sufrir acoso sexual por parte de tu propia pareja? La respuesta es un tajante “¡Sí!”. Sé valiente y no lo ocultes más.

Te puede gustar