¿Se puede usar el protector solar del año pasado?

Raquel Lemos · 20 julio, 2018
Si estás pensando en utilizar el protector solar del año pasado, debes tener en cuenta una serie de cuestiones para comprobar si es mejor desechar el producto o aún puedes darle algún uso.

Suele ocurrir que nos sobra protector solar del año pasado y nos da reparo tirarlo a la basura porque aún queda bastante producto para utilizar. Esto puede tentarnos a utilizarlo, incluso aunque esté caducado. ¿Es bueno para nuestra piel? Esto es lo que vamos a descubrir en este artículo.

Para saber si el protector solar del año pasado está apto para su uso tenemos que tener en cuenta si lo hemos abierto o no. En el caso de que no hayamos abierto el producto, un protector solar puede mantener su eficacia hasta 3 años. Por lo tanto, si nos encontramos en esta situación sí podemos usarlo sin ningún problema.

En el caso de que sí lo hayamos abierto y utilizado, como bien podemos ver en el bote, se garantiza la eficacia del protector unos 6 o 12 meses después de utilizarlo por primera vez. Pasado ese tiempo, no se garantiza que siga ofreciendo la protección que se está buscando. Si este es el caso, no deberíamos utilizar el protector solar del año pasado.

¿Cómo saber si un protector solar del año pasado está en mal estado?

Protector solar del año pasado

Puede que el motivo por el que queramos aprovechar el protector del año pasado sea porque no ha cumplido el plazo en el que se estipula que pierde eficacia. Por lo tanto, deseamos comprobar si, a pesar de esto, el producto es aún apto para ser utilizado sobre la piel.

Para ello, debemos fijarnos en el estado en el que se encuentra la crema. Pues, al igual que sucede con los alimentos que pueden tener una fecha de caducidad pero tras abiertos se estropean antes de la misma, lo mismo ocurre con este tipo de productos. Para saber si un protector solar del año pasado continúa en buenas condiciones para poder ser utilizado tenemos que fijarnos en lo siguiente:

  • El color no es el mismo: la primera vez que lo abrimos y lo utilizamos el color de la crema era blanco, pero tras haber pasado un tiempo sin ser utilizado el protector ha adquirido una tonalidad amarilla.
  • La textura ha cambiado: si la textura se ha vuelto más pastosa o, incluso, hay trozos algo duros, es que el protector solar del año pasado no debe utilizarse.

Teniendo en cuenta esto, no debemos dudar en desechar un protector solar que presente estas características. Además de no protegernos tal y como esperamos, puede causarnos lesiones en la piel.

¿Lo sabías? 7 alimentos que incluir en tu desayuno para protegerte del daño solar

Un protector del año pasado puede causar lesiones en la piel

Existe una gran diversidad de opiniones con respecto a utilizar el protector solar del año pasado. Los fabricantes dicen que estos caducan de un año para otro, pero una gran cantidad de personas se ciñe al tiempo que estipula el producto para mantener su eficacia.

Otra serie de personas, en cambio, ignora todo esto y afirma que se debe utilizar un protector solar del año pasado hasta que se termine por completo. No obstante, esto puede ser un error y causar lesiones en la piel.

Cuando un protector no está en buen estado o está caducado nada nos garantiza que nos vaya a proteger del sol. Podemos ponérnoslo, pero puede que no sirva para nada. Recordemos que esto expone a nuestra piel a un posible cáncer de piel.

Otra de las cosas que pueden ocurrir cuando utilizamos un protector solar del año pasado es que nos irrite la piel causando alguna alergia. La presencia de picores, eritemas, sarpullidos, escozor o zonas con rojeces puede indicar que el protector solar que estamos utilizando no solo ha perdido su eficacia, sino que empieza a ser agresivo con nuestra piel.

Descubre: 7 remedios caseros para evitar y curar las quemaduras de sol

No descuides tu piel

Es cierto que los protectores solares son caros y que el afán de querer ahorrar nos puede hacer aprovechar un producto que ya no nos protege. Por eso, en el caso de que se nos termine un protector solar y estemos a finales de verano, no compremos un bote grande, sino uno más pequeño para que así sobre la menor cantidad de producto posible.

De la misma manera, no dudemos en invertir en una buena crema solar tanto para el rostro como para el cuerpo cada año. Nuestra piel lo agradecerá y tendremos la seguridad de estar ofreciéndole una protección de calidad.