¿Se pueden tener relaciones cuando estás resfriada?

Gestos de cariño pueden ser expresados de diferentes maneras, pero ¿tener relaciones con resfriado podría ser uno de ellos? Conoce cómo mantener activa tu vida sexual aun cuando el virus de la gripe ataca.

Si ya pillaste un virus, es probable que estés pensando en cancelar una cita con tu chico o posponer un momento de intimidad. Incluso quizás creas que es un gesto romántico proteger su salud rechazándolo y privándote del placer, pero sí es posible tener relaciones con resfriado.

Sin embargo, si tu pareja te propone tener sexo, deberías repensar tu respuesta. Además de otros beneficios para el cuerpo humano, la relación sexual es una actividad antigripal. Hará que te sientas mejor aunque no estés en tu momento más sexy.

El sexo estimula el sistema inmunológico por lo que tener relaciones puede ayudarte a combatir el malestar

Relaciones sexuales

¿Qué pasa cuando tengo relaciones con resfriado?

El movimiento durante el acto sexual crea una tensión oscilante o movimiento similar a una técnica de frote. Esta reduce la inflamación, aumenta el drenaje linfático (masaje terapéutico), libera la congestión del pecho y relaja los músculos.

Las caricias y el calor corporal aumentan el bienestar emocional. Sentirte positiva y segura contrarrestará los sentimientos de depresión que a menudo se asocian con el malestar. Por otro lado, el orgasmo aumenta las endorfinas, que producen bienestar general.

Igualmente, durante las relaciones sexuales se aumenta el número de células T e incluso pueden duplicarse al momento de alcanzar el orgasmo. Estos microorganismos encuentran unidades de células contagiadas de diferentes tipos de virus. Al descubrir un grupo de estas células, penetran en ellas y activan el mecanismo de autodestrucción.

Además, la actividad sexual puede ayudar a estimular tu sistema inmunológico. Si haces el amor una o dos veces a la semana desarrollarás un anticuerpo que te impedirá resfriarte. Siendo así, el sexo se convierte en una manera más agradable de combatir la influenza.

Te explicamos a fondo: 4 vitaminas para reforzar tu sistema inmunitario

¿Cómo evitar el contagio?

Para impedir que tu pareja atrape el virus de la gripe, en primer lugar, evita el contacto cara a cara. Cubre tu boca al toser o estornudar y recuérdale a tu pareja que se lave las manos con regularidad para disminuir el riesgo de contagio.

El virus de la gripe se transmite a través de los estornudos, la tos, la respiración, las manos y los besos. Puede vivir hasta 24 horas en las encimeras o mesones de la cocina, de una a dos horas en las sábanas y de 15 a 30 minutos en las manos.

Otra medida que puedes tomar es que, luego de la intimidad, duermas en una habitación separada de tu pareja. Si eres muy paranoica, podrías usar una mascarilla mientras estás en su casa. Pero, claro está, si para ti el amor es lo primero tendrás que correr riesgos.

Ejercicios para relaciones sexuales.

Las mejores posiciones sexuales cuando tienes gripe

Ahora, pasemos a las posturas y otras tácticas. Hay al menos cinco juegos con los que puedes tener relaciones con resfriado para cuidar a tu amor si este desea tenerte. Sea cual fuere el que elijas, recuerda no besarlo. Es la manera más directa de transferir el virus.

Sexo oral

Es poco probable que el contacto de los labios con los genitales transmita gérmenes porque no hay intercambio de saliva boca a boca y no puedes resfriarte o contagiarte de gripe a través de los órganos sexuales.

La mujer arriba

Es una medida inteligente poner unos metros de distancia entre sus caras, pero si alguien tose, el riesgo de infección sube. Es más peligroso para la persona que está debajo, porque la que está arriba va a enviar sus gérmenes hacia esa dirección.

Vaquera inversa

Tan pronto como dejes de mirarle la cara, la probabilidad de inhalación de aerosoles infecciosos disminuirá. Cualquier posición que te ayude a evitar toser en tu pareja —de perrito, sexo anal y cucharear— será segura para tener relaciones con resfriado.

Juegos de manos

Si estás en la misma habitación que alguien que está enfermo, existe el riesgo de contagiarse. Pero cuanto menos contacto tengas, menor será tu peligro. Considera usar tu gripe como un descanso de la rutina. La masturbación conjunta es una de las prácticas sexuales más seguras y, por cierto, más subestimada.

Saca tus juguetes sexuales y conversa sobre lo que te gustaría hacer. Asimismo, hablar sucio, a diferencia de tus gérmenes, no propagará la infección.

El sexo quita la gripe, pero de la misma manera ayuda a mantener la mente lúcida y es un excelente remedio para la depresión. Así que si estás atravesando por un cuadro gripal, acude a la sexualidad, pero ten presente la regla principal: siempre con precaución.