¿Qué hacer si se rompe el preservativo?

Daniela Echeverri Castro·
27 Mayo, 2020
¿Se te ha roto el preservativo y no sabes cómo actuar? Mantén la calma y sigue las sencillas pautas que te explicamos en este artículo.

La rotura del preservativo durante el acto sexual es una situación que pueden atravesar todas las parejas. Esto puede deberse a que el condón sea de mala calidad o porque se le haya dado un mal uso.

Es importante tranquilizarse si esto ocurre. Aunque es normal asustarse, debido a que la rotura puede conllevar el riesgo de embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual (ETS), hay que mantener la cabeza fría para poder actuar de manera razonable.

Por esta razón, es importante saber cómo reaccionar y qué medidas tomar para que no se desencadenen daños mayores en ninguno de los miembros de la pareja.

¿Por qué se rompe el preservativo?

Chico con un preservativo

Hay muchos factores que pueden influir en la rotura del condón. La mayor parte de las veces se debe a un uso inadecuado cuando se mantienen relaciones sexuales.

Es primordial tener cuidado en el momento de sacarlo del envoltorio y colocarlo. Se puede romper si, por ejemplo, se abre con la boca o se rasga con las uñas.

Asimismo, antes de usarlo es bueno revisar que el envoltorio no esté defectuoso ni roto. De ser así, lo más conveniente sería desecharlo y adquirir uno en buen estado.

También se puede romper al usarse durante tiempo prolongado para tener una relación sexual o más.

  • Para que este método funcione, solo ha de usarse una vez.
  • Se debe retirar tan pronto como finalice la eyaculación. Al reducirse el volumen del pene, podría haber una fuga de semen.
  • Hay que tener en cuenta la lubricación en el momento de realizar la penetración. Cuando la zona no está suficientemente húmeda, la fricción que se produce también puede dañar el preservativo.

Lee también: Métodos anticonceptivos: conoce los mitos y verdades acerca de estos

Las probabilidades de rotura son escasas

Las probabilidades de rotura del preservativo son escasas. Como señalábamos, la mayor parte de las veces ocurre cuando se usa de manera inadecuada. Por lo general, los fabricantes realizan pruebas de calidad y resistencia antes de comercializarlos. Es muy difícil que un condón salga defectuoso.

Así, gran parte de la responsabilidad está en cada uno. Si no hay suficiente conocimiento sobre cómo usarlo es fundamental informarse con antelación. Además, hay que dedicar unos segundos para verificar que se encuentra en buenas condiciones.

Por último, se deben seguir las recomendaciones del fabricante en cuanto a su conservación: mantenerlos en un lugar fresco y alejados de la luz directa.

Visita este artículo: ¿Cuáles son los métodos anticonceptivos que más se utilizan?

¿Cómo reaccionar si se rompe el preservativo?

Si te das cuenta de que el preservativo está roto antes de tener sexo con tu pareja, deséchalo de inmediato. Si la rotura se detecta después, lo que casi siempre suele ocurrir, es importante conservar la calma y tomar ciertas medidas.

  • En primer lugar, es conveniente lavar la zona genital con agua tibia para eliminar cualquier residuo de semen o fluidos que puedan quedar. Si hay temor por el contagio de una enfermedad de transmisión sexual, se debe tener mucho cuidado con el manejo del semen. Hay que evitar que entre en contacto con otras mucosas del cuerpo u heridas.
  • La mayoría de las parejas temen un embarazo no deseado. Por esta razón, ante este caso, lo mejor es solicitar la pastilla del día después. Debe tomarse durante las siguientes 48 horas tras el acto sexual para garantizar su eficacia.
Píldora del día después

La píldora del día después no es un método anticonceptivo

Es importante tener en cuenta que la pastilla del día después no es un método anticonceptivo al que se pueda recurrir de forma habitual. Se debe considerar una medida de emergencia debido al impacto que provoca en el organismo femenino, no una simple solución a la que acudir de manera irresponsable.

Si hay motivos para sospechar de una infección de transmisión sexual, lo idóneo es acudir cuanto antes al médico. Allí se evaluará el problema y se aportará un tratamiento en caso de que sea necesario.

Sea como fuere, procura tener más cuidado la próxima vez. Si no estás cómodo con tu método anticonceptivo, habla con tu médico de cabecera y exponle tus razonamientos y dudas. Existen muchos otros métodos que puede que te resulten más satisfactorios y cómodos.