El secreto del orgasmo femenino: 7 consejos para conseguirlo

20 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante
Existen algunas prácticas que pueden ayudar a que la mujer disfrute más al alcanzar el clímax. Te contamos el secreto del orgasmo femenino.

En esa sensación máxima de placer que alcanza la mujer en sus relaciones sexuales influyen diversas condiciones. Sin embargo, es posible hablar de algunos elementos clave que forman parte de lo que se considera: el secreto del orgasmo femenino.

Dicho clímax llega a darse a través de la penetración en los encuentros íntimos o mediante la masturbación o la estimulación de algunas zonas erógenas. Para conseguirlo, es necesario que la mujer tenga consciencia de su cuerpo y que identifique aquellos ‘puntos’ en los que desearía centrar su atención.

¿Quieres saber más acerca del secreto del orgasmo femenino? En ese caso, ¡sigue leyendo porque te contaremos mucho más!

¿Cuáles son los ingredientes en el secreto del orgasmo femenino?

Para descubrir o mejor dicho, experimentar el secreto del orgasmo femenino no hay nada mejor que entregarse al disfrute. Bien sea en solitario o en pareja.

En caso de que vayas a intentarlo en pareja, ten en cuenta los siguientes tips para lograr un encuentro satisfactorio para ambos. Después de todo, parte de la finalidad es que los dos disfruten al máximo.

1. Elegir las posturas sexuales más favorables

La postura del helicóptero es muy excitante para la mujer.

Ante una mayor dificultad para lograr el éxtasis durante el coito, es viable la idea de intentar probar otras posiciones. Las más aconsejadas son las que permiten mayor fricción del clítoris.

Es decir, con otras posturas sexuales también se puede estimular dicho órgano mientras sucede la penetración. Por ejemplo, si la mujer toma el control de la situación y se sube encima del hombre, podrá manejar mejor el ritmo y los movimientos para acercarse al objetivo.

Sigue leyendo: 7 posturas para lograr una penetración profunda

2. Explorar el resto del cuerpo

Para que ambos protagonistas sean parte activa del sexo es necesario estimular todos los sentidos. Así, una primera opción es usar las manos como verdaderas herramientas de placer con las que acariciar, presionar o excitar a la pareja.

La exploración puede ser física, pero también emocional. Si dejas fluir las fantasías, compartirás un mundo nuevo junto a la persona que has elegido. La comunicación entre ambos abre la puerta a juegos de lo más diversos con los que disfrutar.

3. Estimular el punto G es parte del secreto del orgasmo femenino

El controvertido punto G se relaciona con intensos orgasmos en las mujeres. Se dice que se encuentra a unos centímetros de la vagina y coordina al resto de los músculos involucrados en los espasmos sexuales.

Para llegar a él se precisa de la penetración. También está la alternativa de usar algunos juguetes sexuales especiales para ello, como es el caso de los vibradores. Su movimiento continuo estimula terminaciones nerviosas que ni siquiera sabes que están ahí.

4. Masturbarse

La masturbación femenina es un tema que debe darse a conocer responsablemente.

Masturbarse en una clara opción para identificar qué zonas brindan mayor excitación. Además, esta práctica ha sido reconocida por sus beneficios tanto para la vida sexual en la pareja como para el bienestar de la mujer.

Sin embargo, para disfrutar de sus ventajas es importante eliminar cualquier reticencia y relajarse al máximo al hacerlo. Por ello, al dejarse llevar por las sensaciones y explorar sin temor el cuerpo, podrás detectar aquellas partes que te generen más placer.

5. Tensionar los músculos

La tensión muscular es un estímulo que facilita el clímax. En este sentido, a la contracción de los distintos músculos durante el acto sexual les seguirá luego la liberación.

Por supuesto, los músculos vaginales también participan. Aunque a menudo lo hacen de manera natural, tenerlo presente te ayudará a reforzar tus encuentros.

De hecho, investigaciones como la de la profesora Isabel C. N. Sacco y colaborades ponen de manifiesto los mejores resultados que obtienen aquellas mujeres que mantienen durante más tiempo la presión en la vagina.

Tal vez te interese: Fisiología del orgasmo femenino

6. Practicas los ejercicios de Kegel

En los ejercicios de Kegel se entrena de manera específica la contracción vaginal y su consiguiente retención y relajación.

Pero, es que además de ser parte del secreto del orgasmo femenino, trabajar los músculos del suelo pélvico es, a su vez, efectivo para evitar la incontinencia urinaria leve. Estudios como el dirigido por algunos científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Montreal (Canadá) así lo señalan.

7. Controlar la respiración

El secreto del orgasmo femenino.

Las respiraciones largas y profundas conducen a una mayor oxigenación de los músculos. De esta manera, el organismo estará en buenas condiciones para llegar al clímax.

A pesar de que cuando se trata de actos pasionales es difícil sostener la concentración, controlar la propia respiración es una forma de aumentar la excitación.

Si en los intentos iniciales te cuesta, recuerda que todo es cuestión de costumbre y aprendizaje. Poco a poco irás manejando más este aspecto.

¿Queda más claro cual es el secreto del orgasmo femenino?

Con estas claves hemos revisado algunos de los componentes que configuran lo que sería el secreto del orgasmo femenino. Como puedes ver, ciertos «condimentos», como los juegos sexuales previos al coito o probar posturas diferentes, contribuyen al erotismo de esta aventura.

Desde luego, hablar con la pareja acerca de las inquietudes será la estrategia estrella para ‘conectar’ y disfrutar con plenitud del sexo. ¿Lista para lanzarte a ello?

  • Cacciari, L. P., Pássaro, A. C., Amorim, A. C., & Sacco, I. C. N. (2017). High spatial resolution pressure distribution of the vaginal canal in Pompoir practitioners: A biomechanical approach for assessing the pelvic floor. Clinical Biomechanics, 47, 53–60. https://doi.org/10.1016/j.clinbiomech.2017.05.015
  • Dumoulin, C., Cacciari, L. P., & Hay-Smith, E. (2018). Pelvic floor muscle training versus no treatment, or inactive control treatments, for urinary incontinence in women. The Cochrane Database of Systematic Reviews10(10), CD005654. https://doi.org/10.1002/14651858.CD005654.pub4
  • Fleischman D. S. (2016). An evolutionary behaviorist perspective on orgasm. Socioaffective Neuroscience & Psychology6, 32130. https://doi.org/10.3402/snp.v6.32130
  • Kontula, O., & Miettinen, A. (2016). Determinants of female sexual orgasms. Socioaffective Neuroscience & Psychology, 6(1), 31624. https://doi.org/10.3402/snp.v6.31624
  • Lastella, M., O’Mullan, C., Paterson, J. L., & Reynolds, A. C. (2019). Sex and Sleep: Perceptions of Sex as a Sleep Promoting Behavior in the General Adult Population. Frontiers in Public Health, 7, 33. https://doi.org/10.3389/fpubh.2019.00033
  • Lorenz, T., & van Anders, S. (2014). Interactions of sexual activity, gender, and depression with immunity. The Journal of Sexual Medicine11(4), 966–979. https://doi.org/10.1111/jsm.12111
  • Nekoolaltak, M., Keshavarz, Z., Simbar, M., Nazari, A. M., & Baghestani, A. R. (2017). Women's orgasm obstacles: A qualitative study. International Journal of Reproductive Biomedicine (Yazd, Iran)15(8), 479–490. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5653909/
  • Wallen, K., & Lloyd, E. A. (2011). Female sexual arousal: genital anatomy and orgasm in intercourse. Hormones and Behavior59(5), 780–792. https://doi.org/10.1016/j.yhbeh.2010.12.004; texto completo