El sedentarismo infantil: una epidemia en aumento

Edith Sánchez · 7 enero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 5 enero, 2020
El sedentarismo infantil es un problema que ha ido en aumento paulatinamente en el mundo occidental. Hoy en día son más los niños sedentarios que los que se mantienen activos.

El sedentarismo infantil es un problema creciente en casi todo el mundo y por eso mismo se le cataloga como una epidemia. Esta situación obedece a múltiples factores y también es un potencial detonador de problemas de salud a futuro.

En un informe reciente la Organización Mundial de la Salud señaló que alrededor del 70 % de los niños y hasta el 88 % de las niñas menores de 10 años no realizan la actividad física diaria que resulta apropiada para su edad. Esto quiere decir que el sedentarismo infantil afecta a un promedio del 79 % de los niños.

La actividad física juega un papel fundamental para la salud en todas las edades de la vida. Sin embargo durante la niñez constituye un factor esencial para un desarrollo normal. Por esa razón hay una gran preocupación en el sector médico frente al paulatino aumento del sedentarismo infantil.

 

El sedentarismo infantil

Obesidad infantil
Los clubes que estimulan la práctica deportiva entre niños son una buena opción para combatir el sedentarismo y la obesidad infantil, que van de la mano

La palabra sedentario proviene de la raíz latina ´sedentarĭus´ que significa ´estar sentado´. El sedentarismo se define de muchas maneras y una de las más aceptadas es la que señala que es sedentario quien gasta menos de 150 kilocalorías al día en actividades físicas de intensidad moderada.

Para el caso del sedentarismo infantil la Organización Mundial de la Salud ha señalado que un niño es sedentario si realiza menos de 60 minutos de actividad física al día. Los estudios al respecto indican que la gran mayoría de los niños occidentales no alcanzan esa cuota de actividad diaria.

Lo peor de todo es que el sedentarismo en los niños suele ir acompañado de otros factores nocivos como una alimentación inadecuada. Esto en conjunto crea las condiciones para que haya más niños obesos que nunca, con todas las consecuencias que esto implica.

Sigue leyendo: 8 enfermedades relacionadas con la obesidad infantil

 

Factores de riesgo

El movimiento continuo durante la infancia es un factor que incide decisivamente en el desarrollo psicomotor. Así mismo es el movimiento el que permite descubrirse a sí mismo y descubrir el mundo. Esto, a su vez, influye poderosamente en en el desarrollo intelectual y psicosocial.

¿Por qué tiene lugar el sedentarismo infantil en tan altas proporciones en la actualidad? Estos son algunos de los factores que lo propician:

  • Factores fisiológicos: entre más se acerquen los niños a la pubertad menos actividad física y más actividad intelectual presentan.
  • Factores socioculturales: el cambio en los juegos y en las formas de diversión, así como la falta de disponibilidad de los padres influyen para desarrollar un estilo de vida más sedentario. Además no se estimula suficientemente el movimiento en los niños.
  • Factores psicológicos: la falta de actividad física limita el desarrollo de las destrezas y esto, a su vez, hace que los niños se vuelvan más sedentarios por su autopercepción de incompetencia en actividades que requieran de habilidad física.

 

Efectos del sedentarismo infantil

sedentarismo infantil

El sedentarismo infantil genera múltiples consecuencias negativas y algunas de ellas tienen efectos a largo plazo. Entre otros problemas los más relevantes son:

  • Sobrepeso y obesidad: la falta de ejercicio, especialmente si va unida a una alimentación inadecuada, lleva al sobrepeso y la obesidad. Estos incrementan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes.
  • Estancamiento del desarrollo psicosocial: los niños que no realizan actividades físicas son menos seguros de sí mismos, presentan menos habilidades sociales y, en general, tienen peor desempeño académico.
  • Desarrollo de conductas adictivas: las nuevas tecnologías ejercen un efecto adictivo, especialmente en mentes inmaduras como las de los niños. Esto limita su normal desarrollo psicológico y puede derivar en otros problemas de personalidad o de conducta.

Descubre más: Por qué aparece el colesterol alto en niños

 

Para tener en cuenta

No es exagerado afirmar que el sedentarismo infantil puede arruinarle por completo la vida a una persona. Si no se desarrollan las habilidades físicas e intelectuales acordes con un crecimiento normal se está construyendo una vida con importantes limitaciones. Si además aparecen los problemas de sobrepeso u obesidad hay grave riesgo de enfermedades crónicas.

Es fundamental que los adultos le proporcionen oportunidades de actividad física a los niños. En esto juegan un papel esencial tanto los padres como los primeros maestros o encargados del cuidado.  El sedentarismo se combate con cambios en el estilo de vida.

De forma natural los niños se sienten inclinados a realizar actividades físicas y los primeros años son cruciales en esto. Se requiere de mayor compromiso por parte de los adultos para apoyar a los pequeños en su deseo de explorar el mundo moviéndose, jugando con otros niños y compenetrándose con la naturaleza.

 

Cigarroa, I., Sarqui, C., & Zapata-Lamana, R. (2016). Efectos del sedentarismo y obesidad en el desarrollo psicomotor en niños y niñas: Una revisión de la actualidad latinoamericana. Revista Univ. Salud, 18(1), 156-169.