Según un estudio, el aceite de uva reduce la obesidad

Las pepitas de un tipo de uva son las que evitan la formación y extensión del tejido adiposo. Para aprovechar sus beneficios, se puede tomar el aceite elaborado a partir de estas semillas.

Podríamos decir sin miedo a equivocarnos que la obesidad es, a día de hoy, uno de los mayores problemas de salud a los que debe enfrentarse la sociedad. ¿Sabías que hay un aceite de uva capaz de combatir esta afección tan preocupante?

La obesidad es un problema con el que todos debemos tener cuidado. En la actualidad, se ve fomentado por los estilos de vida poco saludables, el sedentarismo y la alimentación de baja calidad. En la elaboración de muchas comidas, se eliminan nutrientes para añadir conservantes u otros químicos para alargar la vida de los productos.

Así, día a día nos encontramos no solo con adultos obesos, sino también con niños diagnosticados ya con obesidad y otros problemas de salud, como la diabetes o el colesterol.

Si bien es cierto que todos deberíamos tomar conciencia de la importancia de alimentarnos de modo correcto y de ser un poco más activos físicamente, cabe señalar que se producen descubrimientos que pueden ayudarnos a prevenir este problema.

A continuación, detallaremos un estudio muy reciente en el que conoceremos los grandes beneficios de un tipo de aceite de uva muy eficaz para prevenir la obesidad.

El aceite de uva muscadina reduce la formación de células de grasa

muscadine

Si no conoces la variedad de uva muscadina, debes saber que es muy apreciada en Norteamérica, en especial en la zona de Florida, y también en la parte del golfo de México. Basta con ver la imagen superior para reconocerla: es una uva tinta grande y de piel dura, que sirve sobre todo para hacer vinos y jugos naturales.

El estudio del que te hablamos fue llevado a cabo en la Universidad de Florida —Estados Unidos— y las conclusiones a las que se llegaron fueron las siguientes.

Lee también: Los 8 beneficios de las semillas de uva

1. El aceite de uva muscadina reduce la formación de la grasa

Suena milagroso, pero todo tiene una explicación lógica y sencilla de entender, aunque debe leerse con detenimiento. Ocurre que esta variedad de uva es muy rica en vitamina E, pero en un tipo muy especial que los científicos conocen como tocotrienol.

Lo que hace el tocotrienol es regular la formación de células nuevas de grasa. Es decir, si nosotros padecemos sobrepeso, no va a hacer que “adelgacemos”, sino que ayudará a que no almacenemos grasa nueva.

2. Es la fuente natural más rica en ácidos grasos no saturados

Los científicos descubrieron que el contenido de ácidos grasos saludables de las las pepitas de la uva muscadina es de casi un 90 %. ¿Qué significa esto? Que cuida el corazón, nos aporta energía, disminuye la hipertensión y, además, ayuda a sintetizar otras muchas vitaminas, como la vitamina K o la vitamina D.

3. Resulta un modo efectivo de reducir el colesterol malo o LDL

Hasta no hace mucho, se pensaba que el tocotrienol, es decir, este tipo de vitamina E tan rica en ácidos grasos insaturados, solo estaba presente en el salvado de avena, el arroz, la cebada o el aceite de palma.

Ahora, gracias a estos datos, disponemos de otra fuente natural rica en tocotrienol, muy adecuada para evitar la formación y extensión del tejido adiposo.

Otro de los beneficios más destacables de las semillas de uva muscadina es que es muy eficaz para reducir el colesterol malo LDL. De este modo, se puede evitar que las placas de grasa se adhieran a las arterias mediante el consumo de este aceite de uva.

¿Dónde puedo encontrar las uvas muscadinas?

aceite uva

Lo que nos interesa de las uvas muscadinas son sus semillas; ahí donde más se concentra la vitamina E. Es habitual que se comercialice aceite de uva elaborado a partir de esas semillas; por lo tanto, solo tienes que preguntar en las tiendas naturales o supermercados por este producto.

En lo que respecta al consumo, lo más adecuado será tomar una primera cucharadita en ayunas (5 ml), para después tomar otra más 15 minutos después de las dos comidas principales del día.

Es decir, en total se recomiendan 3 cucharaditas al día, que equivale a unos 15 ml. Sigue este tratamiento a lo largo de 10 días y descansa otros cinco.

Te puede interesar: ¿Puede una manzana al día protegernos frente a la obesidad?

Cómo evitar la obesidad

Tal y como te hemos indicado antes, el aceite de uva muscadina no va reducir nuestro peso corporal ni hará tampoco que perdamos peso de modo inesperado. Lo que hace este aceite es evitar la formación de adipocitos, que son los elementos que provocan que almacenemos grasa y se cree tejido adiposo.

Así pues, es importante combinar este remedio natural con nuevas costumbres que nos permitan ir perdiendo peso poco a poco. Estos son algunos consejos saludables para lograrlo:

  • Consulta con el médico para que te describa cuál es tu estado de salud general y lo que necesitas específicamente.
  • Establece una sesión de ejercicio diaria. Una buena rutina sería caminar unos 30 minutos todos los días y practicar ejercicios aeróbicos durante media hora más.
aceite de semillas de uva

  • Elimina la sal, el azúcar blanco y los dulces de tu dieta, así como la comida rápida o precocinada.
  • Consume frutas y verduras frescas y procura beber dos litros de agua al día.
  • Al menos tres veces por semana, empieza tus mañanas con un vaso de agua tibia con jugo de limón.
  • Consume cereales de grano entero, como salvado, cebada, avena o arroz integral.
  • El aceite de coco orgánico también puede ser de ayuda. Este debe tomarse frío; basta con 15 ml al día repartido en 3 cucharaditas durante las comidas.

En definitiva, siempre debemos saber que no existen productos milagrosos. Estar saludables y evitar males como la obesidad requieren de constancia y sacrificio para llevar una vida sana. No obstante, recuerda también que el aceite de uva puede ser un gran aliado en este proceso.

  • Secretaría de Salud. (2012). Prevención, Diagnóstico y Tratamiento del Sobrepeso y la Obesidad Exógena. Guia de Práctica Clínica, 2–82. https://doi.org/10.1159/000446159
  • Español Armengol, N., & Miján De La Torre, A. (2006, November). Trastornos de la conducta alimentaria en la obesidad. Revista Espanola de Obesidad. https://doi.org/10.1016/S0304-5412(11)70181-0
  • http://www.evidenciaencuidados.es/BPIS/PDF/2007_11_1_NinosObesos.pdf