Seis estrategias que utilizan las utilizan las personas sin estrés

Sebastián Castaño · 2 julio, 2014
Aunque te pueda costar ponerlo en práctica, para reducir al máximo el estrés es conveniente pasar períodos cortos de tiempo desconectado de los dispositivos electrónicos y conectados al mundo real

Seguramente te ha sucedido muchas veces. Tú intentas manejar desesperadamente el agobio de una jornada laboral caótica. En cambio, a tu lado hay personas sin estrés que sobrellevan cualquier situación con absoluta tranquilidad.

Es más que probable que te hayas preguntado cómo lo hacen para enfrentar todo y mantener la calma. No son superhumanos, tan solo practican ciertos hábitos que les permiten mantener sus niveles de estrés bajo control.

Para comenzar, la gente calmada hace una lista de cómo manejar su estrés. Ello les permite buscar estrategias saludables para suplantar los mecanismos perjudiciales.

Si quieres tomarte la vida con algo más de tranquilidad, a continuación te explicamos 6 estrategias que las personas sin estrés integran en su vida cotidiana. Toma buena nota de ellas

1. Las personas sin estrés se enfocan en hallar su eje

La meditación y la concientización han demostrado tener numerosos beneficios para la salud. Probablemente, el efecto más impactante que poseen es reducir el estrés de aquellos que practican estas disciplinas.

Las personas sin estrés encuentran su eje a través de la quietud. Pueden hacerlo mediante la meditación, relajándose, concentrándose en la respiración e incluso orando.

No te pierdas: 9 beneficios emocionales de los ejercicios de respiración

2. Duermen adecuadamente

Mujer durmiendo plácidamente

La gente calmada duerme las horas necesarias para poder reducir su estrés. Si no duermes las 7 u 8 horas recomendadas, esto puede afectar severamente tu manejo del estrés, y con ello tu salud física.

Así lo demuestra una investigación publicada por la Academia Americana de Medicina del Sueño. Incluso tomar siestas cortas reduce los niveles de cortisol y potencia la productividad y la creatividad.

3. Expresan gratitud

Expresar gratitud te hace sentir bien, y además tiene un efecto directo en las hormonas reguladoras del estrés. Según el investigador Dr. Robert Emmons, hay varios beneficios derivados del hecho de ser agradecidos que contribuyen a nuestro bienestar.

Durante siglos, los filósofos se han referido a la gratitud como una virtud que hace la vida mejor para uno mismo y para los demás. En sus investigaciones, el Dr. Emmons, comprobó que la gratitud acarrea beneficios en tres áreas: psicológica, física y social.

Lee también: El poder de la gratitud, pilar para tu bienestar

4. Socializan a menudo

Cuando la gente tranquila comienza a sentirse ansiosa, recurre a alguien que le pueda ayudar a sentirse mejor. Pasar tiempo con tus amigos o seres queridos puede reducir tu estrés y disminuir los efectos de tus experiencias negativas.

Aún más, un estudio de la Universidad de Lancaster demostró que trabar amistad con los compañeros de trabajo o colegas ayuda a sentirse más relajado en el trabajo.

5. Saben desconectar

Hombre relajado

Las personas sin estrés saben lo necesario que es mantenerse fuera de alcance, aunque sea durante cortos períodos de tiempo. Con las constantes llamadas, mensajes de texto y correos entrantes es imposible desconectar.

Por ello, hay que aprender a dejar a un lado durante un rato los dispositivos electrónicos para reconectar con el mundo real. Es vital para reducir el estrés. Además, esto puede ser una grata experiencia que nos permita darnos cuenta de lo que perdemos permaneciendo tras una pantalla.

6. Aprovechan sus vacaciones y periodos de descanso

No hay nada más placentero y relajante que tomarse una pausa del ajetreo diario y descansar en un plácido rincón. Aprovechar sus días libres es algo que la gente extremadamente desestresada tiene como prioridad.

Los viajes, por ejemplo, nos ayudan a mejorar nuestra salud, al brindarnos un espacio de relax. Generan una reducción en la presión sanguínea, fortaleciendo el sistema inmunitario y ayudándonos, en definitiva, a vivir más tiempo. Además, combaten el agotamiento laboral.

Pero si no es posible viajar, al menos es importante tomarse algunos momentos totalmente libres de obligaciones. Darte tiempo para recargar tus energías no es un lujo, es un componente primordial para poder llevar una vida desestresada.

Trata de adoptar estos eficaces hábitos y busca además tus propias estrategias. Podrás disfrutar de una vida mucho más relajada y dejarás de mirar con envidia a esas personas sin estrés que tienes a tu alrededor.

  • Prince, M., Patel, V., Saxena, S., Maj, M., Maselko, J., Phillips, M. R., & Rahman, A. (2007). No health without mental health. Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(07)61238-0
  • Monroe, S. M., & Reid, M. W. (2009). Life stress and major depression. Current Directions in Psychological Science. https://doi.org/10.1111/j.1467-8721.2009.01611.x
  • Hobfoll, S. E. (1989). Conservation of Resources: A New Attempt at Conceptualizing Stress. American Psychologist. https://doi.org/10.1037/0003-066X.44.3.513