Semifrío de almendras, una delicia italiana

Indira Ramírez Terán · 5 julio, 2015
Dado que requiere un tiempo de refrigeración para tomar cuerpo y solidificarse, conviene preparar el semifrío la noche anterior, o por la mañana si lo vamos a consumir a la hora de comer

Dentro de la pastelería italiana se encuentra un postre sumamente apetecible durante todo el año: el semifrío de almendras (semifreddo de mandorle). Y a pesar de que suena suntuoso, gourmet y demás, en realidad, se trata de una receta de muy fácil elaboración.

Solo es necesario tener a la mano un poco de nata para montar, un par de huevos y, por supuesto, almendras fileteadas. El resto son ingredientes de uso cotidiano que luego, en la preparación, no supondrán ningún reto, ni siquiera para el cocinero con poca experiencia. 

No está de más tener a la vista una tableta de gelatina sin sabor, para conseguir que el semifrío adquiera la consistencia debida (lo suficientemente sólida, pero sin llegar a compactar). Y aunque el de la siguiente receta lleva almendras, también se puede preparar con café, pistachos u otros frutos secos o frutas de la temporada.

Semifrío de almendras: Italia en un bocado

El semifrío de almendras es un postre semejante a la mousse en ciertos aspectos. Ambos son suaves, deliciosos y se toman en frío. Sin embargo, hay variaciones que, aunque ligeras, diferencian a uno de otro.

Vamos ahora propiamente con la receta que te llevará a disfrutar de Italia en un solo bocado.

semifrio cafe

Ingredientes

  • 2 claras de huevo.
  • 4 cucharadas de miel (40 g).
  • 3 tazas de nata para montar (300 g).
  • 1 taza de almendras para adornar (100 g).
  • 2 tazas de azúcar pulverizada (200 g).
  • 1 cucharadita de esencia de almendras (5 ml).
  • 1 taza de almendras al natural fileteadas (100 g)
  • Caramelo o jarabe de caramelo para decorar (al gusto).
  • 10 bizcochos de soletillas, torta en migajas o galletas de vainilla.

Opcionales

  • 3 cucharadas de aguardiente de orujo o crema de ponche (30 ml).
  • 5 cucharadas de yogur natural o media tableta de gelatina sin sabor (50 g).
  • 10 gramos de gelatina sin sabor (debe estar disuelta en dos yemas de huevo o en los 30 ml de crema de orujo).

Preparación

  • Toma los 100 gramos de almendras y con ayuda de un martillo de cocina o una licuadora, conviértela en trozos pequeños, pero evita que se haga polvo de almendras.
  • En un bol, coloca las dos claras y bátelas hasta que hagan picos.
  • En otro recipiente con una batidora eléctrica, levanta la nata para montar. Esta debe trabajarse en frío para que pueda funcionar.
  • Ahora, agrega el azúcar pulverizado. Rectifica el sabor.
  • Ahora, añade las cuatro cucharadas de miel.
  • Incorpora las claras de huevo, sigue batiendo.
  • Es hora de incorporar las almendras y la esencia de almendras.
  • En este punto, ya tenemos la crema de nuestro semifrío de almendras. Sin embargo, si quieres darle más consistencia y poder luego desmontarlo. A continuación el procedimiento.

Semifrío de almendras con mayor consistencia

namelaka crema

  • Une los 20 gramos de gelatina sin sabor con el licor de orujo o ponche de crema, para que la gelatina se hidrate y luego incorpora este líquido al resto de la mezcla. Así además le estarás dando un aroma y sabor de licor al semifrío.
  • Si no quieres trabajar o no cuentas con licor de orujo, el mismo procedimiento se repite con el yogur.
  • Otra manera es colocar la gelatina en un poco de agua, llevarla junto con las yemas de huevo a baño María y luego incorpóralas a la mezcla.
  • Ahora viene el proceso de montaje. Si has decidido trabajar con bizcocho de soletillas o galletas, te recomendamos que las tritures con la licuadora y luego la coloques en el fondo de unas copas. Sobre estas agrega el semifrío de almendras y luego, otra capa de galletas cubierta por otra de semifrío.
  • Lleva a la nevera por un tiempo de dos horas (como mínimo) o hasta que haya cuajado la mezcla. Sirve con almendras fileteadas por encima y caramelo líquido.

Este postre es de nevera, por tanto, no es conveniente servirlo en picnic o en ambientes donde deba permanecer mucho tiempo al aire libre. Ten en cuenta que a mayor frío, más firme y mejor sabor. 

¡A disfrutar!

Disfruta tu semifrío de almendras junto con un expreso, un buen té o cualquier otra bebida caliente de tu preferencia. El contraste de sabores entre el café con el postre resulta exquisito pero eso no quiere decir que no puedas disfrutarlo con otras bebidas.