Semillas de calabaza: 8 razones para comerlas

Las semillas de calabaza son ricas en ácidos grasos omega 3 y fortalecen nuestro sistema inmunitario, además de ayudarnos a combatir la artritis y los procesos inflamatorios

¿Eres de los que tiran las semillas de calabaza cuando cocina este fruto?

Piénsalo dos veces la próxima vez. Estas semillas de sabor singular poseen numerosas propiedades que pueden ayudar a tu organismo.

A continuación, te presentaremos algunas de las principales razones por las que no debes tirar las semillas de calabaza. 

1. Tratamientos contra la artritis

Estas semillas ayudan a reducir la inflamación generada por la artritis y al cuidado de los huesos.

Además, a diferencia de los fármacos, al no contener químicos, las semillas de calabaza no presentan efectos secundarios. Por eso son un complemento ideal para quienes sufren de estos problemas. 

Recuerda que nunca debes abandonar la medicación indicada por tu médico. 

      Visita este artículo: Delicioso batido para fortalecer tus huesos

2. Cuidan de tu próstata

Próstata

Estas semillas ayudan a mantener la salud de la próstata.

Gracias a los aceites que contienen y a su alta concentración en zinc, las semillas de calabaza pueden desempeñar un papel importante en el control de la inflamación de este órgano (hiperplasia prostática benigna).

3. Logra un sueño más reconfortante

Las semillas de calabaza son una gran fuente de triptófano que, a la larga, se convierte en melatonina, la famosa hormona del sueño.

Por eso, consumir este tipo de semillas antes de ir a la cama junto con un carbohidrato ligero, como una pequeña fruta, te ayudará a tener un sueño plácido.

4. Obtén grasas de origen vegetalÁcidos grasos Omega 3

Estas semillas son una de las mejores fuentes de omega 3 de origen vegetal.

No obstante, aunque estés deseando obtener grandes cantidades de omega 3, recuerda mantener vigilado el consumo de estas semillas. Lo ideal sería no consumir más de 20 gramos al día.

5. Beneficios al sistema inmunitario

Gracias a sus altas cantidades de zinc, las semillas de calabaza pueden llegar a ser muy útiles para el organismo.

De hecho, gran parte de la población mundial tiene déficit de zinc, ya que en los suelos de cultivo se han ido agotando estos minerales. 

Esta deficiencia perjudica tu sistema inmunitario, generando un retraso del crecimiento y pérdida del cabello. Por ello es recomendable ingerir de vez en cuando estas semillas.

6. Las semillas de calabaza: excepcionales en la posmenopausia

Semillas de calabaza para eliminar parásitos intestinales

El aceite de este tipo de semilla es un fitoestrógeno natural que puede ayudar a controlar los síntomas de la posmenopausia como:

Por esta razón, son muy recomendable para mujeres de la tercera edad.

7. Ayuda contra la diabetes

Los carbohidratos de estas semillas son complejos. Por eso, ayudan a mantener tus niveles de glucosa estables, al tiempo que aumentan la sensación de saciedad.

Antes de irte a dormir, te recomendamos sentarte con una lectura ligera, servir un poco de estas semillas en un recipiente y comerlas lentamente junto con unas pocas almendras.

8. Son un estimulante cardiovascular

Salud cardiovascular

Uno de los compuestos orgánicos en las semillas de calabaza son los fitoesteroles. Estos ayudan a prevenir los coágulos de sangre, reduciendo así el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Además, los altos niveles de cobre que aportan estas semillas ayudan a aumentar el recuento de glóbulos rojos en el cuerpo y mejorar el paso oxigenado de la sangre a través de los vasos.

¿Quieres conocer más? Lee: La depresión puede producir problemas cardiovasculares

Como consumir semillas de calabaza

Lo ideal es consumir las semillas crudas. Al cocinarlas, pierden algunas de sus propiedades.

Algunos prefieren consumirlas crujientes recién sacadas del horno. Sin embargo, otros optan por comerlas con carnes magras.

Si lo que quieres es una receta original, prueba con esta opción:

  • Primero, toma una buena cantidad de semillas, preferentemente blancas, sin muchas manchas, separadas por completo de la carne de la calabaza.
  • Luego, hiérvelas 2 minutos a fuego alto.
  • Finalmente, colócalas en el horno, con una cantidad abundante de salsa agridulce china o teriyaki.

Con esta receta, las semillas absorberán todo su sabor y quedarán deliciosas. Su color será rojizo o negro y puedes servirlas en reuniones familiares con un poco de jamón con melón, aceitunas y otros.

Estos bocadillos son ligeros para el estómago y facilitan la digestión. Además, son para todos los gustos y superfáciles de preparar.

Las semillas de calabaza presentan pocas contraindicaciones. La principal es seguramente su alto contenido graso.Por eso, consumirlas sin cuidado pueden generar problemas en tus hábitos alimenticios.