Semillas de lino contra el estreñimiento

Carolina Betancourth 12 mayo, 2014
Debemos acostumbrarnos al consumo de linaza y no solo recurrir a ella en casos de urgencia para evitar enfermedades y conseguir que nuestro organismo funcione correctamente

Todos hemos oído hablar de las propiedades se las semillas de lino. A pesar de que la causa principal de estreñimiento es la poca cantidad de fibra que consumimos, es importante que sepas que hay diferentes factores que también influyen en que tengas un mal desempeño a la hora de evacuar. Algunos de estos factores pueden ser los viajes, cambios de horario, estrés, cambios de rutina, etc.

Pero queremos que sepas que puedes mejorar tu movilidad intestinal de una manera fácil y natural, lo que hará que tu organismo no se vea afectado por el consumo de posibles laxantes artificiales.

El secreto de por qué las semillas de lino son tan recomendadas para combatir el estreñimiento reside en que contiene altas cantidades de mucílagos, es decir, fibra soluble. Cuando las semillas de lino entran en contacto con el agua liberan dichos mucílagos, lo que hace que los líquidos circundantes vayan adquiriendo una característica más espesa.

Su uso en el tratamiento del estreñimiento

Una de las formas más recomendadas para consumir las semillas con el objetivo de aliviar el estreñimiento es sumergiendo una cantidad considerable de semillas en un vaso con agua durante toda la noche, y al otro día debes beber en ayunas el agua y las semillas.

Si vas a realizar este procedimiento y te parece muy desagradable la textura que ha adquirido el agua (se vuelve densa) te recomendamos entonces que tomes las semillas y las mezcles con leche, zumos, yogures o incluso ensalada. Esto hará que sea más fácil consumirlas. Este truco funciona de maravilla, ya que es en ese proceso en el cual también se liberarán los mucílagos en el entorno acuoso del intestino.

¿Cómo funcionan los mucílagos?

Los mucílagos forman una especie de pasta que conduce a un aumento en el volumen de las heces,  lo que hace que acelere su arrastre por el intestino. Este proceso de evacuación es lo que lleva a que el consumo de semillas de lino sea tan diferente a consumir cualquier tipo de laxante, ya que este último hace que el cuerpo se vaya acostumbrando y de cierto modo se genere una adicción hacia los laxantes para poder evacuar de manera natural.

Por si fuera poco, las fibras solubles de las semillas están en capacidad de retener las toxinas en el organismo y arrojarlas con las heces mucho antes de que sean absorbidas por el intestino.

Igualmente, estas semillas contienen distintos componentes beneficiosos para el óptimo funcionamiento de tu organismo. Un ejemplo es el ácido alfa-linolénico, un ácido graso que pertenece al grupo de los ácidos del omega-3.

Esto se traduce en tu organismo en una reducción del colesterol malo. Además, dichas semillas también contienen moléculas con propiedades antiinflamatorias, tales como la luteolina o el ácido oleico.

Propiedades anticancerígenas de las semillas de lino

Una de las propiedades de las semillas de lino es que, al igual que muchos otros alimentos, presenta en su composición moléculas con propiedades anticancerígenas. Estas moléculas tienen especial eficacia contra las células cancerosas de cáncer de colon y mama.

Si son consumidas de manera regular beneficiarán al correcto desarrollo de enfermedades inflamatorias. Esto se debe a su alto nivel de ácidos grasos omega-3. También te ayudará a que tengas un mejor funcionamiento del aparato digestivo e, incluso, beneficia al correcto funcionamiento del aparato urinario y respiratorio.

En conclusión podemos afirmar que las semillas de lino se sitúan como uno de los productos con más propiedades beneficiosas para la salud. Es importante que la consumas regularmente y no sólo en momentos de urgencia.

Te puede gustar