Semillas de lino y té verde, aliados contra el cáncer

Además de tener otros muchos beneficios para la salud, el té verde es rico en catequinas, que son antioxidantes que pueden neutralizar las células cancerígenas sin afectar a las sanas.

Una de las enfermedades más preocupantes y recurrentes del siglo en que vivimos es el cáncer. El número de personas sufriendo de esta enfermedad se ha incrementado notablemente en las últimas décadas por lo que una gran parte de los estudios científicos que se realizan a nivel mundial están enfocados en descubrir las causas de su aparición y la mejor manera de curarla y eliminarla.

Existen muchos tipos de cáncer y aunque la velocidad de su desarrollo depende del organismo de cada persona, en general si no se descubren a tiempo y se tratan de forma adecuada suelen ser letales. Para tratar esta afección existen tres medios fundamentales: la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia, sin  embargo, los avances de la ciencia y las diversas investigaciones han señalado otros métodos poco invasivos que permiten aliviar las dolencias provocadas por el cáncer y contribuyen a su curación.

En esta ocasión quiero mostrarte cómo las semillas de lino y el té verde han resultado ser aliados contra el cáncer.

La alimentación: un factor de riesgo

Las causas de la aparición del cáncer no han sido totalmente aclaradas aún, se considera que es una enfermedad resultante de la interacción de múltiples factores: ambientales, genéticos, fisiológicos y alimentarios:

Posibles causas

Celulas cancerosas

  • Envejecimiento: La mayoría de los casos (2/3) a nivel mundial aparecen a partir de los 65 años de edad.
  • Herencia genética
  • Exposición a agentes cancerígenos como sustancias químicas y radiaciones ionizantes.
  • Tabaquismo
  • Dieta inadecuada

Sin embargo, muchos científicos coinciden en afirmar que una dieta rica en alimentos beneficiosos puede jugar un papel crucial en la prevención y curación del cáncer. Es por eso que en este artículo te presento dos alimentos anticancerígenos por excelencia: el té verde y las semillas de lino.

Té verde contra el cáncer

Te verde (2)

El té verde tiene origen asiático y muchas de sus propiedades medicinales fueron descritas hace casi un milenio en el Libro del Té, escrito por el prior Zen Eisai en 1191. Era utilizado para disipar los efectos nocivos del alcohol, como estimulante, para curar enfermedades de piel y otras como el beriberi, para aliviar indigestiones, prevenir la fatiga y mejorar las funciones urinarias y cerebrales.

En la actualidad muchos son los estudios dedicados a dilucidar la relación entre el consumo habitual de té verde y una menor incidencia del cáncer. Muchas personas plantean la desaparición de distintos tipos de cáncer luego de haber bebido diariamente este té e incluso de haberlo utilizado como cataplasma sobre la zona afectada.

Aunque los estudios aún no son concluyentes una investigación realizada en el año 2006 en Japón, mostró que los adultos que consumían tres o más tazas de té verde al día durante años presentaban un menor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular y cáncer. Estos son algunos de los beneficios que provoca el consumo habitual de té verde según plantean varias instituciones científicas:

Beneficios del consumo de té verde

  • Prevención y tratamiento del cáncer, en particular los de piel, esófago, estómago y colon.
  • Mejora de la cognición.
  • Detención del proceso neurodegenerativo ocasionado por ciertas enfermedades como el Alzheimer.
  • Tratamiento de la artritis.
  • Tratamiento de la esclerosis múltiple.
  • Neutralización de los radicales libres (Propiedad antioxidante)
  • Aceleración del metabolismo celular
  • Reducción del colesterol LDL (también conocido como colesterol malo)
  • Regulación del nivel de azúcar en sangre y de las concentraciones de insulina.
  • Prevención de la caída de los dientes y contribución a su endurecimiento y el de los huesos.

El té verde contiene entre sus componentes unas sustancias químicas llamadas catequinas (grupo de los flavonoides) que parecen actuar sobre las células cancerígenas, induciendo su muerte sin afectar las células sanas, particularmente la epigalocatequina galata (EGCG).

De todas maneras todavía faltan muchos estudios científicos para determinar los tipos de cáncer sobre los que actúa y especificar de qué manera lo hace. Algunos de los detractores de esta costumbre china plantean que el té verde contiene flúor, el cual es nocivo para nuestro organismo por lo cual no debería ser comercializado.

Sin embargo es importante aclarar que el flúor se almacena en nuestros cuerpos en forma de fluoruro dándoles resistencia a nuestros huesos y dientes, participa en el proceso de asimilación del calcio y evita la aparición de caries dentales al ser consumido en bajas cantidades. El té en cantidades normales es salud, te recomiendo consumir dos tazas de té verde al día y obtendrás resultados positivos.

Semillas de lino contra el cáncer

lino sean dreilinger

Las semillas de lino o linaza han sido utilizadas durante mucho tiempo para el consumo humano, ya sea en forma de infusiones, polvos (elaboración del gofio) o aceites, debido a ser portadoras de grasas saludables y de considerarse una importante fuente de fibra. Se han utilizado normalmente para tratar enfermedades del tracto gastrointestinal (estreñimiento, inflamaciones del colon, entre otras), trastornos cardiovasculares y circulatorios (hipertensión, colesterol alto), acné, diabetes, obesidad, artritis reumatoide y síntomas de la menopausia.

La mayoría de estos usos no están respaldados científicamente aunque existen muchas señales de que las semillas de lino sirven para:

  • Prevenir y curar el cáncer, principalmente los de próstata, pulmón, colon, recto y mamas.
  • Reducción del colesterol LDL
  • Mejorar la función renal en personas con lupus eritematoso sistémico (LES).
  • Aliviar los síntomas leves de la menopausia.
  • Reducir el dolor de mama asociado con el comienzo del ciclo menstrual.
  • Curar enfermedades cardiovasculares.
  • Disminucir el riesgo de sufrir arterioesclerosis

La linaza presenta moléculas llamadas lignanos, las cuáles se cree que en el interior del cuerpo humano compiten con los estrógenos (hormonas femeninas) en ciertas reacciones químicas, retardando de esta manera el progreso de determinados tipos de cáncer. Aunque su ingestión es muy recomendada es importante informarse bien acerca de sus contraindicaciones e interacciones con otros alimentos, pues puede tener algunos efectos secundarios como alergia, dolor de estómago, náuseas y sangrado leve. Si estás embarazada o sufres de alguna enfermedad crónica siempre consulta a tu médico.

Semillas de lino y té verde, aliados contra el cáncer

En este artículo te he presentado dos excelentes productos naturales que pueden ayudar en la prevención y posible curación del cáncer. Te recomiendo utilizarlos en tu dieta diaria, tal vez unas tazas de té verde y unas semillas de lino triunfen donde tantos medicamentos han fracasado.

Te puede gustar