Señales de advertencia de que tu hígado está lleno de toxinas

Carolina Betancourth · 22 agosto, 2017
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 29 enero, 2019
Si bien es mito que el organismo acumule "toxinas" y por ello experimente síntomas como el mal aliento, lo que sí está demostrado es que el hígado puede intoxicarse por el consumo excesivo de alcohol. 

A menudo, se ha llegado a creer que cuando la piel presenta imperfecciones, se experimenta cansancio constante, dolor abdominal y otras molestias, es porque el hígado está «lleno de toxinas». Estas habrían ingresado al cuerpo a través del aire, la comida y otras vías.

Según los planteamientos de la corriente detox, la intoxicación se produce porque el aire, el agua e incluso la comida está contaminada.

Si bien está comprobado que dichos planteamientos carecen de validez científica, aún hay personas que consideran que su cuerpo (o ciertos órganos del mismo, como el hígado) pueden acumular toxinas y dejar de funcionar correctamente.

El hígado

El hígado es uno de los órganos que participan en el proceso de limpieza del organismo. Se dedica a  filtrar y remover las toxinas que viajan a través de la sangre.

Su buen funcionamiento es clave para gozar una buena calidad de vida. Esto es así porque, entre otras cosas, también interfiere en el metabolismo y la producción de algunas hormonas.

Señales que pueden indicar fallos en el funcionamiento del hígado

A continuación queremos revelar algunas señales de advertencia que indican fallos en el funcionamiento de este órgano, aunque no siempre se pueden deber a este motivo.

1. Fatiga crónica

Se cree que una de las señales de que el hígado está lleno de toxinas es la sensación de cansancio constante y fatiga crónica. Ambas reacciones se presentarían por las dificultades que tendría este órgano para realizar sus funciones como corresponde.

Adicionalmente se experimentarían síntomas varios como: dolor abdominal e inflamación, dolor de cabeza, brotes de acné, etcétera.

Descubre: ¿Por qué te sale acné en la espalda?

2. Sudoración excesiva y mal olor corporal

mal olor corporal

Además de causar fatiga y una constante sensación de cansancio acumulado, se cree que cuando el hígado está lleno de toxinas, se sufre de sudoración excesiva y mal olor corporal.

La hiperhidrosis no está relacionada con la «acumulación de toxinas» y, en realidad, responde a distintos factores, como la diabetes.

Descubre: Hiperhidrosis: causas y síntomas

3. Mal aliento

Mal aliento

Se cree que cuando el mal aliento se convierte en un síntoma persistente a pesar de tener buenos hábitos de higiene oral, el hígado está teniendo dificultades para procesar las supuestas toxinas que han ingresado al organismo. 

La explicación que se le da a esto es la siguiente: al ralentizarse sus funciones (las del hígado), los desechos y toxinas se acumularían en sus tejidos y esto es lo que ocasionaría el mal aliento.

Nota importante

¿Estás experimentando alguno de los síntomas mencionados y otras molestias? Si es así, consulta con tu médico de confianza. El profesional te evaluará e indicará qué está sucediendo y qué puedes hacer para mejorar. Recuerda que además de seguir sus indicaciones, debes procurar mantener un estilo de vida saludable.

Si bien es mito que el organismo acumule «toxinas», está demostrado que el hígado puede intoxicarse por el consumo excesivo de alcohol.

Intoxicación por alcohol

Consumir una gran cantidad de alcohol en un lapso de tiempo breve (una hora o menos) puede conllevar a sufrir de una intoxicación. Entonces, se entiende por consumo excesivo, a la ingesta de varias bebidas alcohólicas en menos de dos horas. 

Como explican los expertos de Mayo Clinic: «La intoxicación por alcohol etílico suele producirse por consumir demasiadas bebidas alcohólicas, sobre todo en períodos cortos».

Una vez se ingiere el trago, el organismo absorbe el alcohol con rapidez, por ello cuesta deshacerse de él. Algunos de los síntomas que puede causar el consumo excesivo de alcohol son: 

  • Náuseas.
  • Mareos.
  • Palidez.
  • Vómitos.
  • Confusión.
  • Cianosis (piel azul).
  • Respiración irregular.
  • Hipotermia (temperatura corporal baja).
  • Pérdida de control de los movimientos del cuerpo.
  • Pérdida del conocimiento ➝ cuando la persona queda inconsciente y no puede despertar, existe riesgo de muerte, por ello se considera que la intoxicación por alcohol es una urgencia médica.

La intoxicación por alcohol puede causar complicaciones (hipotermia, deshidratación grave,  convulsiones, daño cerebral, etc.) e incluso la muerte. Por ello, si bien lo ideal sería evitar su consumo, quienes desean consumir alcohol ocasionalmente, deben saber que lo más importante es mantener la moderación y cumplir con algunas recomendaciones, tales como:

  • No mezclar tragos.
  • Beber pausadamente (no ingerir 4- 5 tragos por hora).
  • Beber un vaso de agua después de cada trago.
  • Procurar beber con el estómago lleno (nunca vacío). 

Tratamiento para la intoxicación por alcohol

Generalmente, el tratamiento consiste en una serie de medidas orientadas al control de las náuseas y los vómitos, y la administración de líquidos (para hidratar al paciente). En los casos más graves es imprescindible manejar las convulsiones y dificultades respiratorias.