Señales que indican que necesitas eliminar tu lunar lo antes posible

Si tienes un lunar cuyo tamaño o color ha variado o que sangra o pica es importante que acudas al dermatólogo para que lo examine, ya que podría ser peligroso

Todos tenemos lunares y muchos de ellos son inofensivos, pero cuidado, porque algunos pueden también no serlo.

Si observas estas señales acude a tu médico porque podrían indicar que debes tu lunar lo antes posible. Y es que debes tener en cuenta que alrededor del 25 % de todos los melanomas se desarrollan a partir de lunares comunes.

¿Cómo saber si pertenezco al grupo de riesgo?

Identificar un lunar sospechoso

Hay individuos que presentan un mayor riesgo de padecer cáncer de piel que otras.

Entre ellos destacan:

  • Personas con la piel muy clara
  • Aquellos con familiares con antecedentes de este tipo de enfermedades
  • Personas que sin querer  han dañado un lunar, o les duele y sangra uno y observan que la piel alrededor de este está irritada y escamada
  • Individuos con muchos lunares

Lee también: Cómo eliminar lunares de forma natural

Asimismo, debemos prestar mucha atención a los factores de riesgo, que se conocen como el ABCDE de los lunares (por las iniciales de cada elemento):

  • Asimetría: Si observas en tu lunar una asimetría notable y más que visible, ten mucho cuidado porque quizá se trate de algún tipo de melanoma.
  • Bordes irregulares: Aunque el lunar en cuestión no presente una gran asimetría si observas que sus bordes son muy irregulares debes tener en cuenta que esta pueda ser otra de las señales.
  • Color: Un lunar común es monocolor, mientras que un lunar que puede acabar derivando en un melanoma no es monocromo sino que tiene partes negras o rojas.
  • Diámetro: En el caso de un lunar que no presenta peligro para la salud su diámetro no será muy grande. En cambio un lunar que sí presenta cierto peligro tendrá un diámetro cercano al de una goma de borrar de un lápiz.
  • Evolución: Los lunares no cambian ni de forma ni de color ni de tamaño en toda la vida. Así pues, si ves que el tuyo está cambiando, ponte en alerta.
Los lunares y el melanoma

Otras cuestiones que se deben tener en cuenta

Debemos saber que algunos lunares no siguen estas señales que, aunque son las más comunes, no siempre responden a un único patrón.

De este modo, hay que tener en cuenta que algunos melanomas simplemente aparecen a través de un tipo de cambio de piel o mediante un nuevo lunar.

Así pues, ante cualquier anomalía o crecimiento que observes distinto al resto de tus lunares, acude a tu médico.

Además, otras señales de advertencia son:

  • Llagas que no cicatrizan
  • Propagación del pigmento del borde de una mancha hasta la piel.
  • Enrojecimiento más allá del borde
  • Comezón, sensibilidad o dolor en torno a un lunar
  • Cambio en la superficie de un lunar. Se observa de repente algún tipo de descamación, exudación, sangrado, o que cambia de apariencia simulando ser un nódulo.

Ver también: ¿Cuál es el tratamiento correcto para un lunar sospechoso?

Prevención del cáncer de piel

Es sumamente importante intentar prevenir, en la medida de lo posible, acabar padeciendo cáncer de piel.

Hay que tener en cuenta que en la mayoría de los casos en los que el paciente acaba desarrollando un cáncer de piel se debe a una exposición excesiva a los rayos ultravioletas (UV).

Estos rayos provienen en gran medida del sol, pero también pueden provenir de fuentes artificiales, como las cabinas de bronceado y las lámparas solares.

A la hora de tomar el sol hay que tener mucho cuidado y no hacerlo en las horas centrales del día.

Asimismo, debemos ser conscientes de que la protección solar es algo que hay que ponerse a diario más allá de si se va a tomar el sol o no.

Fíjate en el tipo de protección solar que usas

protector-solar

Cuando vayas a seleccionar un tipo de protección solar tendrás que tener muy en cuenta por cuál te decantas. Por ello es muy importante leer bien la etiqueta.

  • Se recomienda el uso de productos con protección de espectro amplio, es decir que funcionen contra los rayos UVA y UVB.
  • En lo que respecta al factor de protección solar (FPS), lo más recomendable es usar una crema de protección solar con valor de 30 o superior.

Ten en cuenta que ya los protectores con un FPS de 50 filtran alrededor de 98 % los rayos del sol. Los bloqueadores con un FPS de 100, aproximadamente 99 %.

También es importante saber que en el caso de los bloqueadores solares con un FPS menor de 15 solo te ayudarán a prevenir quemaduras solares, pero no serán una verdadera pantalla de protección para tu piel.