Sencillas estrategias diarias antiflacidez

Este artículo fue redactado y avalado por Valeria Sabater
· 5 marzo, 2015
Para eliminar bacterias e impurezas que pueden restarle elasticidad a nuestra piel es muy importante que, aunque no nos hayamos maquillado, nos limpiemos el rostro por la mañana y por la noche.

Flacidez. Pocas cosas nos molestan tanto. ¿Es posible combatirla realmente? ¿De qué forma podemos atenuar su incidencia para conseguir un cuerpo y un rostro más firmes? Hay algunas estrategias antiflacidez que se pueden poner en práctica.

En ocasiones, invertimos grandes cantidades de dinero en tratamientos de belleza para reafirmar la piel, pero te aseguramos que acciones tan sencillas como los que vamos a revelarte, pueden hacer mucho por tu belleza. ¿Preparada para descubrirlos?

1. ¡Cuida la temperatura!

Sal en la piel

La temperatura es algo que, en ocasiones, escapa a nuestro control. No podemos evitarlo. Pero, aún así, es posible tomar alguna medida. Debes saber que la temperatura óptima para que la piel no se reseque y no pierda su elasticidad está entre los 20º y los 21º centígrados; mientras que la humedad ideal se establece entre el 40 y el 70%

¿Qué medidas podemos tomar para que la temperatura no nos ocasione problemas de flacidez?

  • Si tienes calefacción o refrigeración en casa, procura que siempre estén entre los 20º o 21º centrígados.
  • ¿Sabes además cuál es uno de los peores enemigos de nuestro rostro? El viento frío. Evapora el agua de la piel y hace que perdamos la hidratación natural. Así pues, en estas épocas invernales, no te olvides de utilizar siempre una buena crema hidratante o una buena base de maquillaje que te aporte la adecuada hidratación.
  • También debes tener cuidado con las duchas o los baños muy calientes, ya que deshidratan la piel. Bien es cierto que son buenas para abrir poros y limpiar, pero siempre será más adecuado, ducharse con agua tibia, nunca caliente.
  • Para equilibrar la pérdida de humedad por los efectos de la temperatura, lo ideal es también estar bien hidratada por dentro. Así pues, no lo olvides: ¡Bebe dos litros de agua al día!

2. Ejercicios antiflacidez para el pecho

brazos-y-pecho-FOTO10-4255

Aunque parezca lo contrario, el pecho almacena mucho peso y ello ocasiona que nuestra piel vaya perdiendo elasticidad y firmeza. Es pues muy importante que llevemos a cabo cada día pequeñas estrategias antiflacidez que nos van a ser de gran ayuda.

  • Realiza ejercicios diarios de 15 minutos. Una sola sesión de sencillos ejercicios con los cuales endurecer los músculos de pecho para tonificarlos y darles firmeza. Puedes, por ejemplo, utilizar un par de pesas y levantarlas varias veces a la altura de los hombros y delante del pecho. También puedes estirar los brazos sobre la cabeza o hacer pequeñas flexiones con las manos apoyadas en la pared, tal y como ves en la imagen superior.
  • Hazte un masaje con unos cubos de hielo durante un minuto. Los pasas por la piel de los pechos, para después, secar y vestir con normalidad. Es un modo de tonificar la piel y el músculo.

3. Mantén una dieta balanceada y rica en nutrientes

Jugo-de-limon-para-la-indigestion

Otra estrategia antiflacidez esencial es cuidar de la alimentación. ¿Sabías que existen alimentos que ayudan a reafirmar la piel y a conseguir un rostro y una figura más firme? Toma nota de cuáles son para que no falten en tus platos.

El salmón, el atún y las sardinas

Si te gustan los pescados, no dudes en incluirlos 3 veces por semana en tu mesa. Son ricos en omega 3 y disponen de una enzima antiflacidez muy efectiva. Además, disponen de vitamina B, perfecta para fortalecer la piel, cabello y uñas. ¡Sensacional!

Los huevos

La clara de los huevos es rica en aminoácidos, ideales para cuidar de la piel, mientras que las yemas son una fuente natural de proteínas.

El pavo

No tengas miedo de consumir pavo. Es bajo en grasa y dispone de muy poco colesterol en comparación con las carnes rojas. Es rico en proteínas, por tanto, ideal para fortalecer los músculos.

Los cítricos

Limones, naranjas, toronjas o pomelos, entre otras frutas cítricas, son fantásticas fuentes de vitamina C, perfectas para trasformar la grasa en energía. ¿Qué tal si te preparas jugos naturales por la mañana? También puedes incluir un poco de jugo de limón en tu botella de agua de uso diario.

4. Limpieza profunda diaria del rostro

Lavar el rostro

No importa que no vayas maquillada, al final del día es imprescindible que te limpies adecuadamente el rostro. La polución contenida en el ambiente queda adherida al cutis, al igual que el sudor, la grasa y, con ellos, numerosas bacterias que resecan la piel y que le quitan elasticidad.

Una buena estrategia antiflacidez es utilizar agua micelar. Puedes encontrarla en cualquier tienda de belleza. No es cara y limpia muy eficazmente la piel, manteniéndola joven, elástica y tonificada.

No dudes en poner en práctica estos sencillos consejos en tu día a día. ¡Verás qué bien te sientes!