Sencillo cuestionario para valorar tu nivel de insomnio

Nuestros hábitos de vida van a desempeñar un papel fundamental a la hora de conocer nuestro tipo de insomnio.

Hay épocas en que padecemos insomnio de modo más intenso. Luego nos recuperamos y volvemos a obtener un descanso adecuado. Sin embargo, hay quien sufre de insomnio crónico. ¿Quieres saber si es tu caso con este sencillo cuestionario? Te invitamos a descubrirlo.

1. Cuestionario sobre nuestro nivel de insomnio

insomnio

Cuando padecemos insomnio, lo más adecuado es conocer la causa que lo provoca. El estrés cotidiano, las preocupaciones o la ansiedad pueden ser claros motivos por los cuales no obtenemos un descanso adecuado. Pero aún hay más. Enfermedades articulares hacen que el poder descansar sea muy complicado. Sentimos dolor, sufrimos.

Calambres en las manos, no poder dormir de un lado por el dolor de la cadera, de las cervicales… son sin duda realidades a tener en cuenta. Otro aspecto que debemos saber es que con los años, el sueño se vuelve algo más ligero y nos cuesta también dormir de un modo reparador. Nuestra alimentación es otro pilar fundamental, sin contar además con factores tan importantes como nuestros hábitos de vida: el acostarnos cada día a una hora, el pasar mucho tiempo frente al ordenador antes de dormir… cosas que merece la pena conocer para entender el verdadero origen del insomnio.

Pero, ¿de qué nos va a servir el cuestionario que te proponemos en el día de hoy? Básicamente para saber qué tipo de insomnio padeces. Ahondando en sus características, podremos recibir entonces el tratamiento más adecuado. Veámoslo entonces:

Insomnia

1. ¿Cuántas veces te sueles despertar por las noches?

  1. Ninguna vez   (1 punto)
  2. Entre 1 y 3    (2 puntos)
  3. Entre 4 y 5   (3 puntos)
  4. Más de 5 veces   (4 puntos)

2. ¿Cuánto sueles tardar en conciliar el sueño por las noches?

  1. Menos de 20 minutos  (1 punto)
  2. Entre 20 minutos y media hora    (2 puntos)
  3. Entre media y 1 hora   (3 puntos)
  4. Más de 1 hora  (4 puntos)

3. ¿Cómo valoras la calidad de tu descanso normalmente?

(Piensa en la sensación que tienes cuando te levantas por las mañanas)

  1. Muy buena   (1 punto)
  2. Buena    (2 puntos)
  3. Regular   (3 puntos)
  4. Pobre  (4 puntos)

4. En general, ¿cuántas horas sueles dormir realmente?

Piensa en las horas que estás en la cama por las noches sin poder cerrar los ojos, y en las que logras de verdad descansar.

  • 8 horas    (1 punto)
  • Entre 6 y 7 horas   (2 puntos)
  • Entre 5 y 6 horas   (3 puntos)
  • Menos de 5 horas   (4 puntos)

5. Durante el día, ¿sueles sentir sonmolencia?, ¿te duermes sin darte cuenta en los lugares más insospechados?

  • Nunca    (1 punto)
  • Una vez al día   (2 puntos)
  • En bastantes momentos del día   (3 puntos)
  • Con frecuencia a lo largo de todo el día  (4 puntos)

6. ¿Cuántas veces al mes sueles padecer insomnio?

  • Dos o tres días al mes   (1 punto)
  • Una semana al mes   (2 puntos)
  • Tres semanas al mes   (3 puntos)
  • Posiblemente todos los días   (4 puntos)

2. Interpretación del cuestionario

Lo que los gatos nos pueden enseñar en cuanto a dormir

Puntuación entre 6 y 10 puntos

Tu insomnio es muy liviano, de hecho ni tan solo podemos etiquetarlo como insomnio. Es decir, hay días en que te cuesta más dormir pero, por lo general, tu higiene del sueño es bastante buena y obtienes un buen descanso.

Puntuación entre 10 16 puntos

Es muy probable que sufras problemas de estrés o ansiedad. Presentas un insomnio moderado y como tal, merecería saber la causa para que la puedas tratar, ya que normalmente y en estos casos es fácil conseguirlo. Intenta cambiar algunos hábitos en tu vida, gestiona mejor el estrés, cena algo más ligero, cierra el ordenador 2 horas antes de ir a dormir para que la luz de sus pantallas no te estimule, toma un baño relajante… cosas como estas pueden ayudarte.

Puntuación entre 16 y 24

Padeces insomnio crónico. Sería adecuado que buscaras ayuda, porque sin lugar a dudas, día a día te vas a encontrar más cansada, más lenta e incluso enferma. El no dormir nos baja las defensas y nuestro ánimo. Corremos riesgos de padecer ansiedad aguda e incluso depresiones. Ahonda en la causa que hace que no puedas dormir y trabájala. Por lo general, se trata de periodos continuados de estrés, ahí donde nos sentimos indefensos y nos sabemos como reordenar nuestra vida.

Busca apoyo médico, recurre también a remedios naturales como infusiones de melisa y salvia, haz algo de deporte, come de modo más adecuado. Otra estrategia que nos puede ayudar es seguir unas rutinas constantes. Cenar siempre a la misma hora, descansar, darnos un baño relajante o salir a pasear unos minutos por las noches. Leer una media hora en la cama, dejar a un lado las preocupaciones y ver el descanso como el mejor remedio a nuestros problemas, es también muy adecuado. Vale la pena ponerlo en práctica.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar