10 sencillos trucos para que tu ropa siempre luzca como nueva

Si no queremos que nuestra ropa se deteriore antes de tiempo es muy importante que cuidemos los detalles a la hora de lavarla y evitemos todo aquello que pueda perjudicar los tejidos

¿Te preocupas por mantener tu ropa como nueva? Pues bien, no es necesario que dejes tus prendas favoritas en el closet para mantenerlas en óptimas condiciones. Si bien es cierto que es inevitable que se deterioren con el tiempo, existen algunos trucos para conservar la calidad de sus tejidos y la intensidad de su color.

En esta oportunidad queremos compartirlos en detalle para que comiences a tenerlos en cuenta desde ahora. Eso sí, recuerda que su efectividad puede variar en función de las características y tipo de tela de la prenda que quieres cuidar. ¡Toma nota!

Los mejores trucos para conservar tu ropa como nueva

En la actualidad hay muchos productos de lavado que permiten conservar la ropa por más tiempo. Sin embargo, estos suelen ser costosos y están cargados de químicos que no son del todo buenos. Por eso, si lo que buscas es mantener tus prendas como nuevas, mejor anota los siguientes tips:

1. Lava solo lo que esté sucio

ropa-desgastada

Aunque parezca una obviedad, tendemos a poner en el cesto de la ropa sucia prendas que apenas hemos usado y que, por tanto, están limpias. Ten en cuenta que cuantos más lavados le demos a las prendas, más las castigamos.

Ver también: 5 tips caseros para evitar que la ropa destiña al lavarla

2. Cuida el primer lavado

La primera vez que lavas la ropa es fundamental, ya que es aquí donde podemos dañar el tinte, la goma y otros productos químicos con los que los tejidos se tratan. Con este objetivo, lo mejor es leer atentamente las etiquetas de lavado.

3. Separa la ropa blanca de la oscura

A pesar de que la rapidez con la que vivimos provoque que ignoremos esta técnica tradicional, tenemos que hacer el esfuerzo de llevarla a cabo. Esto permite tratar la colada con los productos y procesos que requieren los colores. 

La ropa blanca necesita métodos diferentes para tanto para conservar el color como si fuera nueva, así como el buen estado de sus tejidos. Asimismo, la ropa de color requiere de aceleradores que impidan que pierdan su intensidad.

4. No sobrecargues la lavadora

Usa ropa fresca

Para que tu vestuario parezca recién estrenado, lo ideal es calcular convenientemente la carga, ya que con ello aplicaremos el detergente y el agua en su justa medida.

En caso de que no cumplamos con este consejo, el proceso de limpieza no se realizará correctamente, de forma que dañaremos la tela al desprotegerla.

En este sentido, es muy importante saber cómo cargar la lavadora porque, de lo contrario, estaremos convirtiendo a nuestra aliada en nuestro principal adversario.

5. Utiliza agua fría

La temperatura del agua es muy importante. Ten en cuenta que, en general, el agua fría se usa para conservar cualquier producto en buen estado. La ropa no es una excepción: el agua fría protege y mantiene la ropa como nueva.

6. Revisa los cuellos y puños

Antes de meter las prendas en la lavadora, repasa dichos elementos y aplica un poco bicarbonato y vinagre en los mismos. Con este consejo, la grasa que se acumula en esta zona se desprenderá fácilmente. 

Así logramos que queden impolutas y que mantengan el mismo aspecto que cuanto compramos la ropa.

7. Los productos naturales también suman

Ropa

Mantener la vestimenta en las mejores condiciones y la sostenibilidad del proceso son completamente compatibles. Prueba suavizante naturales, como el vinagre blanco o de manzana.

Estos recursos alternativos son altamente aconsejables, ya que los detergentes, lejías o suavizantes son muy abrasivos y dañinos.

Para comprobarlo, solo tienes que pensar en cómo el desarrollo de estos artículos ha venido acompañado de una creciente preocupación por el estado de nuestro vestuario.

8. Usa una bolsa de lavado

Dichos artículos son cada vez más populares entre las personas que se preocupan por tener la ropa como nueva. La función de la bolsa es proteger las prendas de la fricción de la lavadora y sus consecuencias: los gránulos y la deformación de las mismas.

9. Cierra las cremalleras

Esto es muy importante porque, si las dejamos abiertas, los pistones arañarán el resto de la colada, debilitando los tejidos e incluso llegando romperlos. Así, si queremos que nuestra vestimenta parezca recién estrenada, debemos asegurarnos de dar este paso.

Te recomendamos leer: Cómo hacer un suavizante para la ropa en 5 sencillos pasos

10. Revisa los bolsillos

Tener monedas u otros objetos en los bolsillos tiene un doble efecto: sensibiliza la ropa y altera su color.

Por un lado, el roce de dichos elementos con otras prendas rasgará las prendas con la fricción del tambor de la lavadora y, por otro, el gua los desteñirá, mezclándose la pintura con el agua con la que se realiza el lavado.

Si sigues estos consejos contarás con ropa como nueva durante mucho más tiempo y, a la vez, estarás cuidando del medio ambiente, ya que, además de emplear soluciones sostenibles, reducirás el número de lavados y, por tanto, el consumo de agua y electricidad.