Sequedad vaginal: síntomas y tratamiento

Aunque la sequedad vaginal suele causar irritación y comezón, la gran preocupación que sienten las mujeres que lo padecen son los efectos que ocasiona sobre la actividad sexual

La sequedad vaginal es uno de los problemas de salud íntima más molestos para una mujer. Su aparición afecta la calidad de vida sexual y, por consiguiente, incide en el estado de ánimo, la autoestima y la relación de pareja.

Aunque se considera como un problema de salud, la mayoría de consultas ginecológicas surgen de la preocupación por los efectos que causa sobre la actividad sexual. Y es que, además de provocar picor e irritación, dificulta la penetración y causa dolor durante el coito.

El principal detonante de este síntoma son los descontroles de las hormonas femeninas. No obstante, algunos casos tienen que ver con la práctica de malos hábitos o alteraciones del pH debido al consumo de medicamentos.

¿Qué se debe hacer para disminuirlo? ¿Cuáles son los tratamientos disponibles? Sabemos que muchas mujeres desean resolver estos interrogantes. Por eso, a continuación queremos repasar sus síntomas principales y varias alternativas para tratarlo.

¿Cuáles son las causas de la sequedad vaginal?

Sequedad vaginal.

La causa principal de la sequedad vaginal es la disminución de los niveles de estrógenos. A menudo se relaciona con la menopausia, pero puede ocurrir en edades tempranas. El estrógeno es una hormona femenina que resulta clave para la salud vaginal.

Sus niveles adecuados ayudan a mantener la lubricación natural de la zona íntima, proporcionando elasticidad y acidez sobre sus tejidos. Además, son claves para mantener el pH de la flora bacteriana, es decir, el cultivo de bacterias que protege contra las infecciones.

Factores de riesgo

  • Parto y lactancia
  • Perimenopausia y menopausia
  • Consumo de tabaco y alcohol
  • Uso de medicamentos para la alergia y el resfrío o antiestrógenos
  • Trastornos inmunitarios
  • Lavados vaginales excesivos
  • Extirpación quirúrgica de los ovarios
  • Exceso de estrés
  • Tratamiento de radiación o quimioterapia para el cáncer

Síntomas de la sequedad vaginal

Ardor vaginal.

Las consecuencias de la sequedad vaginal pueden variar en cada mujer, en función del factor relacionado con su aparición. Dado que la mayoría de los casos tienen que ver con una reducción de los estrógenos, algunos síntomas generales son:

  • Sensación de escozor y ardor
  • Vulva inflamada e irritada
  • Dolor al mantener relaciones sexuales
  • Sangrado leve después del coito
  • Picor desesperante al tener la zona demasiado deshidratada
  • Ardor al orinar
  • Pérdida de la libido
  • Inseguridad, estrés y baja autoestima

Tratamiento para combatir la sequedad vaginal

La sequedad vaginal se ha convertido en un problema muy común. Por suerte, hoy en día hay disponibles varias opciones de tratamiento para minimizar sus síntomas. Aunque algunos son de venta libre, siempre es recomendable consultar al ginecólogo para evaluar cada caso.

Cremas hidratantes

¿Qué es el clotrimazol?

Es un producto que se aplica en el epitelio o capa vaginal para mantener su hidratación. Su función es retener los fluidos de la vagina para que se conserve húmeda y elástica. Asimismo, ayuda a regular el pH y protege contra las infecciones.

Terapia hormonal local

Si la opción anterior no proporciona suficiente alivio, el tratamiento que se sugiere es la terapia hormonal local. Consiste en administrar unas pequeñas dosis de estrógenos, ya sea en forma de óvulos o en crema con aplicador.

A menudo se recomienda para combatir los síntomas de la atrofia vaginal. Esto debido a su capacidad para regular el pH ácido y mejorar el riego sanguíneo del epitelio. Su uso regular aumenta la presencia de fluidos vaginales y calma la irritación.

Lubricantes

Para qué usar lubricantes.

Independientemente del tratamiento sugerido para la sequedad vaginal, se pueden utilizar lubricantes como aliados para tratar este síntoma. Estos productos minimizan la fricción durante las relaciones sexuales y, por ende, evitan la irritación y dolor.

Los lubricantes más recomendados son los que tienen una base de agua o silicona, ya que son más fáciles de remover mediante el lavado. En lo posible se deben evitar las presentaciones con perfumes o las vaselinas, porque pueden favorecer el crecimiento de hongos.

Conoce : Cómo hay que usar un lubricante de forma correcta

Remedios naturales

La naturaleza cuenta con una amplia variedad de ingredientes que ayudan a regular el pH vaginal para restablecer o remplazar los fluidos que se pierden debido a este problema. Algunas opciones de uso externo que se recomiendan son:

  • Yogur natural
  • Baño con infusión de caléndula
  • Gel de aloe vera
  • Aceite de sésamo
  • Baño con infusión de manzanilla
  • Aceite esencial de árbol de té

Recomendaciones para prevenir la sequedad vaginal

beber-agua

Aunque es difícil prevenir la sequedad vaginal relacionada con la disminución de estrógenos, hay algunos hábitos saludables que pueden incidir de manera positiva. De hecho, se recomienda su práctica como complemento de cualquier tratamiento.

  • Incrementar el consumo de agua a lo largo del día.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco.
  • Tener relaciones sexuales de manera habitual.
  • No utilizar productos irritantes para la vagina: jabones, talcos, geles, etc.
  • Tener cuidado con algunos fármacos que lo pueden causar: anticonceptivos orales, antidepresivos, antihipertensivos, antiulcerosos y antihistamínicos.

En resumen

La sequedad vaginal es un síntoma que puede interferir en la vida sexual y la relación de pareja. Dado que viene acompañada con incómodos síntomas, es fundamental buscar un tratamiento apropiado para regular el pH vaginal y favorecer su control.