Ser auténtico te permitirá llegar más lejos

Al ser auténtico no tienes que preocuparte por el qué dirán, ya que conoces tus límites y eres capaz de aprender de tus errores para lograr una mejor versión de ti mismo

Puede que creas que ser auténtico es algo muy difícil, debido a que todos nosotros hemos crecido bajo la mirada de los juicios y de las comparaciones.

Sin embargo, tan solo tienes que echar una mirada a todas esas personas que admiras por su autenticidad. ¿Qué es lo que hacen? ¿Cuáles son los pasos que están dando?

No te pierdas: Aprende a aceptarte tal y como eres

En ocasiones, nuestro afán por ser perfectos y compararnos siempre con otras personas hace que no sepamos realmente quiénes somos nosotros.

Cuando esto es así, ya sabemos por dónde tenemos que empezar.

Ser auténtico empieza con un primer paso: conocernos

Hombre con depresión

Llevamos mucho tiempo deseando ser perfectos, tal y como nuestros padres querían que fuésemos, intentando agradar a los demás. No obstante, esto no nos hace felices.

Nos sentimos frustrados y melancólicos. Nuestra vida, en ocasiones, parece no tener sentido. Pero ahí seguimos. Como si hubiésemos puesto el piloto automático.

Gracias a diversas técnicas como el Mindfulness o acudiendo a profesionales cualificados de la psicología, podemos dejar de mirar tanto hacia el exterior y empezar a centrarnos en nosotros.

Observarnos puede asustarnos, pues es muy posible que no lleguemos a reconocernos del todo y eso nos perturbe. Sin embargo, no huyamos. Estamos iniciando un camino que nos permitirá reencontrarnos con nosotros mismos.

Preguntémonos lo siguiente: ¿cuántas veces nos hemos puesto una máscara para evitar que nos rechazasen? ¿En cuántas ocasiones no hemos dicho “no” por temor a que se enfadasen con nosotros?

Descubre: Y tú… ¿qué máscara te has puesto hoy?

En situaciones tan habituales como estas mostramos la peor de nuestras versiones. Dejamos de ser nosotros mismos para convertirnos en lo que los demás quieren que seamos.

A la larga, esta manera de actuar se convierte en una verdadera tortura.

Somos reales y también imperfectos

mujer-sentada-triste

Cuando empezamos a ahondar en nosotros mismos es posible que nos encontremos con aspectos de nosotros que rechazamos, porque así también lo rechazan los demás.

Puede que nos demos cuenta de que somos egoístas, que tengamos una tendencia a mentir o que siempre que contamos algo lo adornemos casi sin ser conscientes de ello.

Es natural que sintamos determinado rechazo en un primer momento, al igual que es natural que todo esto nos ocurra.

Somos seres humanos imperfectos. Cometemos errores, mentimos y somos egoístas. En ocasiones no escuchamos o hablamos de mala manera a quien en realidad queremos.

Te recomendamos: Mi cuerpo perfectamente imperfecto

  • Atormentarnos por esto no resolverá nada, sino que tan solo acrecentará nuestra ansiedad por intentar ser más perfectos.
  • No obstante, la solución se encuentra en aceptar que esto forma parte de nosotros, para así después poder cambiarlo poco a poco.

Negar nuestras imperfecciones no hará que estas desaparezcan, sino que estas serán más fuertes con el tiempo. Así que… ¿Qué tal si cambiamos la técnica?

El atrevimiento de mostrarnos tal y como somos

mujer-con-mascara-oscura

Podemos considerar un atrevimiento al hecho de mostrarnos tal y como somos. Con nuestros defectos y nuestras virtudes, nuestros más y nuestros menos.

Casi siempre las personas prefieren aparentar lo que no son. Dar esa imagen perfecta que no es más que una máscara irreal.

Sin embargo, mostrarnos tal y como somos es toda una liberación. La caída de ese peso que hemos estado cargando y que era totalmente innecesario.

Ser auténtico no solo te permitirá sentirte más libre, sino que te ayudará a conseguir una de las metas que todos tenemos: ser felices.

Porque al ser auténtico eres tú mismo y no importa los errores que cometas, porque siempre aprenderás de ellos. Vivirás de acuerdo a tus valores y no te dejarás manipular.

No tendrás que esforzarte en convertirte en alguien que no eres. Pues te sentirás orgulloso de tu forma de ser, algo que los demás notarán y que te permitirá conocer a personas extraordinarias.

Antes de irte no te pierdas: La autoexigencia no te lleva a la excelencia

Todos tenemos algo que nos hace únicos y tú también. Tan solo tienes que encontrarlo, potenciarlo y dejar de intentar convertirte en quien no eres.

Porque, aunque pretendamos ser como otros, lo cierto es que, por mucho que lo intentemos, nuestra esencia siempre tirará de nosotros hacia otro camino.

¿A qué esperas para ser auténtico?

Te puede gustar