Ser vegano en la adolescencia: ¿una realidad creciente?

19 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Irene Nora Melamed
El tema de llevar una dieta vegana en la adolescencia puede acarrear ciertas dudas. Sin embargo, siempre y cuando esté bien planificado, es un patrón de alimentación que puede brindar interesantes beneficios.
 

Llevar un estilo de dieta vegano tiene sus pros y contras. Una alimentación basada en alimentos vegetales protege la salud y ayuda a mantener un peso sano; además, tiene ciertas implicaciones morales que aún son discutidas. Por otro lado, si no se hace bien, puede conducir al déficit de ciertos nutrientes. ¿Qué debemos saber sobre ser vegano en la adolescencia?

¿Qué significa ser vegetariano o vegano?

La pregunta acerca de qué es y qué no es “ser vegetariano o vegano” no es casual, sino que responde al hecho que, muchas veces, la persona centra su identidad en ese patrón nutricional. 

Por la profusión de artículos que se han proliferado en los medios de comunicación, sumado a las múltiples conferencias profesionales en el tema, la impresión actual es que el ser vegano en la adolescencia es una realidad creciente.

Paralelamente, son varias las controversias que el tema suscita, además de ciertas desavenencias que el tema genera entre padres e hijo en la consulta médica.

 

R. González Leal, Servicio de Endocrinología. Hospital Infantil Universitario Niño Jesús. Madrid, en una interesante publicación de la Revista Adolescere 2017; V (3): 56-65, de la Sociedad Española de Medicina del Adolescente, SEMA, destaca que:

“Las dos formas más comunes para definir las dietas vegetarianas son: “dietas veganas”, dietas exentas de todo alimento de origen animal, y “dietas vegetarianas”, dietas exentas de alimentos de origen animal, pero que incluyen huevo (ovo) y productos lácteos (lacto)”.

Alimentos vegetales

El detrás de escena: ¿por qué las preferencias por las dietas veganas?

“Las razones más frecuentes para elegir una dieta vegetariana incluyen consideraciones de salud, preocupación por el medio ambiente y factores relativos al bienestar animal” – asevera R. González Leal.  Asimismo, añade:

 

“Las personas vegetarianas también citan razones económicas, consideraciones éticas, o relacionadas con el hambre en el mundo y las creencias religiosas como razones para seguir el modelo alimentario que han escogido. Si pertenecen a familias de vegetarianos ya suelen tener el hábito dietético desde la niñez”. 

Lee también: ¿Quieres adoptar una dieta vegana? 7 cosas que debes hacer primero

Ser vegano en la adolescencia: una realidad creciente que preocupa y no está exenta de riesgos

De acuerdo a la información proveniente de la Sociedad Española de Medicina del Adolescente, SEMA:

“La adopción de una dieta vegetariana puede causar una reducción de la ingesta de ciertos nutrientes; sin embargo, las deficiencias se pueden evitar fácilmente con una dieta vegetariana bien planificada que contenga hortalizas, frutas, cereales integrales, legumbres, frutos secos y semillas para proporcionar una nutrición adecuada”

También hay que considerar que en el vegetarianismo, hay dos poblaciones que son especialmente susceptibles o de riesgo. Una de ellas, los niños y adolescentes, que están en edad de crecimiento y necesitan todos los nutrientes; en particular los aminoácidos esenciales.

 

El otro grupo es el sexo femenino, que necesitan hierro. Este mineral se encuentra en las legumbres y en los alimentos de origen vegetal, por supuesto. Sin embargo, la biodisponiblidad es más reducida. En las legumbres y vegetales hay cantidades suficientes de hierro pero no se asimila de la misma manera que el de origen animal.

Ser vegano en la adolescencia

¿Es posible hablar de beneficios del “ser vegano” en la adolescencia?

Si bien es posible hacer mención a los beneficios resultados de estos patrones alimentarios, es importante no desconocer la existencia de algunos elementos controversiales o hasta perjudiciales para la salud.

Respecto a esto, datos adicionales que nos aporta la SEMA son:

  • Las dietas vegetarianas, planificadas de manera adecuada, se asocian con frecuencia a diversas ventajas para la salud.
 
  • Mientras las proteínas animales contienen todos los aminoácidos esenciales, las proteínas vegetales tienen deficiencia de alguno (limitante). Así, los cereales tienen como aminoácido limitante la lisina, mientras que las legumbres contienen metionina y treonina como limitantes.
  • La adolescencia es la etapa más frecuente para el inicio de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA).

Descubre: Dieta vegana para deportistas: ¿qué tener en cuenta?

Finalmente

La Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU destaca entre sus recomendaciones tener en cuenta lo siguiente al seguir una dieta vegetariana:

  • Comer diferentes tipos de alimentos, entre ellos verduras, frutas, granos, nueces, semillas, granos integrales y productos lácteos libre de grasa y huevos si tu dieta los incluye.
  • Elegir alimentos fortificados, como los cereales, panes, leche de soja o de almendra y jugos de frutas para obtener una gran variedad de nutrientes.
  • Reducir los alimentos que sean ricos en grasa, azúcar y sal (sodio).
  • Incluir una fuente de proteínas en todas sus comidas.
  • Tomar suplementos si la dieta carece de ciertas vitaminas y minerales.
  • Es esencial recordar que la Vitamina B12 es necesaria para ayudar a prevenir la anemia. Los huevos y los lácteos son ricos en B12, es por esta razón que los veganos pueden tener dificultad en obtener suficiente.
  • Aprender a leer la etiqueta de información nutricional en los paquetes de los alimentos. La etiqueta indica los ingredientes y el contenido nutricional del producto alimenticio.

Recuerda que, en caso de adoptar dietas restringidas, es primordial trabajar con la orientación de un especialista para reafirmar que se están obteniendo suficientes nutrientes.

 
  • Temas de revisión. "Alimentación vegetariana en adolescentes: pros y contras". ADOLESCERE • Revista de Formación Continuada de la Sociedad Española de Medicina de la Adolescencia • Volumen V • Septiembre 2017 • Nº 3.
  • Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU.