Serotonina: importancia y funciones

La serotonina es uno de los neurotransmisores más conocidos. Se sintetiza principalmente en el sistema digestivo y participa en multitud de funciones.

La serotonina es un neurotransmisor derivado del triptófano, presente en el sistema nervioso central y en el tracto gastrointestinal. Incluso existen pequeños niveles de serotonina en los gránulos plaquetarios.

La práctica totalidad de la serotonina del organismo es periférica y producida por células intestinales. El 10% restante se corresponde con el neurotransmisor central, liberado por las neuronas serotoninérgicas.

En este sentido, es importante destacar que la barrera hematoencefálica es impermeable a ella. Es decir, que la serotonina central y la periférica pertenecen a dos pools diferentes que no se mezclan.

Dada su distribución y la complejidad de su sistema de receptores, interviene en múltiples funciones, muchas contrapuestas. Así, a nivel cerebral, influye en el estado de ánimo, en la memoria y el aprendizaje… Mientras que, en el tracto gastrointestinal, es fundamental para el peristaltismo y las secreciones gástricas.

Metabolismo de la serotonina

  • La serotonina, también llamada 5-hidroxitriptoamina es un derivado del triptófano, un aminoácido aromático.
  • Como ya se ha dicho, no atraviesa la barrera hematoencefálica. De este modo, el pool gastrointestinal y el cerebral nunca se mezclan.
  • Se han descrito hasta 7 tipos diferentes de receptores para serotonina, dentro de los cuales hay subtipos. La estimulación de cada uno de ellos tiene efectos muy diferentes, muchas veces contradictorios.

¿Quieres conocer más? Lee: 9 señales que indican un nivel de serotonina baja en tu cuerpo

Serotonina en el sistema digestivo

Favorece el sistema digestivo

La serotonina del tracto gastrointestinal es producida y liberada por las células enterocromafines. Estas células, también llamadas células de Kulchitsky, pertenecen al sistema endocrino difuso, un conjunto de células epiteliales –no glandulares– con propiedades endocrinas. Esta serotonina gástrica está implicada en:

  • La motilidad intestinal y las secreciones gástricas.
  • La inflamación, actuando tanto como proinflamatoria, como antiinflamatoria. Que actúe de un modo u otro depende del receptor al que se una.
  • Funciones de supervivencia y protección de las células intestinales, estando implicados los receptores 5-HT4.

Serotonina en el sistema nervioso central

La serotonina ejerce múltiples funciones a nivel cerebral, además de estar implicada en varias patologías. A continuación, se describen brevemente algunas de las implicaciones del neurotransmisor.

Ansiedad y estado de ánimo

Mejora el estado de ánimo

La serotonina juega un papel crucial en la ansiedad y las sensaciones placenteras. En este sentido, el neurotransmisor actúa tanto de manera fisiológica, como de manera patológica en los trastornos de ansiedad, depresión y en el trastorno bipolar.

A nivel biológico, la ansiedad es la forma que tiene el organismo de anticiparse a cualquier estímulo, físico o psíquico, que suponga una amenaza. De este modo, el cuerpo se prepara para encarar la amenaza o huir de ella en lo que se conoce como respuesta de lucha o huida.

Sin embargo, unos niveles demasiado altos de ansiedad tienen el efecto contrario: se produce una respuesta desadaptativa.

En cuanto al estado de ánimo, la serotonina juega un papel fundamental en las sensaciones de felicidad y placer. Al igual que otras hormonas, como las endorfinas y la oxitocina, está relacionada con el apego, el amor, la amistad y se libera durante el orgasmo.

Por algún motivo, si sus niveles  son demasiado bajos el estado de ánimo empeora, pudiendo aparecer depresión. De hecho, los antidepresivos más ampliamente utilizados hoy en día son los inhibidores de la recaptación de serotonina, muy frecuentes en las regiones límbicas del cerebro.

La serotonina también ayuda a mantener la homeostasis al intervenir en el metabolismo de la glucosa y de los lípidos. Además, juega un importante papel en la hematopoyesis y en el remodelado óseo.

Apetito

La serotonina, mediante su unión a los receptores 5-HT1A, estimula el apetito. Se cree que esto se debe a la acción de la serotonina sobre sus receptores en los núcleos del rafé. La activación de 5-HT1A inhibiría la descarga serotoninérgica central, estimulando así el apetito.

Sueño y vigilia

Los momentos antes de irse a dormir condicionan tu sueño

La serotonina es fundamental para los ciclos de sueño y vigilia del ser humano. En concreto, participa tanto en la vigilia, como en la fase REM del sueño. 

La fase REM es una de las cinco etapas del sueño que se caracteriza por el rápido movimiento de los ojos que experimentamos en ella. De hecho, estas siglas significan en inglés Rapid Eye Movement (movimiento rápido del ojo).

Visita este artículo: Cómo lograr un sueño de calidad

Migraña

La serotonina también está implicada en las crisis de migraña, concretamente en las fases iniciales. Se ha comprobado que, durante una jaqueca, sus niveles en sangre disminuyen hasta en un 60%.

Otras implicaciones

  • Memoria y aprendizaje
  • Sexualidad
  • Desarrollo de adicciones
  • Termorregulación
  • Analgesia
  • Alucinaciones producidas por drogas alucinógenas
  • Autismo